Entradas con la etiqueta ‘Informacion Drogas’

La expansión del «khat», una droga similar en su uso a las hojas de coca y con efectos parecidos a los de la anfetamina, se generaliza en Europa, sobre todo entre inmigrantes del África subsahariana, según un informe europeo divulgado hoy. Desconocida para el público general, pero arraigada desde hace siglos en rituales de comunidades de Etiopía, Kenia, Somalia y Yemen, esta droga provoca excitación fisiológica y euforia, señala el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, con sede en Lisboa.

Rápida expansión por el norte de Europa
El número de consumidores de «khat» «parece ir en aumento en Europa», pero la magnitud y la naturaleza del problema resultan «muy desconocidos», concluye el informe. Este estudio advierte de que en algunos países europeos las incautaciones de «khat» casi se han duplicado durante los últimos cinco años, como en el caso de Alemania y Suecia, donde en 2008 se han interceptado 30 y 11 toneladas respectivamente.

En Noruega se incautaron 8 toneladas en 2007 y en conexiones viarias entre los Países Bajos y Escandinavia «son interceptadas cantidades cada vez mayores». Además, el informe apunta que Europa sirve de punto de conexión con Norteamérica, ya que se han registrado incautaciones en vuelos con esa ruta.

«El consumo moderado» no es «nocivo»
Sin embargo, destaca que el consumo es «fundamentalmente» entre comunidades inmigrantes africanas, por lo que recomienda un mejor seguimiento de esta droga para identificar los perjuicios para este tipo de consumidor. En estas comunidades las hojas del «khat» se mastican en congregaciones de hombres, que experimentan durante horas una especie de excitación fisiológica y de calma posterior con su consumo.

El estudio considera que «el consumo moderado» no es «nocivo» y la dependencia es «leve» en comparación con otras sustancias psicoactivas, aunque el «exceso» provoca «estados psicóticos».

Los inmigrantes africanos: principales consumidores
En total hay 20 millones de consumidores en el mundo, según el estudio, donde se reconoce que la investigación en la Unión Europea es poca y sólo existe en relación a comunidades como la somalí y la yemení en Reino Unido.

Según esas investigaciones, los niveles de consumo son «relativamente elevados», hasta un 10 por ciento de los consumidores habituales en esas comunidades en el Reino Unido. Fuera de las comunidades inmigrantes africanas, el consumo del «khat» es «sumamente limitado»; sólo se expande a través del tráfico en Internet de plantas psicotrópicas.

El consumo es legal en cafés
La investigación también detecta el surgimiento de un «turismo del khat» de somalís de Escandinavia y de Oriente Medio a Reino Unido y los Países Bajos, los dos únicos países de la UE donde el consumo de esta droga es legal en cafés conocidos como “mafrish”.

Otro de los peligros potenciales de esta droga es la dependencia cada vez mayor como fuente de ingresos para países productores como Etiopía, Kenia y Yemen; en el primero significó un 15 por ciento de los ingresos por exportación.

En las conclusiones el informe recomienda más investigación y seguimiento sobre esta droga para poder aplicar políticas europeas sobre el control de su entrada desde África, y para atender la evolución del consumo dentro de Europa.EFE
Fuente: Informe21.com.

Protagonista de las noches de ocio juveniles y puerta de entrada al consumo de otras sustancias, el alcohol es el protagonista de la nueva campaña que acaba de presentar la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). No en vano, se trata de la sustancia más consumida en España en la población entre 15 y 64 años.

“Lo que de verdad nos preocupa es que la sociedad tenga asimilada la idea de los 13 años como inicio al alcohol, cuando la Ley limita tomar esta sustancia a partir de los 18″, ha comentado el director general de la FAD, Ignacio Calderón.

Lo que plantea esta campaña es sensibilizar y propiciar la reflexión sobre el consumo de alcohol, especialmente entre los jóvenes y adolescentes.“El alcohol se ha convertido en el protagonista indiscutible de las noches de ocio juveniles, llegando a producirse el “consumo de atracón”, en el cual casi un 29% de chicos y un 18% de chicas se pueden tomar cinco o seis copas en un periodo de dos horas”, explica Ignacio Calderón.

Según la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas del Plan Nacional sobre Drogas (2009-2010), la incidencia de consumo de alcohol en nuestro país alcanza el 78,7% de la población, lo que supone un aumento con respecto a las tasas de 2007, especialmente entre la población más joven.

De hecho, el 28,4% de los chicos de 15 a 24 años y el 18% de las chicas de la misma edad se habían dado un atracón de alcohol en el último mes (en forma de cinco o más bebidas en sólo un par de horas). “Si queremos centrar nuestro foco de atención en los jóvenes, es absolutamente indiscutible que la primera sustancia que debemos tratar es el alcohol”, ha reconocido la FAD en la presentación de su nueva campaña “¿Qué debemos hacer con el alcohol?”.

Para el director general de la FAD, el “consumo de atracón” es un problema en nuestra sociedad producido por el cambio en la dieta mediterránea. “Hemos pasado de beber alcohol en familia, que es una forma de contacto social en la dieta mediterránea a la dieta nórdica que establece un patrón de consumo excesivo para salir de fiesta. El llamado consumo de atracón”, afirma Calderón.

La pregunta que deja en el aire esta campaña es que “quizá como sociedad no tenemos nada claro qué lugar debe ocupar el alcohol. Nos escandalizamos con los datos alarmantes sobre borracheras adolescentes, pero nos olvidamos de que está omnipresente en nuestra sociedad, en nuestras relaciones, en nuestras fiestas…”. Por eso, las distintas tertulias que podrán verse en los spots televisivos ponen el dedo en la llaga sobre la normalidad con que se asume el protagonismo de esta sustancia en fiestas y reuniones sociales.

Según datos de la propia FAD, el alcohol se encuentra entre los iconos más representativos de la sociedad española (junto con el deporte, la familia o el coche) y un 84% de encuestados lo considera “bastante o muy representativo” de nuestra sociedad. En cambio, sólo la mitad de los entrevistados entre 20 y 24 años lo considera “bastante o muy peligroso”.

Es tal la omnipresencia de las bebidas alcohólicas que tres de cada cuatro españoles se tomaron una copa en el último año y más de uno de cada tres lo hace todos los fines de semana (un 13% bebe alcohol a diario).

Fuente: El mundo.es

Amazonia brasileña | EFE Son adictos del oxi, una droga que está causando estragos en pueblos y ciudades del Amazonas, gracias a su bajo precio, alrededor de US$1,00 la dósis. La droga, una versión más sucia y devastadora del crack, es conocida también por su gran propensión a causar adicción. “La vida en las calles es dura.

Tengo que encontrar dinero todos los días para comprar drogas y si no, no duermo”, dijo a la BBC un adicto de oxi que habla entre una dosis y otra. “(Si no uso la droga), me siento angustiado. Cuando se me acaba la droga, comienzo a pensar inmediatamente cómo la voy a conseguir”. Oxi, un diminutivo de “oxidado”, ha estado en uso en las últimas dos décadas en la Amazonía, pero en los últimos años las autoridades han detectado un incremento notable en su consumo. “El oxi representa cerca del 80% de la droga incautada en el estado de Pará, y ha reemplazado al crack como la droga de moda en la región”, señala Ivanildo Santos, jefe de la unidad de crimen organizado de la policía de Pará. Atención pública La droga ha sido tema de debate público en Brasil en los últimos dos meses, ya que las autoridades la han detectado en grandes ciudades como Sao Paulo y Rio de Janeiro. Los investigadores creen que, aunque el oxi continúa siendo la droga de los pobres, está comenzando a ganar terreno en las clases media y alta. “Se está volviendo una epidemia, un problema de salud pública. Como el oxi es más potente y barato que el crack, la tendencia es que se vuelva la droga de más consumo en los barrios pobres periféricos de las grandes ciudades”, señaló Santos.

El oxi está hecho de los restos de la producción de cocaína, mezclados con cal y gasolina o querosene. “Hace un par de semanas, incautamos un alijo de alrededor de 20 kilogramos en Belén”, dijo el jefe policial Eder Mauro. “La violencia ha aumentado en nuestra ciudad por el uso del oxi, y es algo que tomo muy en serio porque un hermano mio murió por la adicción a las drogas”. En el Centro Nueva Vida, una organización que brinda asistencia a adictos, abundan las historias de vidas arruinadas y de familias destruídas por esta droga. Luis Veiga, presidente del centro, dijo a la BBC que la mayoría de los 30 adictos que están tratándose allí consumen esta droga. “Es una droga horrible. Los productos químicos que contiene son tremendamente dañinos para los órganos humanos, empezando por el hígado”, expresó. “Los usuarios también sufren de serios problemas mentales, como delirio y paranoia”. Luis Veiga fue también adicto a las drogas por 28 años. Perdió su negocio de bienes raíces y hasta quedó sin techo por más de una década, hasta que un ex empleado de su empresa lo rescató de las calles. Hace 21 años que no consume drogas y 18 que fundó el centro. “La situación en las calles es peor hoy en día. Hay más violencia y nuevas y más poderosas drogas como el oxi”, dijo Veiga. Vidas destruidas

Todos los pacientes del centro están allí de forma voluntaria y se muestran deseosos de ofrecer sus testimonios. “Yo era un efectivo policial, pero me dieron de baja porque mis superiores pensaron que yo estaba loco, pero era mi problema de drogas”, señaló un hombre de casi 40 años que no quiso dar su nombre. “Perdí mi familia. Mi esposa me dejó y se marchó con los niños y sólo los traficantes de drogas se interesaban en mí”, expresó. No pasó mucho tiempo para que este efectivo policial se convirtiera en criminal. “Comencé a robar y a llevar a cabo asesinatos por encargo de narcotraficantes”. Desde hace dos meses no consume droga y abriga la esperanza de reconstruir su vida con su familia.”Espero que mi familia me acepte nuevamente, pero no se si será posible. Los hice sufrir mucho”. En el centro hay también un joven de 17 años que empezó a consumir oxi a los 12 años.

“El oxi es la droga más fuerte que he usado, mucho más que el crack”. El adolescente, que estuvo dos años en prisión por robo y confiesa haber matado al menos dos personas, terminó hace poco un programa de rehabilitación de 4 meses, ha regresado a la escuela y tiene esperanzas de reiniciar su vida. “Estoy muy arrepentido del tiempo que perdí con las drogas y me entristece saber que el oxi se está propagando por todo el país”.

“NI DROGAS NI TRAFICANTES”.

Problemas familiares

Los adolescentes al vivir una etapa de crisis y al tratar de evadir los problemas, buscan salidas fáciles o formas de olvidarlos, por ejemplo por medio del alcohol y las drogas.

Muchas veces las adicciones surgen por problemas dentro de la familia (incomprensión, falta de comunicación, golpes, maltrato intra-familiar, rechazo, padrastros, abandono, falta de recursos económicos, dificultades escolares, pobreza absoluta y desamor), al sentir que no son queridos en los hogares, los adolescentes tienen la impresión de no ser escuchados o tomados en cuenta.

Caen en un error al tratar de solucionar los conflictos por medio de las drogas, creyendo que sólo van a ingerir una vez la sustancia, pero en realidad se genera la costumbre o la adicción, esto ocasiona que los problemas familiares aumenten, ya que la droga consumida es más fuerte, y al no querer o poder dejarla, a veces los adolescentes optan por abandonar el hogar, convirtiéndose en niños de la calle, en la que se exponen a riesgos de gran magnitud como contraer enfermedades, ser golpeados, soportar abusos, explotación, hambre y abandono.

El tiempo que persista el efecto de la droga en su organismo, es equivalente al del abandono de sus problemas, después, todo vuelve a la realidad, las situaciones preocupantes siguen ahí e incluso aumentan por la adicción generada.

Influencias sociales

También recurren a las drogas cuando se presentan problemas en su alrededor. Por ejemplo: Al no ser aceptado por los amigos o una condición para ingresar a cierto grupo es el ingerir droga, ser como ellos, imitarlos, hacerles creer que “los viajes” son lo máximo, o lo peor, caer en la influencia social. Los adictos pueden hacer los comentarios que quieran sobre la persona que no está dispuesta a entrar en las drogas; los adolescentes deben ser muy conscientes de sí mismos y mantener su postura de decir NO.

Los jóvenes que no quieren consumir la sustancia, deben saber cuidarse de las amistades que manifiestan insistencia, pues su obsesión puede ser tan grande que estarán buscando el momento adecuado para inducirlos, por ejemplo, pueden disolver la droga en su bebida o en sus alimentos. Éstos esperarán el momento en que haga efecto la droga para poder dañarlos. Nunca deben aceptar estas cosas por parte de personas adictas y lo más conveniente es alejarse de ese tipo de grupos, que suelen llamarse “amigos”.

Ser problemático puede ser causa de la influencia de los compañeros, como hacerlos caer en la delincuencia. Ya que los robos que son realizados por adictos, no son primordialmente por cuestiones de hambre, sino por la necesidad de seguir drogándose. Esto ocasiona tener problemas con las autoridades y posteriormente ser sometidos a las cárceles.

Cuando los adictos aún están es sus casas, presentan depresión y aislamiento mental, lo que provoca bajo rendimiento o ausentismo escolar y mala comunicación familiar.

 

Curiosidad

En ocasiones los jóvenes con una curiosidad insana, por observar que algunos adolescentes de su edad imitan el acto de probar y sentir el uso de cualquier droga. Además algunas drogas como los inhalantes, son de fácil acceso para ellos, son autorizadas y vendidas a bajo costo en cualquier abastecimiento, lo que ocasiona ventaja de consumo.

Al aceptar el organismo la tranquilidad y relajación del efecto de la droga, ocasiona que éste exija el consumo nuevamente, pero con la misma dosis ya resulta insuficiente, lo que hace aumentar cada vez más la cantidad para sentir los mismos efectos, dando paso a la adicción. Algunos jóvenes que experimentan el sentir de bienestar o el simple hecho de “andar en un viaje” y que al consumir la droga su organismo los rechaza de una forma brusca, por lo general éstas personas no vuelven a intentarlo

Problemas emocionales

Cuando surgen los problemas en la vida de algunos adolescentes (regaños, golpes, desconfianza, incomprensión, conflictos económicos en la familia, padres adictos o divorciados, dificultad de aprendizaje escolar, etc.), reflejan una gran depresión emocional, en la que pueden sentirse llenos de rencor, ira y vergüenza, por el comportamiento de los padres, amigos o conocidos. Estos jóvenes buscan la manera

de que no les afecte gravemente en su estado emocional y utilizan una forma de salir de ellos con ayuda de una adición.

Los problemas generalmente ocasionan en los adolescentes depresión, sentimiento de culpa, autoestima baja, evasión de la realidad, desamparo y prepotencia, ellos piensan que son los causantes del daño y posteriormente con el uso de las drogas (incluyendo alcohol y tabaco) creen librarse de las dificultades, aunque no siempre recurren a las drogas, sino también se presenta en otro tipo de adicciones como:

- Comer demasiado
- Pasar mucho tiempo en los videojuegos
- Escuchar música
- Jugar y apostar
- Bailar
- Ver televisión
- Realizar colecciones de manera obsesiva, entre otros.

Estos últimos, generan una adicción por el uso frecuente en que recurren a ellos; aunque no son tan dañinos para la salud, son tomados para salir de las broncas, como una forma de tranquilizar su cólera.

Los desafíos de la vida contemporánea, nos enfrentan a una sociedad en la que sólo se ofrece una ideología del éxito fácil, la ley del menor esfuerzo, el individualismo a ultranza y el sálvese quien pueda. Ideología en la que se construye el esquema de creencias y valores típicamente adictivo. En este contexto, el desafío que enfrenta cada escuela y cada familia, es construir sus propios valores y normas internas y defenderlas. Construir su propio universo en donde las cosas sí funcionen. Esto exige una renovación y creatividad por parte de las familias y de los profesionales en las diversas áreas, para poder generar alternativas válidas que promuevan un ambiente favorable para la educación y el crecimiento de una generación de individuos funcionales y productivos para la sociedad y para sí mismos.
Hoy, en países como la Argentina, casi el 50% de los adolescentes prueban drogas y de estos, ¿cuál es el porcentaje que continúan consumiendo? Es incierto. Esto dependerá de algunos factores como las características de personalidad, el contexto familiar y social al que pertenecen.

Promover conductas sanas
La prevención en adicciones clásica dependía casi exclusivamente de la información, tanto para los adolescentes, como para los padres y docentes. Esta información se refería a los tipos de drogas que existían, como se consumían y que efectos producían. Este tipo de prevención concluyó por ser en algunos casos una propaganda más que una estrategia preventiva.
Actualmente el paradigma de la prevención, su filosofía, es la promoción de conductas sanas, objetivo que sólo se puede lograr abordando al individuo desde su más temprana infancia. En esa etapa se forma su sistema de creencia, su sistema de control, sus pautas de interacción, sus valores morales y su socialización. Es en este punto donde las instituciones (como la familia, la escuela etc.,) ocupan un papel preponderante en la formación de un sujeto libre de conductas marginales, sujeto apto para la convivencia en sociedad.
La clave de la prevención es la capacitación de los padres y docentes, es por esto que a continuación enumeraremos algunos mínimos lineamientos para que puedan empezar.

La mejor prevención empieza por casa
Hace poco tiempo las relaciones entre padres e hijos estaban teñidas por una filosofía sumamente Normativa, basada en la puesta de límites, pero muy poco diálogo. Hoy parece que esta generación se ha ido al extremo opuesto. Actualmente la filosofía es sumamente Nutritiva, prepondera lo emocional por sobre lo normativo, tenemos niños pequeños conduciendo los hogares, con todo lo que esto implica.
Por otro lado, el cambio en el lugar de la mujer dentro de la sociedad generó otro enemigo para la educación de nuestros hijos: la culpa de estar afuera de la casa, trabajando. Esta culpa nos hace claudicar a la hora de poner un límite. Hoy encontramos padres excesivamente permisivos que confunden amor con “dejar hacer”.

La pareja, un trabajo en conjunto
Es necesario que nos pongamos de acuerdo. Los lineamientos en casa tienen que ser parejos, no podemos decirles “no” y el otro progenitor al mismo tiempo decir “si”. Los desacuerdos maritales se ven reflejados en el síntoma de un hijo. El pondrá a prueba a la pareja. Desde bebé, el niño detecta las fisuras entre los padres y las aprovecha para poder hacer lo que él quiere. Esto le da el poder de fracturar a la pareja, cuestión que lo deja en la indefensión y el pánico.

Sugerencias para las diferentes etapas
• De 0 a 3 años: El bebé en sus primeros meses de vida depende exclusivamente de nosotros, no sólo para comer, dormir y vestirse, sino para comunicarse. Pasados los primeros tres meses de vida, somos nosotros con nuestras actitudes los que le iremos comunicando al bebé quién determina los tiempos de dormir, de jugar, de comer, etc.
También irá decodificando el tipo de pareja que tienen sus padres, si están integrados o fracturados.
Pongámonos de acuerdo.
Enseñémosle a esperar.
Tantos juguetes, logrará contactarse con alguno?
Esa abuela que lo cuida, ¿continúa con los lineamientos de los padres?
• De 3 a 6 años: Dediquémosle tiempo para jugar y charlar, enseñémosle que es en el seno familiar donde se resuelven las dudas los miedos y las dificultades.
Mostrémosle que él también es responsable de algunas cosas en casa, no esperemos a la adolescencia para que se haga la cama, etc., en ese momento será más difícil.
La escuela, será el lugar en donde este niño empezará a vivir en sociedad. Testeemos cómo lo hace. Es necesario integrar a la escuela en la alianza educativa. No mostremos fracturas con la institución.
Comencemos a informar al niño sobre la diferencia entre lo nutritivo y lo tóxico, comenzando por los alimentos, las golosinas y las actividades en general.
• De 6 a 10 años: En esta etapa comienzan a consolidarse y fijarse las normas de la familia en la psiquis del niño. Seamos lógicos, coherentes y constantes. No es necesario poner límites con violencia. El límite con amor es fundamental y efectivo. Veamos que el balance entre privilegios y responsabilidades sea viable. Si ponemos una penitencia, ¡cumplámosla!.
Es importante familiarizarse con las amistades de nuestros hijos; el contexto social en algunos momentos será definitorio.
La comunicación en esta etapa va cobrando aún mas relevancia. Es importante que nuestro hijo sepa que cuenta con nosotros. Escuchemos, transmitamos mensajes claros, seamos modelos del buen comportamiento, recordemos que la comunicación no es sólo verbal. Pensemos que la hora de cenar o de almorzar son espacios ideales para la comunicación, no los desaprovechemos mirando TV.
• De 13 a 15 años: Muchos jóvenes comienzan en esta época a utilizar drogas. Conozcamos los amigos de nuestros hijos. Contrastemos la influencia del entorno, reforcemos normas y modelos a imitar.
Expliquémosle que el efecto desfavorable de las drogas se ve con el tiempo. El uso de drogas es inmanejable, aunque hoy el mensaje social sea otro. Informémosles que es ilícito y que “no todos lo hacen”.
Enseñémosle a nuestro hijo a decir “no”. Entrenemos situaciones supuestas en las que recibirá este tipo de propuestas y cómo hacer para rechazarlas sin sentirse un “tonto”.
Estemos atentos a sus actitudes: si estas comienzan a cambiar bruscamente, consultemos a un centro de rehabilitación.
Estas actitudes podrían ser: llegadas tarde a casa, cambios de humor repentinos, dormir demasiado, cambiar de amistades, bajo rendimiento escolar, etc.
• De 15 a 18 años: Adelante con los lineamientos. Van a surgir situaciones cada ves mas difíciles, ya que las horas no supervisadas cada vez son mayores. Estimulemos a nuestro hijo para que haga actividades de acción social, deportivas, culturales, es importante reducir el tiempo libre. El ocio debe ser creativo. Comuniquémonos con los padres de sus amigos, para así poder armar una red de contención.
Estemos en comunicación con la escuela y procuremos que la Institución también esté interesada en la prevención del consumo de sustancias.
Si ves a un adolescente que se droga, AYÙDALO.
Si conoces a un vendedor de dogas, DENÙNCIALO.
“NI DROGAS NI TRAFICANTES”.

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com