La adicción a las drogas ha sido un problema que nos ha preocupado, en una u otra forma, por miles de años. Pero es muy reciente que los científicos han podido comenzar a entender claramente una de las razones por qué existe y aún persiste:

La razón que los científicos actualmente invocan para explicar las adicciones, es que las sustancias que las producen, causan cambios en las funciones cerebrales que son difíciles de revertir.

Esto significa que en el mundo existen muchos cerebros adictos, alterados por las drogas, como, en seguida, veremos.

En los Estados Unidos, solamente, podemos contar, casi 2 millones de adictos a la cocaína y a la heroína, quizás 15 millones de alcohólicos, y decenas de millones de fumadores de cigarrillos — sin esperanza de soluciones tempranas. Porque aún no entendemos, con precisión o certidumbre, los mecanismos cerebrales de la adicción.

Nos preguntamos, ¿por qué el cerebro prefiere el opio a las comidas puras y simples?

La respuesta a esta cuestión no es tan simple, ya que involucra las actividades del núcleo accumbens, ese manojo de células nerviosas que está localizado debajo de los dos hemisferios cerebrales.

Monografias.com

Adicto al tabaco

Veamos

Cuando un ser humano u otro animal ejecutan una acción que satisface una necesidad o sacia un deseo, el neurotransmisor, dopamina, se descarga dentro de este núcleo, produciendo una sensación de placer. Esta descarga actúa como señal de que la actividad que la desencadenó promueve la supervivencia y la reproducción, directa o indirectamente. El grupo celular que la produce se llama el sistema del placer. Cuando nosotros activamos este sistema, el cerebro hace un récord de la experiencia y almacena esta nueva memoria para procurarla de nuevo.

En la Naturaleza, las recompensas usualmente, nos llegan luego de mucho esfuerzo y con alguna dilación. Las drogas adictivas nos proporcionan un atajo para lograr el placer. Cada una de ellas, a su manera, desencadena los mecanismos biológicos que inundan el núcleo accumbens con dopamina. Esta acción no sirve los propósitos de reproducción o supervivencia, por ello la evolución no había programado para esta responder a esta imprevista inundación — como tampoco lo había hecho para manejar las “jarturas” que abarrotan el cuerpo con calorías que engordan.

En la persona que se vuelve adicta, el uso repetido de las drogas requiere una cesación del “ataque” químico que estas sustancias representan. La capacidad natural de producir dopamina dentro del sistema de recompensa, se atenúa, mientras que el deseo persiste, la droga siendo la única manera de satisfacerlo. Para lograrlo los adictos requerirán constantemente dosis mayores de la substancia y medios de envío más rápidos para que éstas lleguen al cerebro.

Monografias.com

Serotonina y cerebro

Ellos desean más drogas, aún si, a veces, las mismas no proporcionan el placer que al principio proporcionaran.

Los cambios en los circuitos cerebrales del sistema de recompensa no pueden, por sí solos, explicar las razones por las que las adicciones persisten. Los adictos también pueden ser víctimas de condicionamiento en sus comportamientos. El uso de las drogas se asocia con circunstancias accesorias que pueden reactivar los reflejos dormidos. Personas, lugares, situaciones especiales, o la droga misma pueden actuar como detonadores de la recidiva.

Es el primer trago el que te emborracha” como dicen en AA.

Los estreses, tanto internos como internos, participan activamente en este mecanismo. Cuando tensiones se acumulan, el núcleo accumbens envía señales a la amígdala y al hipocampo cerebral, los que registran y consolidan memorias que evocan sentimientos poderosos. Los niveles de la hormona liberadora de la corticotropina (CRH), la sustancia cerebral que regula la actividad del sistema endocrino del estrés, a menudo se eleva en los adictos, inmediatamente antes del relapso, cuando la amígdala se vuelve más activa.

¿Por qué, entonces, no todos somos adictos?

La susceptibilidad a la adicción no nos afecta a todos de igual manera. Existen personas que son más vulnerables que otras. Lo que se cree que responda a algún factor hereditario. Estudios de gemelos tienden a soportar esta última especulación.

Monografias.com

Alimentos ricos en carbohidratos

Los individuos tienden a diferir entre sí en la capacidad de aplicar el uso del buen juicio para inhibir los impulsos, cuando esta respuesta resultaría ser la más conveniente — como no pudo hacerlo Ricitos de Oro. Parece ser que en este respecto la actividad de los lóbulos prefrontales son factores de importancia.

Ronald K. Siegel en su substancial contribución al campo de las adicciones, en su libro Intoxication: Life in Pursuit of the Artificial Paradise, nos aconseja, el uso y la adicción a las drogas componen lo que él denomina la “cuarta pulsión” que acompaña a las recompensas de la comida, la sed y el sexo. Pulsión que existe tanto en las aves y los insectos, como en algunos vertebrados superiores.

Las investigaciones recientes nos iluminan con el conocimiento de que el cerebro de quienes caen víctimas de las adicciones — cualesquiera que estas sean — son víctimas de un serio problema que, afectando de manera profunda la fisiología de este órgano, representa algo más que una simple metáfora.

Unas palabras acerca de la genética

El papel que la herencia posee en el origen de las adicciones, aunque controversial y no bien establecido, tiene su lugar esperado en el futuro entendimiento de estas condiciones.

Adicción a la comida merendando: en la serotonina. La neurobiología del anhelo por los carbohidratos

Hacen unos veinte años que los investigadores de MIT, Judith y Richard Wurtman reportaron (en Scientific American) el hallazgo que sigue:

Nosotros nos preguntamos si el consumo de cantidades excesivas de carbohidratos presentes en las comidas que habitualmente consumimos, conduciendo a la obesidad severa, no son en efecto, equivalentes químicos al abuso de las drogas. Ya que muchos los consumen por sus efectos calmantes y antidepresivos — a un costo sustancial para quienes los abusan“.

Monografias.com

Precursores de la serotonina que engordan

En el caso de ciertas personas que anhelaban los carbohidratos, como si éstos fueran drogas, ellos descubrieron que el triptófano dietario estaba convirtiéndose en serotonina en cantidades concentradas, actuando como adyuvante afectivo, actuando como si fuera una medicina.

Los esposos investigadores, habían detectado algo de gran importancia. Las personas que tienden a las comelonas nocturnas, repletas de carbohidratos, especialmente azúcares simples, como el helado, experimentaban una estimulación energética y del afecto que actuaba como droga en su capacidad estimulante. En la situación experimental, estas personas, específicamente, seleccionaban las comidas más ricas en los compuestos que proporcionaban más serotonina al organismo.

Para los Wurtman, estos efectos pueden proveer la explicación por la razón por la cual los adictos durante la fase de recuperación, los que anhelan carbohidratos y los que sufren del síndrome pre-menstrual, tienden a ingerir excesivas cantidades de comidas azucaradas. Quizás algunos adictos descubren, temprano en la vida, que las comidas ricas en carbohidratos simples, como el azúcar refinado, son su droga preferida.

 

Monografias.com

Pastillas de dieta

 

La dopamina, asimismo, puede estar involucrada en comportamientos de comer. Los investigadores determinaron que las anfetaminas y la cocaína aumentan el nivel de la dopamina por medio de un mecanismo que normalmente se activa durante la ingestión de alimento. Actuando de esta manera, la descarga de la dopamina durante esta acción, puede ser un factor en la adicción a la comida.

La idea de una conexión entre las adicciones y el control del apetito no es nueva. La controversia del azúcar como “droga” adictiva es muy vieja. Los adictos a la heroína, los alcohólicos, los fumadores de tabaco, cuando los privan de su droga favorita, a menudo consumen grandes cantidades de azúcar, lo que sugiere una adicción sustitutiva. La expresión vernácula de referir a las ansias por droga como “hambre por las drogas” puede que no esté muy lejos de la realidad.

Es necesario, aquí considerar que no todos quienes comen en exceso son adictos en abstinencia. La obesidad, como adicción, se presenta en una variedad de guisas, y es asimismo, afectada por factores genéticos y del entorno.

Pero, si engordar constituye, o no, una adicción, es algo que aún no se ha determinado.

Lo que, sí es cierto, es que el obeso, impulsado por fuerzas que no puede controlar, desafía los factores que gravitan en contra de su condición, mientras que continúa comiendo, a pesar de los peligros envueltos.

La serotonina, como hemos visto, es la responsable por mucho de este estado tan desdichado como poco placentero.

Como ya hemos visto, la ingestión de sustancias que elevan la serotonina, poseen el efecto de elevar las depresiones. Un bono inestimable para quienes lo necesitan.

Volviendo al asunto polemizado del desayuno

La producción de la serotonina, está asimismo bajo el control de la luz solar, por medio de las actividades de la glándula pineal (como ya hemos visto). La que se activa al anochecer y mengua en sus actividades con la alboreada.

Monografias.com

Icono moderno

Esta elevación fisiológica de la serotonina, persistiendo durante horas de la mañana, hace que para muchos les resulte difícil apetecer el desayuno. Lo que está de acuerdo al plan de la Naturaleza para el ser humano. A medida que pasa el día, la serotonina disminuye, y deseamos comer la comida que procuráramos en nuestras exploraciones cotidianas cuando fuéramos esencialmente un ser primitivo tribal.

Pero, cuando la comida se nos presenta a todas horas, sin tener que trabajar para buscarla, y ésta, además, sabe muy rica, cargada de carbohidratos en exceso, el deseo se vuelve incontenible, con la resultante gordura.

Pero, antes de proseguir, veamos la razón por qué al cerebro no sólo le “deleitan” los dulces…

Parece ser que el sabor dulce del azúcar no es el único factor que entra en acción durante el proceso metabólico de la dopamina en los centros de la recompensa cerebrales.

Monografias.com

Síndrome de la Eosinofilia-mialgia

Un artículo reciente en la revista Neuron, demuestra que ratas privadas de la capacidad de percibir el dulzor de la comida, aún preferían las comidas azucaradas a otras que habían sido adulteradas, para saber dulce, por medio de sustitutos del azúcar utilizando productos comerciales sin contenido calórico.

Los investigadores determinaron que es la densidad calórica, que siendo mayor en las comidas azucaradas, la que resulta siendo el factor determinante por la selección de éstas, con la elevación concomitante de la dopamina.

Esta hipótesis, aun en sus fases de ser confirmada añade un elemento de certidumbre al asunto de la posición que hemos mantenido por muchos años, de que las dietas engordan — porque el cerebro, bajo la dirección de su director de orquesta — el hipotálamo — es así como lo decreta.

Monografias.com

¿Decadencia o deporte?

El caso de Scott

Scott era obeso. Hijo único, que a los dieciséis años se había destacado con mucha simpleza, por haber ganado un torneo de comer el mayor número de hamburguesas en su colegio — este logro se justificó porque con el dinero acumulado su clase pensaba hacer “algo” para combatir la diabetes juvenil. Acerca de esto último, un proverbio que data desde hace unos mil años antes del nacimiento de Cristo nos dice: “El camino al infierno está empedrado con buenas intenciones“. Además de comer en exceso, para combatir una enfermedad debida al comer en exceso, Scott también gozaría del dudoso honor de haber sido seleccionado todas las pascuas para ser Santa Claus en la velada tradicional, y de haber sido votado, anual y unánimemente, como “la persona más gorda de la comarca”.

Como es de imaginarse, sus padres devotos no escatimaron dinero para que Scott tratara todas las dietas y spas disponibles en los Estados Unidos, y en algunos países europeos para que fuera delgado, algo que el joven opusiera enfáticamente, replicando “a mí ser gordo no me molesta para nada“. Los resultados serían frustrantes, ya que Scott, con su actitud, continuaba ganado de peso progresiva e inconteniblemente.

Sus problemas adquirieron un turno casi fatal cuando una dietista decidiría que lo que Scott necesitaba era algo que le “regulara la serotonina” recetándole suplementos de L-triptófano.

Lo que comenzó con síntomas de una gripe inocente evolucionó a presentar el cuadro diagnóstico del Síndrome de la Eosinofilia-Mialgia, una condición neurológica, en este caso, iatrogénica, que puede tener desenlace fatal. (Véase mi artículo: Los dietistas, quienes los siguen y el pensamiento del satírico romano Juvenal, en monografías.com).

En resumen

En esta tesis hemos revisado el cerebro como el órgano donde se negocian todas las operaciones neurales que subyacen el problema de todas las adicciones.

Sin haberlo explícitamente establecido, para conducir nuestras reflexiones al respecto, hemos optado por adoptar y seguir el modelo reconocido y heurístico que utiliza el sistema tripartito para explicar el arraigo de los problemas emocionales.

Monografias.com

Partimos desde el campo fértil del entendimiento de la comida, utilizando para hacerlo, un análisis sistemático de sus muchas metamorfosis, en todos los aspectos de nuestra existencia, en los que este importante instrumento de nuestro bienestar y supervivencia impacta.

Hemos analizado los aspectos hedónicos de las sustancias y actividades que estimulan el placer, siguiendo los senderos neurales que los neurotransmisores recorren en sus actividades para lograr sus efectos fisiológicos y patológicos.

Hemos revisado literaturas pertinentes al tema que nos hacen accesibles los cambios característicos del “cerebro adicto”.

Hemos asimismo adaptado muchos de los conocimientos derivados en nuestras búsquedas por materiales relevantes a nuestros propósitos, concluyendo de la siguiente manera:

  • Las adicciones, aunque todavía no hayan sido explicadas en su totalidad, se comportan como reacciones a sustancias químicas que producen en el cerebro, de quienes son sus víctimas, reacciones placenteras, que deben de ser repetidas

  • Que la repetición de estas experiencias de goce, necesitan gradualmente mayor número de estímulos y mayor cantidad de la sustancia adictiva para lograr sus efectos.

  • Que ciertas actividades placenteras, sin el uso de sustancias químicas, pueden evocar las respuestas debidas de los centros del placer para que puedan considerarse como adicciones verdaderas.

  • Que la comida, en una gran parte de los casos, juega un importante papel en el desarrollo, mantenimiento y evolución de los problemas de adicción.

  • Que la dopamina y la serotonina, neurotransmisores que son altamente susceptibles a ser afectados por nuestra dieta, por el efecto que ejercen sobre nuestros estados de ánimo y autoestima, son de importancia mayor para las investigaciones futuras en lo que respecta a causalidad y terapia.

  • Que los parámetros de los efectos del entorno asimismo afectan las funciones y respuestas cerebrales, como asimismo lo hacen los factores genéticos y epigenéticos.

  • Que la constitución individual actuando como si fue una forma de conformidad somática, determinará quiénes serán adictos y quiénes no.

  • Que sería gesto de la mayor sensibilidad técnica, aplicar todos los conocimientos que hemos adquirido acerca de las adicciones a las personas que son sus víctimas, considerando cada caso de manera individualizada y no como una etiqueta diagnostica para la que una cura pre-establecida ya existe.

  • Que la obesidad, en muchos casos, aunque no aparente, puede comportarse como una verdadera adicción en su resistencia a ser curada y en su tendencia a las recidivas.

Finalmente, y ya que vivimos en sociedades que se conducen como sistemas esencialmente moralistas, que evitemos seguir el sendero señalado desde tiempos inmemorables por personas que deciden arbitrariamente – y sin suficiente fondo moral para hacerlo — quiénes son los “pecadores impíos” y quiénes no.

Monografias.com

Yo no sé lo que es el hambre, ya que nunca la he sentido…

Censurar a quienes usan ciertas “drogas” como si cometieran actos criminales contra los demás, mientras que permiten el uso, claramente impune, de otras sustancias cuyos potenciales nocivos, son iguales o aún peores que las criminalizadas, sólo confunde al inocente y fomenta la disrupción socioeconómica que promueven los carteles, que operan sus imperios por medio de la coerción y la violencia.

Criminalizar la ingestión de una hamburguesa, con todas sus guarniciones, a todos, nos parecería insólito, aunque claramente justificable, si es que hemos entendido los conceptos esenciales contenidos este trabajo.

Las estadísticas demuestran que de entre aquellos quienes contraen el hábito de comer, muy pocos sobreviven…” George Bernard Shaw

Autor:  Dr. F. E. Larocca.

Deja un comentario

*

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com