Archivo de la categoría ‘Noticias’

 

Existen diferentes definiciones del concepto de droga, debidas, básicamente, a su evolución a lo largo del tiempo. Para simplificar la exposición, nos ajustaremos a los criterios  de la Organización mundial de la Salud, que son comúnmente aceptados en todo el mundo.

Para la OMS, droga es toda sustancia química que, introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones físicas y/o químicas de este.

  • Breve historia

 

 

 

El problema de la droga es una realidad tan antigua como la Humanidad misma por más cruzadas que se pongan en marcha contra ella, y aunque los poderes establecidos declaren la guerra sistemática contra la droga. En Europa, en España en particular, desde finales de los años 70 y durante la década de los 80, se ha vivido, leído e interpretado la cuestión de las drogas a partir del cliché del heroinómano, que genera inseguridad pública, que se degrada como persona y que acaba muriendo víctima de sobredosis. La década de los 90 ha comenzado a vivir bajo el prisma del desenfreno enloquecedor de una vida a base de rayas de cocaína. Cuando todavía la sociedad se estaba adaptando a los nuevos tiempos, la realidad, especialmente la de los adolescentes se fue salpicando de pastillas prometedoras de éxtasis de bienestar.

Antes hubo épocas en las que el análisis del azote de la Humanidad partía del alcoholismo. También hubo periodos en los que se consideró a la droga como componente revolucionario alterador del orden y el poder a base de bocanadas de humo de marihuana. Es un hecho innegable que los usos de estupefacientes aparecen en todas las clases sociales, pero según a qué grupo pertenezca la persona que las consume se habla de ellas de una u otra manera.

En el mundo occidental, en los últimos 50 años la cuestión de las drogas y la política con la que se ha pretendido erradicarla se ha basado en dos posturas ideológicas que poco han ayudado a hacerlo. La distinción quebrada y diáfana entre drogas legales e ilegales considera a las primeras como no problemáticas (o en todo caso como causante de daños asumibles socialmente) y a atribuye a las últimas un conjunto de daños intelectuales intolerables desde el punto de vista de protección de la sociedad.

Existe la convicción profunda de que el único medio eficaz para luchar contra los daños producidos por las drogas ilegales es la represión penal, o un proceso de ilegalización y de criminalización toda vez mayor de cualquier conducta relacionada con ellas arguyendo que esto evita el contacto de los potenciales toxicómanos con las drogas.

 

 

 

 

  • Drogas ilegales en la actualidad, composición y efectos en el organismo

 

 

 

La ilegalidad de las drogas varía según las leyes de cada país. Entre todas destacan las siguientes: Marihuana, LSD, Cocaína, Heroína, Opio y P.C.P.

  • La Marihuana

Es una mezcla de hojas, tallos y flores de la planta del cáñamo índico o Cannabis sativa. Esta droga se fuma o se mastica.

Drogas
Drogas

Composición:

El ingrediente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), se concentra en el centro de las flores.

  • El Hachís proviene del extracto de la resina de la planta, tiene una concentración de THC ocho veces superior a la marihuana. Ésta crece en las regiones templadas, obteniéndose las mejores variedades en las zonas secas, altas y calientes.

Efectos en el organismo:

Entre algunos efectos físicos inmediatos de la marihuana figuran los siguientes: aceleración de los latidos del corazón y del pulso, enrojecimiento de los ojos y sequedad de boca y garganta.

Los fumadores de esta planta sufren frecuentemente dolores de cabeza, de palpitaciones y ansiedad intensa capaz de convertirse en temor a la muerte. Además padecen de trastornos en la secreción salival, náuseas, vómitos y molestias abdominales.

La risa inmotivada y frecuente prolongada en los consumidores de esta droga es producto de las alteraciones del humor que dan lugar una especie de euforia vacía.

  • LSD

 

La Dietilamida del ácido lisérgico ( LSD ) es un fármaco alucinógeno potente, también llamado compuesto psicodélico o psicofármaco, sintetizado por primera vez en Suiza en 1938 a partir del ácido lisérgico.

Drogas

Composición:

El ácido lisérgico es un componente del moho del cornezuelo del centeno, un hongo que crece sobre el grano del centeno. Es la droga alucinógena sintética más fuerte que se conoce. Tienen nombres más comunes para reconocerlas como: ácido, ajo, ajito, bicho, lenteja, trip, tripi. Variedades: bruja, buda, californiano, conan, cono, corazón, dragón, estrella, estrellita, gota, horóscopo, … Se suministran en dosis llamadas tripi.

Efectos en el organismo

Tan pronto como se ingiere, causa vértigo, agitación, dificultades en la concentración, trastornos visuales y excesos de risa.

Esta droga dilata las pupilas; además, disminuye el ritmo de la respiración y de los latidos del corazón, produce hipo, lagrimeo, sudoración, náuseas, vómitos y hay sensación de “ piel de gallina “ . Todo esto, como puerta de entrada de las alucinaciones de todo tipo, pero principalmente ópticas.

  • Cocaína

Es otras de las drogas estimulantes del sistema nervioso. Es un polvo blanco extraído de las hojas de la coca, arbusto que crece en América del Sur, sobre todo en las regiones andinas, así como en Indonesia. Este arbusto tiene unos tres metros y medio de altura, sus ramas son delgadas y sus hojas ovaladas de color pardo rojizo. La “coca” designa a la especie de arbustos del género Erytroxilon Coca.

Drogas
Drogas

Composición:

Usualmente se presenta como un polvo blanco fino. Se suele mezclar con substancias tales como talco, maicena, anfetaminas, quinina, ácido básico, estricnina, detergentes, formol, etc. De ahí que su pureza fluctúe entre un 5% y un 50%.

  • El Crack es un derivado de la cocaína. Se obtiene calentando el hidrocloruro de cocaína con éter, amonia o bicarbonato de soda (baking soda). El nombre proviene del sonido que hace la mezcla al calentarse. Se presenta en forma de rocas blancas.

Efectos en el organismo

Cuando la cocaína se introduce por la nariz, los efectos comienzan a sentirse en cuestión de unos minutos, alcanzan el punto máximo de un intervalo de 15 a 20 minutos y desaparecen en el lapso de una hora. Estos efectos son, entre otros, dilatación de las pupilas y aumento de la presión sanguínea, del ritmo de pulsaciones del corazón y de la respiración del cuerpo. El adicto puede experimentar un sentimiento de bienestar y sentirse más enérgico o alerta y con menos apetito.

  • Heroína

Es un derivado de la morfina, obtenido por acetilación.

La heroína es una droga prohibida en casi todos los países y sus posibles acciones terapéuticas han sido sustituidas por otros analgésicos menos peligrosos.

Drogas
Drogas

Composición:

La heroína se procesa de la morfina que es el ingrediente activo primario del opio.

Efectos en el organismo

Los consumidores regulares de la heroína de la adormidera, pronto se vuelven psicológicamente dependientes de la droga. La dependencia psicológica causa un ansia incontrolable de sentir los efectos de la droga, la dependencia física se presenta cuando el cuerpo necesita la droga para quitar el malestar de su supresión.

  • El Opio

El opio (del griego “opión” , “opos” , que significa “ jugos” ) se obtiene de una variedad de la amapola.

Drogas
Drogas

Composición:

Está formado por el jugo lechoso del fruto no maduro de una planta cuyo nombre científico es “papaver somniferum” . Es una droga natural que no tiene entre nosotros demasiados adictos. Contiene alcaloides (morfina, codeína, tebaina, narcotina, etc. ) que producen dependencia.

Efectos en el organismo

Los síntomas más importantes son los que se enumeran a continuación:

- Disminución de la apreciación de las impresiones externas. Un estímulo puede desencadenar una respuesta normal o exagerada.

- Las facultades de concentración y juicios están perturbadas.

- En oportunidades se pueden provocar sensaciones de calor, dolor y prurito.

- A dosis tóxicas provoca intensas convulsiones.

- Actúa sobre las pupilas provocando “miosis” bastante característico, lo cual permite orientar el conocimiento, en los cuadros de intoxicación.

- Sobre el aparato circulatorio es capaz de provocar descenso de la tensión arterial y trastornos del ritmo cardíaco.

- Acción sobre la piel: provoca diaporesis, eritema y congestión.

- Sobre el tracto digestivo ocasiona: náuseas, vómitos, anorexia y estreñimiento.

- A nivel del aparato urinario: puede provocar disminución de la diuresis y espasmos del esfínter vesical.

  • P.C.P

La PCP ( fencicleidina ) se llama más frecuentemente “ polvo de ángeles “ fue desarrollada inicialmente como anestésico en la década de 1950. Sin embargo, se retiró del mercado para consumo humano debido a que a veces ocasionaba alucinaciones.

Drogas

Composición:

Existen numerosas formas de PCP. Puede ser un polvo puro, blanco, en forma de cristales o un comprimido o cápsula. Puede ingerirse, fumarse, aspirarse por la nariz o inyectarse. La PCP se rocía a veces en la marihuana o “ perejil ” y se consume fumándola.

La composición varia mucho al ser fácil de fabricar e ilegal. Por tanto los consumidores nunca pueden estar seguros de lo que compran.

Efectos en el organismo

Los efectos dependen de la cantidad consumida, de la forma en que se tome y del individuo. Entre los efectos de la droga figuran un aumento de los latidos del corazón y la presión sanguínea, acaloramiento, sudores, mareos y entumecimiento. Cuando se toman en dosis grandes, los efectos incluyen somnolencia, convulsiones y coma. Las dosis grandes del PCP pueden producir la muerte por convulsiones repetidas, fallo cardíaco y pulmonar o rotura de los vasos sanguíneos en el cerebro.

  • ¿Por qué se droga la gente?

 

 

 

La gente se droga entre otras cosas por problemas familiares, la curiosidad y los amigos. Entre otros factores:

El proveniente del adicto: siempre se encuentran algunas áreas de personalidad que pueden estar alteradas tales como: características depresivas con su carga de minusvalización o baja autoestima, mal manejo de la agresión, elementos de inmadurez de personalidad, con su carga de inmediatismo y búsqueda constante de placer sin medir consecuencias a largo o a mediano plazo.

Estas y muchas otras son algunas de las causas del adicto que se hacen conocer e investigar en el tratamiento.

5. ¿Qué es el dopaje? ¿Es igual que drogarse?

  • ¿Qué es el dopaje?

 

El dopaje es toda medida farmacológica tendente a lograr un incremento no fisiológico de la capacidad de rendimiento mental o físico de un jugador, así como todo acto tendente a eliminar, sin justificación médica, una enfermedad o lesión con la finalidad de poder participar en una competición deportiva; por lo tanto, está prohibida la utilización (ingestión, inyección) o la administración, respectivamente suministración, de toda sustancia de dopaje prohibida, tanto por el deportista mismo como por una persona auxiliar (jefe de equipo, entrenador, asesor, médico, fisioterapeuta, masajista), ya sea antes o durante una competición deportiva. Esta prohibición se aplica también a los esteroides anabólicos y las hormonas peptídicas, así como a cualquier agente de acción similar, fuera del periodo de competiciones deportivas. Están igualmente clasificados como dopaje otros métodos prohibidos (p.ej., el dopaje sanguíneo o la manipulación de las muestras de dopaje).

El dopaje infringe el mandamiento deportivo de una igualdad de oportunidades y puede afectar la salud del jugador de manera aguda o crónica e incluso llegar a poner en peligro su vida.

  • ¿Es igual que drogarse?

Es igual en el sentido que tanto drogarse y doparse se suministran determinadas sustancias que son perjudiciales para la salud, incluso si están en exceso pueden provocar la muerte.

Se diferencian en que al drogarse lo que se busca es un momento de diversión, placer,…y en el dopaje la intención es que mediante esas sustancias el rendimiento físico o mental aumente. Principalmente para lograr un nivel superior rápidamente sin necesidad de entrenar o con el entrenamiento no se hubiera logrado.

Alfons Martí: “La política es un monólogo entre distintos polos del mismo poder”

Ll. Capellà | Palma | 02/07/2011

Alfons Martí

Alfons Martí

02-07-2011 | T. Ayuga

Se ha aproximado al mundo de la droga como periodista y filósofo, aunque muy probablemente tiene vocación de policía. Se apasiona hablando de sus deducciones. Alfons Martí (Palma, 1968) se licenció en Filosofía y letras (UB, 1992) y colabora en distintos medios de comunicación, entre ellos Ultima Hora y National Geographic. Ha publicado ‘Droga: la industria del Inquisidor’ (Salamina, 2011).
Le pregunto si siendo, como es, un analista social, se ha sentido atraído por el 15-M. Responde:
Alfons Martí.- Claro que sí. Considero muy importante que desde el tejido popular se intente recuperar la iniciativa política. Igual los políticos toman conciencia de que no pueden gobernar
a su antojo.
Llorenç Capellà.- El libro de Stéphane Hessel…
A.M.- Es un alegato muy sencillo a favor de la dignidad de la persona y quizás por eso, por su sencillez, ha llegado al corazón de gentes que tienen motivos muy diferentes para indignarse. Coinciden en que les mueve el denominador común de reformar las relaciones del poder con la sociedad.
L.C.- José Ramón Bauzá afirma que está en política para reformarlas.
A.M.- Pues que se meta en faena. Pero le supongo enterado de que las auténticas reformas no provienen de arriba, sino que se gestan desde abajo. La política, hoy por hoy, es un monólogo entre distintos polos del mismo poder.Y ello sucede porque el ciudadano había abdicado de sus derechos. Si al ciudadano no le interesa todo aquello que atañe a lo público, está abriendo las puertas a la tiranía.
L.C.- La droga es un mal que nos viene de arriba.
A.M.- Siempre. Y ha gozado de un indudable prestigio social, no en vano el Papa León XIII se bebía sus buenas copas del tonificante Mariani, hecho con hojas de coca y vino de Burdeos. Es, la droga, en definitiva, una herencia del siglo XIX, desde el momento que los gobiernos entienden que la misión primera del Estado radica en acumular riqueza. Los gobiernos de la Europa industrializada basaron su enriquecimiento en el imperialismo y en la droga. La morfina, la cocaína y la heroína, se socializan a partir del XIX. Ahí está lo de Bayer.
L.C.- Le advierto que soy un adicto a las aspirinas.
A.M.- No pasa nada. Pero Bayer, en 1890, comercializó la heroína como sustituto de la morfina. ¿Y quién estaba detrás de Bayer…? El Estado.
L.C.- ¿Alemania…?
A.M.- Naturalmente. Alemania, Austria y, en menor grado de implicación, Francia y Gran Bretaña, fueron los grandes impulsores de la droga en el siglo XIX. Y después de la II Guerra Mundial los nazis la comercializaron desde Sudamérica y corrompieron infinidad de gobiernos latinos.
L.C.- ¿A qué cartel robaron el monopolio?
A.M.- A ninguno. Aunque parezca increíble, la droga se consideraba, en estos países, algo para consumo tribal. ¡Si era una moda y un negocio europeo…! Niceto Alcalá Zamora, en el treinta y uno, recién implantada la República, prohibió la venta de heroína en España. Porque, le insisto, era un negocio de Estado. Las potencias europeas se enriquecían permitiendo o potenciando el consumo
de droga y con los dineros que les llegaban de las colonias africanas o asiáticas. Las dos
guerras del siglo XIX entre Reino Unido y China, surgieron cuando el gobierno chino intentó evitar el tráfico de opio entre la India británica y la propia China. Y China las perdió y tuvo que aceptar que le inundaran su territorio de hierba.
L.C.- Entre los estados que en el XIX la comercializaron, no ha citado a España…
A.M.- Porque los Borbones gobernaban como dictadores, lo que significa que el pueblo ya estaba suficientemente esclavizado y atontado sin necesidad de drogarlo. Tenga en cuenta que la droga genera, entre los consumidores, conformismo, impotencia, terror… Casi lo mismo que una dictadura. En cambio, actualmente, en España, mueren nueve mil adictos al año. Es, España, el país
líder en consumo de cocaína.
L.C.- ¿Y de heroína…?
A.M.-Ya no. La década pasada, posiblemente. Pero ahora tanto la cocaína como la marihuana le han tomado el relevo. Y las drogas sintéticas. La juventud se apunta a las drogas sintéticas. ¡Imagínese…! Confía en que las drogas la saquen de la mediocridad.
L.C.- Dígame que los que piensan así se equivocan.
A.M.- Se lo digo. De la mediocridad nos salva un buen libro. O dos o tres. Elton John cayó en la trampa de la droga y, cuando pudo salir, contaba que colocado no podía componer nada. En una de las páginas preliminares de mi libro reproduzco una frase suya que da qué pensar. Según Elton «as drogas matan la belleza». Y yo añadiría que más cosas.
L.C.- ¿Por ejemplo…?
A.M.- El consumidor de drogas renuncia al derecho de ser ciudadano, lo que supone renunciar a la propia dignidad. Se encierra en sí mismo, es egoísta, no quiere participar de la vida comunitaria…
L.C.- ¿Las ha probado, usted?
A.M.- Nunca. Así como jamás me he dejado embaucar por los grandes referentes culturales de lo cotidiano, como pueden ser la patria, el Rey o el Papa, tampoco he probado la hierba. Porque, al fin y al cabo, la actitud del consumidor es la misma: busca unos valores que llenen su existencia vacía. Y yo, para sentirme feliz o vital, no necesito adorar. No hay ningún valor que se haga merecedor de veneración en nuestros referentes culturales.
L.C.- Tampoco creerá en el Estado…
A.M.- Claro que no. Más bien creo que es un estorbo para la sana convivencia. Ahora mismo se dice que los principales culpables de la crisis económica son los bancos…
L.C.-Y usted no lo cree.
A.M.- Creo en su culpabilidad, pero los auténticos responsables son los Estados. Quíteles el lenguaje que les envuelve: garantes de las libertades, de la seguridad del tejido social, etcétera… Y verá que únicamente queda un cobrador de impuestos que nunca se cansa de amasar fortuna.
L.C.- La reinvierte en la colectividad.
A.M.- ¿En qué…? ¿En las cosas que verdaderamente garantizan la tranquilidad y la libertad de la persona…? Qué va. ¿Por qué será, ahora que hay crisis, que los grandes recortes presupuestarios afectan, sobre todo, a sanidad y a cultura…? En la medida que aumenta la crisis de valores aumenta el prestigio del dinero. Y ahora ya le hablo de las individualidades. Fíjese que si un político roba o estafa no pierde prestigio social.
L.C.- De acuerdo. El Partido Popular, pese a que parte de sus miembros estén involucrados en diversos casos de corrupción, se ha impuesto en las municipales por una mayoría abrumadora.
A.M.- Porque apuesta, tal como ya lo hizo la derecha en el siglo XIX, por el progresismo-materialista. O sea, por un falso progresismo. Y el comercio de la droga forma parte de este montaje.
L.C.- Ni la derecha ni el Estado son distribuidores de droga.
A.M.- Pero forman parte de un entramado social que la tolera, aunque de tarde en tarde la policía lleva a cabo una redada de gitanos para limpiar conciencias.
L.C.- ¿Qué eslabón ocupan los traficantes de Son Banya en la cadena de distribución y venta de droga?
A.M.- El último. Y la prueba la tiene en que son gentes marginadas antes y después de enriquecerse haciendo de camellos.

“La droga mueve, en todo el mundo, cinco mil millones de dólares al año. Ya me dirá qué pintan los euros de la Paca en todo esto…”

La droga mueve, en todo el mundo, cinco mil millones de dólares al año. Ya me dirá qué pintan los euros de la Paca en todo esto…
L.C.- Poca cosa, imagino.
A.M.- Más bien, nada. La meten en la cárcel y no se cae el mundo. Fíjese que cuando la policía detuvo a Pablo Vioque, en Galicia, se produjeron toda una serie de muertes violentas. Incluso se le acusó, a Vioque, de haber ordenado el asesinato del fiscal antidroga, Javier Zaragoza. Tan solo en Estados Unidos se persigue la droga de una manera eficiente. Aunque los intereses de la DEA chocan, a veces, con los de la CIA.
L.C.- La CIA sabemos todos lo que es.
A.M.- Y la DEA es la agencia antidroga que está al servicio, no del Estado, sino de la ciudadanía. Las actuaciones de la CIA son de dudosa ejemplaridad. Ayudó a los nazis con la droga, en la postguerra, porque colaboraron con los organismos de defensa estadounidenses en el período de la Guerra Fría.Y en los años sesenta propició la creación del LSD, que iba a formar parte del
fenómeno contracultural de la época: el de las sectas, de los hippies…
L.C.-…
A.M.- Entre los años setenta y ochenta hubo, en España, ciento cincuenta mil muertes a causa de la droga. Ello produjo una alarma social evidente, lo que se tradujo en una reducción del mercado. No obstante, ahora, se observa un aumento del consumo de la cocaína entre los adolescentes. Y la cocaína acaba matando. Además no hace feliz al consumidor pese a la euforia inicial. Se lo digo por experiencia, pues conviví con una chica que cayó en la cocaína.
L.C.- ¿Y…?
A.M.- Se destrozó la vida. Aún nos cruzamos alguna vez por la calle.Y no le digo lo que me duele verla tal como está. Se ha convertido en un guiñapo incapaz de recomponerse.
L.C.- ¿Qué lleva a esta situación?
A.M.- Y yo qué sé. El desprecio hacia uno mismo, el aburrimiento, la falta de horizontes… Curiosamente, la mayoría de drogadictos justifican su adicción en la búsqueda de la libertad.
L.C.- ¿Y no es cierto…?
A.M.- Puede serlo. Pero quien ama la libertad tiene que saber que la droga supone, precisamente, todo lo contrario. Ya me entiende, la pérdida de todas las libertades.
Alfons Martí culpa a los Estados de haber ayudado, en el siglo XIX, a la expansión de las drogas. Algo de verdad hay en ello, pues a mediados del siglo cualquier ciudadano podía entrar en una confitería de Londres y comprar una bolsita de caramelos de hachís. Sin embargo, las drogas se publicitaban aireando sus funciones tonificantes y energéticas. Tanto la Coca-Cola como la Pepsi surgieron a partir de Vins Mariani, un tónico inventado por el corso Angelo Mariani. La fórmula incluía hojas de coca importadas del Perú y vino de Burdeos. Inicialmente, la proporción de coca era mínima. Luego aumentó, y el resultado fue un brebaje agradabilísimo al paladar que permitía ver el mundo de otra manera. Los Vins Mariani se convirtieron en una bebida de moda. Fueron consumidores asiduos escritores de la talla de Zola, Ibsen, Verlaine, Dumas, Anatole France o Jules Verne; sabios, como Freud o los hermanos Lumière; monarcas, como la Reina Victoria de Inglaterra, el zar Alejandro II o Alfonso XIII. Aunque el personaje más comprometido con la marca, fue el Papa León XIII, ya que accedió a que su imagen apareciera en el etiquetado de las botellas. Y el Vaticano condecoró al químico Mariani «por apoyar el ascético retiro de su Santidad». Nunca sabremos la influencia que pudo tener el vino en la Rerum Novarum, pero la encíclica criticó el poder de los ricos. Una paradoja en boca de un Papa que era enemigo acérrimo del socialismo.

 

Siguiendo una de las líneas de investigación del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (analizar la influencia de las drogas en la sexualidad humana), se llevó a cabo un estudio para analizar la respuesta eréctil en personas drogodependientes, comparándola con la respuesta sexual de personas no adictas, y analizando al mismo tiempo la influencia de la ansiedad y de las actitudes sexuales.
La disfunción eréctil (DE) puede entenderse como la incapacidad para conseguir o mantener una erección con la suficiente rigidez como para llevar a cabo relaciones sexuales satisfactorias. Hasta hace unos años, se consideraba a la DE como un problema de origen psicológico en un 75-95% de los casos, sin embargo hoy día se sabe que en gran parte de los casos existían razones de tipo orgánico. Actualmente se clasifica la DE como: orgánica, psicógena o mixta, entendiéndose por orgánica aquella que es exclusivamente causada por un problema físico, la psicógena aquella causada por un problema psicológico, y la mixta por la influencia de las dos anteriores. Entre los diferentes aspectos psicológicos que pueden afectar a la DE se encuentra la ansiedad y el hecho de tener una actitud sexual restrictiva; y entre los componentes físicos, se encuentra, entre otros, el consumo de sustancias adictivas.
Siguiendo una de las líneas de investigación del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (analizar la influencia de las drogas en la sexualidad humana), se llevó a cabo un estudio para analizar la respuesta eréctil en personas drogodependientes, comparándola con la respuesta sexual de personas no adictas, y analizando al mismo tiempo la influencia de la ansiedad y de las actitudes sexuales.
Para ello se contó con 1.007 hombres y con la participación de 28 centros de tratamiento para drogodependientes repartidos en todo el territorio nacional. A los participantes se les consultó sobre el tipo de drogas que habían consumido y se les administraron unos cuestionarios para descubrir cómo era su respuesta sexual, sus niveles de ansiedad y su actitud ante la sexualidad (si tenían una actitud restrictiva o liberal sobre la sexualidad).
Al consultar por el tipo de sustancia consumida, la mayoría de los participantes informaron que habían consumido cocaína, bien de forma aislada (50,92%) o bien combinada con alcohol (11,14%) o con heroína (8,65%). El resto de participantes había consumido otro tipo de sustancias: alcohol (12,54%), heroína (4,97%), cannabis (2,38%), fármacos estimulantes (1,73%), fármacos depresores (0,43%), y la combinación de 3 o más sustancias (7,24%).
Los resultados del estudio arrojan varios datos interesantes. El primero de ellos es que los hombres que han sido consumidores de sustancias adictivas presentan disfunción eréctil en un porcentaje mayor (un 20,84% más) que los hombres que no han sido consumidores. Esto confirma lo que ya se sabía de trabajos anteriores, sobre cómo afecta el consumo de drogas a la respuesta sexual en general y a la respuesta eréctil en particular. Nuevamente se confirma que las drogas no son una buena opción cuando se pretende mantener relaciones sexuales.
Cuando se analizan los datos en función de la droga consumida, también se descubre que los hombres que han consumido sustancias depresoras (por ejemplo, alcohol) tienen más probabilidades de presentar DE que los hombres consumidores de sustancias estimulantes (por ejemplo, cocaína). Como se desprende de estos resultados, el alcohol puede ser útil para que el hombre se desinhiba y aumente su deseo, pero luego le perjudica notablemente a la hora de llevar a cabo el encuentro sexual.
Otro aspecto destacado es cómo afecta el periodo de abstinencia del consumo de drogas a la respuesta eréctil. Podría pensarse que si el consumo de drogas afecta negativamente a la sexualidad y puede provocar disfunción eréctil, el cese de dicho consumo haría que la respuesta sexual mejorara. Pues los resultados indican justo lo contrario, es decir, la respuesta sexual no mejora con el periodo de abstinencia. Esto es debido a que, como se indicó anteriormente, la DE puede ser orgánica o psicógena, y en estos casos la DE puede pasar, de ser un problema orgánico (de consumo de drogas), a ser algo psicógeno, ya que los comportamientos adquiridos durante la época de consumo se mantienen una vez que el organismo elimina totalmente la droga. Estos resultados deberían ser tenidos en cuenta por los centros de tratamiento al drogodependiente para instaurar programas terapéuticos específicos para las disfunciones sexuales, mejorando de esta forma la calidad de vida de los pacientes, y evitando las recaídas en el consumo de drogas.
Respecto a las actitudes sexuales, los resultados indicaban que las personas drogodependientes tenían peores actitudes sexuales que los no drogodependientes. Se sabe que las actitudes sexuales tienen una alta relación con la satisfacción sexual, es decir, cuanto más satisfecha se encuentre una persona con sus relaciones sexuales, más placenteras le resultarán y más ganas tendrá de volver a tener otro encuentro sexual. Por otra parte, si tiene episodios de disfunción eréctil, el hecho de pensar en volver a tener un encuentro sexual le puede generar ansiedad por temor a un nuevo “fracaso”. Este círculo en el que entran los hombres con disfunción eréctil es el que justifica que los consumidores de drogas tengan peores actitudes sexuales que los no consumidores.
Finalmente, y como era esperable, los hombres drogodependientes presentaban mayor ansiedad que los no drogodependientes. La ansiedad se encuentra normalmente presente en el periodo de abstinencia de drogas. Son diversos los autores que señalan a la ansiedad como elemento responsable del mantenimiento de las disfunciones sexuales, y es uno de los aspectos principales a trabajar en terapia sexual.
Dada la importancia de la mejora en el tratamiento al drogodependiente, desde el Instituto Andaluz de Sexología y Psicología se continuará con esta línea de investigación, esperando arrojar nuevos resultados en fechas próximas.
El artículo completo puede encontrarse en la Revista Journal of Clinical and Health Psychology:
Del Río, F.J.; Cabello, F. y Fernández, I. (2015). Influence of substance use on the erectile response in a simple of drug users. International Journal of Clinical and Health Psychology, 15 (37-43).

 

Unas 500 personas mueren por día a causa de las drogas
En un año fallecieron 183.000 personas en todo el mundo, reveló la ONU en su informe anual.

Ciento ochenta y tres mil personas, unas 500 por día, murieron el año pasado a causa de las drogas, una cifra que se desprende del último Informe Mundial sobre las Drogas de Naciones Unidas, divulgado ayer. El mismo marca una alerta por el auge de los estupefacientes sintéticos y la aparición de mercados virtuales ocultos en Internet, y se manifiesta sobre la legalización de la marihuana en Uruguay.Un 5% de la población adulta mundial consumió drogas en 2012, una cifra que se mantuvo estable respecto al año anterior. Lo que sí se redujo en el período fue el número de muertes, que en 2011 fue 13% superior a las 183.000 que hubo en 2012.El informe divulgado ayer por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) estima que a nivel mundial en 2012 entre 162 y 324 millones de personas consumieron por lo menos una vez alguna droga ilícita, principalmente cannabis, opioides, cocaína o estimulantes anfetamínicos.Por otro lado, el consumo de drogas problemático -”por consumidores habituales y personas que sufren trastornos de dependencia”- se mantuvo estable en el planeta, en torno a una cifra de entre 16 y 39 millones de personas. Se trata del 0,6% de la población adulta mundial.En términos regionales, la UNODC calcula que las muertes en Asia fueron 78.600; en América del Norte 44.600; en África 36.800; en Europa 16.200; en América Latina y el Caribe 4.900; y en Oceanía 1.900.Las drogas más letales son el opio y sus derivados, como la heroína, especialmente peligrosas para sus 49 millones de consumidores cuando se mezclan con sedantes o se reutilizan jeringas, lo que facilita el contagio del VIH y la hepatitis C.Los opiáceos son la droga consumida por la mayoría de las personas que se acogen a un tratamiento en Europa y Asia, mientras que en América lo es la cocaína.En 2013 la superficie mundial de cultivo de adormidera alcanzó un récord mundial con 296.720 hectáreas, con Afganistán generando el 80 % de la producción total de opio tras años de incremento continuado.Al contrario que el opio, las plantaciones de coca en 2013 han marcado, con 133.700 hectáreas, su mínimo desde que comenzaron a hacerse estimaciones en 1990, con su cultivo concentrado en tres países: Perú, Colombia y Bolivia.La disponibilidad de cocaína disminuyó y las incautaciones aumentaron de las 634 toneladas en 2011 hasta las 671 de 2012, según el informe, mientras que sus principales mercados siguen siendo América del Norte y Europa, aunque se destaca un incremento del consumo en Suramérica, especialmente en Brasil.El cannabis sigue siendo, por mucho margen, la droga más consumida, con 177 millones, con un leve descenso global, aunque en EE.UU. aumentó la demanda debido a “la impresión de que el cannabis no es tan peligroso”, según la ONU.Los desafíos de la ONU
Por el lado de los desafíos, la ONU alerta de que el número de sustancias sintéticas de última generación se duplicó hasta las 348 entre 2009 y 2013, mientras que las incautaciones de metanfetamina se doblaron hasta las 144 toneladas, con un gran número de laboratorios desmantelados en Estados Unidos y México.El informe destaca que las drogas de síntesis, de elaboración química, son más difíciles de rastrear y cuantificar que las tradicionales de origen vegetal, por lo que se debe aumentar el esfuerzo internacional para interceptar los precursores químicos que se usan en su fabricación.La ONU también alerta del surgimiento de mercados de drogas en internet, fuertemente encriptados, y que utilizan la moneda electrónica Bitcoin para dificultar la identificación de las operaciones.Esta “red oscura”, como la define la ONU, “constituye un mercado virtual al que no se obtiene acceso buscando en la web y en el que resulta difícil para los organismos de represión identificar a los propietarios y usuarios de los sitios digitales porque ocultan su identidad con métodos muy complejos”.“Hay indicios de que en la ‘red oscura’ existe un mercado especializado de nuevas sustancias psicoactivas, así como de cocaína, heroína, MDMA y cannabis de alta calidad”, agrega el informe.
Como ejemplo, el reporte pone el caso de la página de internet Silk Road, especializada en venta de drogas y otros bienes ilegales y que fue cerrada por Estados Unidos a finales del año pasado.
Según el informe, esa página web, que tenía 200.000 usuarios y actuaba como un gran bazar de drogas, había obtenido en sus dos años y medio de funcionamiento ingresos de unos 1.200 millones de dólares.El impacto de la legalización se verá en “años”
Uruguay aparece nombrado varias veces en el informe de 128 páginas de la ONU, casi siempre en relación a la legalización de la marihuana, algo que también sucedió en los estados Colorado y Washington de EEUU, casos con los que se lo asemeja.Según la ONU, se necesitarán “años de vigilancia” para evaluar los efectos de la legalización del consumo “con miras a fundamentar futuras decisiones normativas”.Cuando se evaluaba la medida en Uruguay, la Junta Internacional de Fiscalización y Estupefacientes (JIFE) de la ONU criticó a Uruguay, lo que provocó que el presidente José Mujica alegara que ese organismo “no tiene ni idea de lo que es la sociedad uruguaya, ni lo que son las tradiciones del Uruguay”.La ONU asegura que el consumo de cannabis parece haberse reducido en aquellos lugares donde fue legalizado. Sin embargo, en EEEUU “la impresión de que el consumo de cannabis no es tan peligroso ha conducido al aumento de dicho consumo”. Al mismo tiempo, recuerda, “cada año hay un mayor número de consumidores de cannabis que se acogen a tratamiento”.ONU pide respetar derechos de adictos
El organismo de Naciones Unidas que analiza la situación respecto a las drogas subrayó que se deben de respetar los derechos humanos de los drogodependientes y ofrecerles tratamiento médico para abandonar el consumo. “Sigue habiendo importantes lagunas en la prestación de servicios. En los últimos años, sólo uno de cada seis usuarios de drogas a escala mundial ha tenido acceso o ha recibido tratamiento”, lamentó Yuri Fedotov, director ejecutivo de la oficina.

El síndrome amotivacional se observa ante el consumo de diferentes sustancias
Tanto el síndrome amotivacional relacionado con el consumo de marihuana como el síndrome de déficit de recompensa vinculado con el consumo de alcohol y cocaína y el síndrome post-abstinencia relacionado con el consumo de opioides tienen características en común.

Dres. Rovai L, Icro Maremmani A, Icro Maremmani
SIIC
Rivista di psichiatria 48(1):1-19, Ene 2013

“Es posible concebir la adicción como una enfermedad metabólica única, caracterizada por la alteración del metabolismo dopaminérgico y de la capacidad de recompensa”.

Las dimensiones negativas en psiquiatría

La conceptualización inicial de los síntomas psiquiátricos negativos tuvo lugar en el contexto de la esquizofrenia. Estos síntomas se corresponden con hipoactivación, falta de iniciativa, hiporreactividad afectiva, desapego y falta de compromiso con el entorno. La aparición de los síntomas negativos tiene lugar en forma gradual durante las primeras etapas de la esquizofrenia y generalmente se asocia con la depresión.

La evolución sintomática lleva al paciente a un estado de aplanamiento afectivo y emocional con respuesta inadecuada al tratamiento farmacológico. En la actualidad, los síntomas psiquiátricos negativos se conciben como una dimensión característica de diferentes trastornos e incluyen la afectividad negativa y el déficit cognitivo.

Existen síntomas negativos en común entre la esquizofrenia y la depresión, como la apatía, la abulia, la anhedonia y el aislamiento social. Esta coincidencia permite indicar la asociación entre los síntomas negativos y un proceso psicótico generalizado. En pacientes con esquizofrenia y depresión, la administración de antidepresivos luego de la interrupción del tratamiento antipsicótico se asoció con una disminución significativa de los síntomas depresivos.

En presencia de depresión mayor, los síntomas negativos como la abulia y la indiferencia afectiva son un indicador de mal pronóstico. Tanto el deterioro cognitivo como los síntomas negativos se observaron en pacientes con duelo patológico, una entidad vinculada con la depresión y el estrés postraumático.

Los síntomas negativos clásicos tienen coincidencias con el síndrome amotivacional observado en pacientes con intoxicación crónica por marihuana. En el presente estudio, los autores evaluaron el síndrome amotivacional y su relación con el síndrome de déficit de recompensa, secuela del alcoholismo crónico y del abuso de drogas estimulantes. A su vez, ambas entidades se relacionan con el síndrome posabstinencia, un cuadro descrito en pacientes adictos a opioides en abstinencia luego de la desintoxicación. Es posible que determinados síntomas negativos vinculados con el síndrome amotivacional constituyan una característica en común vinculada con la intoxicación crónica con diferentes sustancias de abuso.

Neurobiología del síndrome amotivacional

El consumo crónico de marihuana puede provocar un síndrome amotivacional, cuadro caracterizado por aplanamiento afectivo y trastornos cognitivos. Los pacientes que presentan este síndrome se desconectan paulatinamente del mundo exterior y pierden la reactividad emocional, la motivación y los objetivos. Existe incapacidad para experimentar placer sin utilizar marihuana y tanto la memoria como la atención se encuentran afectadas. El funcionamiento académico es inadecuado y existe una predisposición para involucrarse en conflictos con las autoridades.

De acuerdo con la información disponible, la administración aguda de tetrahidrocanabinoide (THC) aumenta el metabolismo del área tegmental ventral al interactuar con los receptores CB1. Esto genera un aumento de la liberación de dopamina hacia el núcleo accumbens.

En la actualidad, se reconoce la existencia de los receptores canabinoides CB1 y CB2. El primero se encuentra en los ganglios basales, el cerebelo y el hipocampo y modula la actividad de los sistemas gabaérgico, glutamatérgico y dopaminérgico. A su vez, la exposición a la marihuana afecta la actividad de dichos sistemas. En cuanto al receptor CB2, su expresión tiene lugar principalmente a nivel del sistema inmunitario.

La exposición continua a la marihuana modifica el funcionamiento neuronal. Luego de la liberación aguda de dopamina tiene lugar la disminución de la concentración del neurotransmisor a nivel del sistema de recompensa, lo cual se relaciona con la disminución de la concentración y la desensibilización de los receptores CB1. Dichos cambios se asocian con anhedonia y pérdida de la sensibilidad a los estímulos placenteros.

La alteración de la sensibilidad a la recompensa se vincula con el sistema dopaminérgico. No obstante, el sistema dopaminérgico está modulado a su vez por otros neurotransmisores. Puede sugerirse que el síndrome amotivacional o de déficit de recompensa relacionado con el consumo de marihuana se vincula con un cambio de la función dopaminérgica mediado por la modulación de los receptores canabinoides.

Consumo de sustancias y anormalidades del sistema de recompensa

La historia natural de la adicción a la heroína constituye un paradigma de patología de recompensa adquirida e incluye tres etapas. La primera se corresponde con el consumo placentero de la sustancia. Dicho consumo no es regular, el individuo siente el control sobre el hábito y no presenta conductas adictivas ni abstinencia. No obstante, pueden observarse signos de inestabilidad anímica y malestar afectivo.

El siguiente estadio consiste en el consumo de la droga en dosis crecientes debido a la tolerancia y a la recurrencia de los síntomas de abstinencia. El deseo de consumo es importante si bien los efectos placenteros son menores. El paciente se convierte en un adicto ya que no es capaz de modificar su conducta para prevenir las recaídas y la abstinencia y las ansias de consumo lo llevan a actuar en forma riesgosa para conseguir la droga.

Finalmente, se observa un estadio compuesto por ciclos estereotipados de desintoxicación, abstinencia temporaria con cierta recuperación psicosocial y recaídas con deterioro acelerado. En general, es en este estadio en el cual los adictos buscan un tratamiento y tienen el riesgo más elevado de morir por sobredosis.

En el transcurso de las etapas descritas en pacientes adictos a la heroína se observa un reemplazo gradual de la dimensión eufórica inicial por un estado de anhedonia y de falta de iniciativa, motivación y reactividad. Esto incluye la presencia de síntomas somáticos, vegetativos y mentales como la irritabilidad, la percepción exagerada del dolor y la incapacidad para llevar a cabo actividades simples y esfuerzos normales y sentir la recompensa sin consumir la droga. La hipoforia es interrumpida por recaídas que pueden coincidir con el síndrome de déficit de recompensa observado en pacientes que consumen alcohol o estimulantes en forma crónica.

La dopamina, el ácido gamma aminobutírico (GABA) y los opioides están implicados en la neuropsicología del placer y la recompensa. Las regiones cerebrales involucradas en estos procesos son el área tegmental ventral, el núcleo accumbens, el núcleo caudado y la sustancia nigra. El componente aferente se corresponde con la actividad dopaminérgica a nivel del núcleo accumbens, el núcleo caudado y el área tegmental ventral.

La administración aguda de drogas de recompensa genera la liberación de dopamina a partir de neuronas ubicadas en el área tegmental ventral y el núcleo accumbens. Este mecanismo es el que tiene lugar normalmente cuando un individuo se expone a un estímulo saliente. La disponibilidad de dopamina resulta en la acentuación de determinados estímulos. Normalmente, este mecanismo se vincula con la supervivencia del individuo. Esta acentuación representa el nexo entre la experiencia aguda de consumo y la recompensa esperada ante la reiteración del mismo estímulo.

El proceso de aprendizaje descrito tiene su correlato en cambios estructurales cerebrales provocados por mecanismos de neuroplasticidad que persisten a largo plazo. Concretamente, existen regiones cerebrales vinculadas con la memoria que están sensibilizadas. Dicha sensibilidad perdura luego de la exposición a la droga. Entre las regiones de interés al respecto se destacan el núcleo accumbens y las cortezas cingulada anterior y orbitofrontal.

De acuerdo con los resultados de diferentes estudios, la magnitud de los cambios metabólicos observados en las cortezas orbitofrontal y cingulada anterior se relaciona en forma directa con la intensidad de las ansias de consumo. En caso de abstinencia se observa una disminución de dicho metabolismo. No obstante, esta depresión metabólica tiene lugar ante estímulos relevantes desde el punto de vista biológico como aquellos vinculados con el alimento o el sexo. Lo mismo se observa ante la necesidad de tomar decisiones.

El eje hipotálamo hipófisis suprarrenal regula la respuesta al estrés, es estimulado por las drogas de abuso y puede relacionarse con los procesos de recompensa. Tanto el abuso como la abstinencia de sustancias se asocian con la síntesis extrahipotalámica de factor liberador de corticotrofina (CRF). Asimismo, existen factores similares al CRF que se vinculan con la abstinencia aguda y crónica y con el riesgo de recaídas.

El sistema dopaminérgico también juega un papel importante en términos de abuso y adicción. Según la información disponible, el consumo de marihuana y otras drogas provoca la liberación de dopamina a nivel del núcleo accumbens. La dopamina podría ser el neurotransmisor principal responsable de la cascada de recompensa y el síndrome amotivacional ante el consumo de drogas.

En consecuencia, el concepto de síndrome amotivacional o de déficit de recompensa no debería utilizarse en relación al consumo de una única droga, sino que representaría un cuadro clínico común a los diferentes tipos de abuso crónico.

Implicaciones terapéuticas

El consumo intensivo de drogas resulta en la aparición del síndrome amotivacional, del síndrome de déficit de recompensa y del síndrome posabstinencia. Estos cuadros se asocian con una disminución del metabolismo dopaminérgico a nivel del sistema de recompensa y pueden tratarse mediante el empleo de agonistas específicos opioidérgicos, colinérgicos y gabaérgicos.

Los agentes terapéuticos deben dirigirse a los blancos que interactúan las drogas de abuso con el fin de restaurar las funciones fisiológicas afectadas. Por ejemplo, los pacientes adictos a la heroína reciben metadona, ya que reemplaza las funciones afectadas y previene la aparición de un síndrome posabstinencia y el daño adicional.

Los antipsicóticos deben emplearse con precaución en pacientes con alteración del sistema de recompensa ya que en general son antagonistas dopaminérgicos. En presencia de psicosis aguda se recomienda optar por aquellos antipsicóticos de baja afinidad y especificidad.

Conclusión

En general, las drogas de abuso tienen diferentes mecanismos de acción pero afectan el sistema de recompensa y la función dopaminérgica. En consumidores de marihuana, este efecto se denominó síndrome amotivacional. El curso de la adicción oscila entre la euforia y la falta de motivación y se asocia con cambios de la función y la estructura cerebral.

Es posible concebir la adicción como una enfermedad metabólica única, caracterizada por la alteración del metabolismo dopaminérgico y de la capacidad de recompensa.

Tanto el síndrome amotivacional relacionado con el consumo de marihuana como el síndrome de déficit de recompensa vinculado con el consumo de alcohol y cocaína y el síndrome posabstinencia relacionado con el consumo de opioides tienen características en común que incluyen la falta de motivación y su sustento neurobiológico.

En cuanto al tratamiento de los pacientes que presentan dichos cuadros, el empleo de drogas prodopaminérgicas puede resultar útil debido a su acción sobre el sistema dopaminérgico. Se recomienda evitar el tratamiento con antagonistas dopaminérgicos en estos casos.

INTRODUCCIÓN

El término droga de síntesis se refiere a un conjunto de sustancias psicoestimulantes, en su mayoría derivadas de anfetaminas, asociadas a la cultura del bakalao y los bares de copas. Las drogas de síntesis se presentan habitualmente en forma de comprimidos con colores, imágenes o logotipos llamativos y se las denomina vulgarmente “pastillas”. Erróneamente se ha empleado el término de “droga de diseño“, pero éste debe desecharse, ya que la palabra diseño implica “moda”, y puede aportar prestigio a estos psicoestimulantes tan peligrosos.

La historia de las drogas de síntesis comienza hacia los años sesenta con la recuperación de la síntesis del MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina).

Esta sustancia había sido descubierta en 1912 y patentada en 1914 por la compañía Merck como vasoconstrictora (según otros como anorexígeno), pero nunca llegó a comercializarse. En los sesenta comienza a usarse como droga psicoactiva y en los setenta aparecen los primeros estudios sobre sus efectos. El perfil actual de utilización de drogas de síntesis parece iniciarse en 1985 o 1986 en Ibiza. Desde este momento su uso se ha asociado a fiestas y músicas electrónicas de tipo Acid, Techno, Dance… Parece ser que, después de un período de popularización asociado a la llamada “Ruta del bakalao”, el número de consumidores se ha estabilizado en los últimos años.

En la actualidad, el uso de drogas, no constituye simplemente un comportamiento marginal, sino que es uno de los elementos que articulan la identidad sociocultural de muchos jóvenes.

Los datos recogidos en la “Encuesta sobre drogas a la población escolar”, elaborada por el Observatorio Español sobre Drogas, corroboran el problema social que supone el consumo de estas sustancias. Así, un 5,7% de los jóvenes españoles entre 14-18 años, afirman haber probado “alguna vez” el éxtasis, un 4,6% afirman haberlo hecho en el “último año” y un 2,5%, en el “último mes”. El consumo es más frecuente en varones y la edad de inicio es en torno a los 15 años. Por otra parte, el 2,9% de los estudiantes declaran que, todos o la mayoría de sus amigos, han consumido éxtasis u otra droga de diseño.

Las pastillas se consumen los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. Lo más frecuente es tomar una o más pastillas por noche, hasta el punto que un 25% de los usuarios toman más de 4 pastillas, y simultanearlas con cannabis, alcohol y tabaco. Menos frecuentemente se asocian a cocaína, otras anfetaminas y algo menos a alucinógenos. Esto supone un gran riesgo sanitario que, en muchas ocasiones, es desconocido para los jóvenes.

Los razones por las cuáles los jóvenes justifican el consumo de droga de síntesis son para divertirse (41% de los casos), para experimentar nuevas sensaciones (en el 21,8%) o para bailar (en el 19,6%,).

En general, el creciente éxito de estas sustancias radica en:

  • su presentación atractiva y cómodo uso. Muchos usuarios ni siquiera consideran que el éxtasis sea una droga.
  • la creencia generalizada de su inocuidad.
  • el efecto que produce de autoconfianza, estado de alerta, aumento de la resistencia, mejor rendimiento físico y efecto anorexígeno.
  • la duración de su efecto estimulante sobre el Sistema Nervioso Central, que es más prolongado que el de la cocaína.
  • su relativamente bajo costo y fácil disponibilidad.

¿Qué son en realidad estas drogas y qué efectos producen?

Las drogas de diseño son sustancias químicas de síntesis, con mayor potencia y rapidez de acción que los alcaloides naturales, cuyos efectos mimetizan parcialmente. Su elaboración es sencilla, en laboratorios mínimamente equipados, y no necesitan grandes redes de distribución. En muchos casos no son más que principios activos abandonados por la industria farmacéutica por su falta de interés y redescubiertos como sustancias de abuso.

Algunas de ellas poseen un alto poder adictivo, es decir, generan tolerancia y dependencia. Se ha comprobado que en pocos meses el individuo puede pasar de tomar 1 pastilla por noche a incluso 6-8, aspecto que favorece los cuadros de intoxicación. No se ha observado que produzcan dependencia física, ya que su consumo se asocia sólo a fines de semana y dicha dependencia requiere un consumo más habitual. El síndrome de abstinencia es muy leve.

En términos generales, los efectos de todas estas sustancias son similares y directamente relacionados con la dosis, frecuencia del uso y vía de administración. Los sujetos consumidores relatan:

  1. Efectos psíquicos.
    • Cambios conductuales como euforia, elevación de la autoestima y desinhibición. Puede producirse confusión, ansiedad o agresividad. La depresión que sobreviene tras su retirada puede ser importante y causar claras inclinaciones suicidas.
    • Efectos alucinógenos leves o, como en el caso del MDMA, nulos. Pueden producir alteraciones del color o de la textura, pero no da lugar a la visión de objetos irreales.
    • con relación a sus efectos afrodisiacos existe gran controversia, ya que si bien para algunos autores existe dicho efecto, otros incluso postulan que puede producir dificultad para conseguir la erección y la eyaculación.
  2. Efectos autonómicos. Los derivados anfetamínicos de síntesis tienen los mismos efectos simpaticomiméticos que las anfetaminas y suelen dar lugar a una hiperhidrosis, visión borrosa, anorexia y elevación de la presión arterial y taquicardia. Sin embargo, todos estos efectos presentan grandes variaciones interpersonales.

TIPOS DE DROGAS DE SÍNTESIS

La OMS agrupa las drogas de síntesis, según su estructura química, en los siguientes grupos:

CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS DE SÍNTESIS
Derivados anfetamínicos
  • Metanfetamina (“speed” o “ice” o “hielo”)
  • 2,4,5-trimetoxianfetamina (TMA-2)
  • Para-metoxianfetamina (PMA o “droga de la muerte”)
  • 4-metil-2,5-dimetoxianfetamina (DOM, STP de serenidad, tranquilidad y paz)
  • 3,4-metilenodioxianfetamina (MDA, “píldora del amor”)
  • 3,4-metilenodioximetamfetamina (MDMA, “éxtasis”, “Adán”, “XTC”)
  • 3,4-metilenodioxietilanfetamina (MDEA, “Eva”)
  • Derivados vegetales: “Éxtasis vegetal”
Análogos del fentanilo
  • Alfa-metilfentanilo (China White)
  • 3-metilfentanilo (3-MF)
Análogos de la meperidina
  • 1-metil-4-fenil-4-propionoxipiperidina (MPPP o “heroína sintética”)
  • 1metil1,4 fenil 1,2,3,6 tetrahidropiridina (MPTP)
  • 1-feniletil-4-fenil-4-acetoxipiperidina (PEPAP)
Análogos de fenciclidina
  • Fenciclidina (PCP o “polvo de angel”)
  • Ketamina
  • N,N-dimetiltriptamina (DMT o “viaje del ejecutivo”)
Aminorex y análogos
  • Aminorex
  • 4-metilaminorex

Sin embargo, en muchas ocasiones, el término “éxtasis” engloba a todo el grupo de estas sustancias psicoactivas.

Debido al gran auge de estas sustancias, a su fácil síntesis y al vacío legal que existe ante la comercialización de nuevos productos, se consumen otros muchos grupos de drogas de síntesis que no se recogen en la tabla anterior. Tal es el caso de Poppers y del MBDB o nuevo éxtasis.

RIESGOS ASOCIADOS AL EMPLEO DE ESTAS SUSTANCIAS

La sobredosificación con estas sustancias produce una situación que puede ser muy grave. Se trata de un cuadro de naturaleza simpática caracterizado por ansiedad, agitación, náuseas, temblores, rigidez muscular, tensión en las mandíbulas, hiperhidrosis y midriasis. En casos graves se produce taquicardia, hipertensión, hipertermia y colapso vascular. La hipertermia es a veces tan intensa que se han descrito casos de muertes por deshidratación. También se han producido convulsiones, arritmias, hemorragias cerebrales secundarias a la hipertensión, rabdomiolisis, coagulación intravascular diseminada (CID), insuficiencia renal, necrosis hepática y coma. Los efectos tóxicos aumentan en presencia de alcohol o con el uso simultáneo de IMAOs.

Un aspecto fundamental en la génesis del cuadro de sobredosificación, es la composición o naturaleza impredecible de la droga. Para reducir los costes de producción es frecuente que esté “adulterada” con cafeína, analgésicos, antidepresivos, efedrina, antibióticos…, que pueden multiplicar los daños causados al organismo.

Por otra parte, recientes experimentos en animales, ponen de manifiesto la destrucción de neuronas serotoninérgicas en diversas regiones del cerebro. Se postula que el consumo de estas drogas, origina a largo plazo alteraciones de naturaleza psiquiátrica tales como psicosis paranoide o esquizofrenia.

DROGAS DE SÍNTESIS MÁS CONOCIDAS

“Éxtasis”

El éxtasis o MDMA o Adán, XTC, X, E, “pastillas”, “pastis”, “pirulas”, es la 3,4-metilendioximetanfetamina. Es la droga de síntesis que ha incrementado su consumo más que ninguna otra en la década de los noventa.

Se presenta en pastillas que no superan el tamaño de una aspirina, aunque también puede distribuirse en polvo, generalmente de color rosáceo, blanco, amarillo o azul.

Es activo en humanos a partir de los 75 a 100 mg (1mg/Kg de peso), y comienza a producir efectos en menos de media hora, la mayoría de los cuáles desaparecen entre las cuatro y seis horas, según la tolerancia. Pueden adquirirse por un precio comprendido entre 6-24 euros.

Sus consumidores pretenden facilitar la comunicación y las relaciones personales y conseguir una sensación de euforia, disminuyendo el cansancio, el hambre o la sed.

Cuando se consume éxtasis, no se puede beber alcohol, ya que puede desencadenar un cuadro conocido como “golpe de calor”, con alto riesgo de deshidratación. Se han registrado casos, en los que el consumidor sufre taquicardia, mareos, vómitos, calambres, nerviosismo, e incluso paranoia. Para reducir el riesgo de padecer este síndrome, sólo deben ingerir agua.

Además, como consecuencia de su consumo pueden persistir una serie de efectos residuales, tales como insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, cefalea y dolores musculares, que desaparecen tras ingerir una nueva dosis.

“Eva”

Existen otros derivados anfetamínicos cuya estructura química está estrechamente relacionada con la del MDMA. Entre ellos, cabe destacar la 3,4-metilenodioxietilanfetamina (MDEA o Eva) que se caracteriza por poseer una actividad psicotrópica similar a la MDMA, si bien sus efectos ocurren mas rápidamente y son de duración mas corta.

En cuanto a sus efectos tóxicos, también produce neurotoxicidad sobre el sistema serotoninérgico y, en lo que se refiere a la temperatura corporal, induce hipertermia.

Se consume en pastillas que por una cara suelen llevar grabada la palabra “Eva” y, por otra, la dosis activa (unos 130 mg). Su precio es similar al del éxtasis, vendiéndose como si lo fuera en muchas ocasiones. Es la que menos altera la percepción de su consumidor, pero la que más estimula el sistema nervioso central. Asimismo, es la más parecida a la anfetamina y la que menos presenta efectos secundarios.

“Píldora del amor”

El MDA o píldora del amor se sintetizó en Alemania en 1910 y combina los efectos de la anfetamina y la mescalina. Parece mostrar mayores efectos alucinógenos y una toxicidad superior al éxtasis. Con su consumo se pretende producir euforia y aumentar la sociabilidad. Tiene fama de ser afrodisíaca, a lo que debe su nombre, aunque este efecto nunca ha sido comprobado científicamente. Se presenta en cápsulas de 200-300 mg., y su vía de administración es oral. El efecto tiene lugar a los 30-60 minutos de la ingestión y dura entre 6 y 10 horas.

Dosis superiores a los 300 mg, pueden producir midriasis, hiperactividad, aumento de la salivación, piloerección y, en casos graves, rigidez, convulsiones, fallo respiratorio y muerte

“Speed”

El speed es el Clorhidrato de Metanfetamina, un derivado químico de la feniletilamina (anfetamina). Además de Speed, la metanfetamina es conocida frecuentemente como “hielo”, “shabu “,”meth” o “chalk”.

La metanfetamina es un polvo blanco, cristalino, sin olor, y con sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o licor. Esta sustancia se puede encontrar en muchas formas diferentes, pudiendo ser fumada, inhalada, ingerida o inyectada.

Fue en la década de los 80, cuando “el hielo” comenzó a ser usado, por vía inhalada. El clorhidrato de D-metanfetamina (“cristal” o “hielo”) es la metanfetamina en forma de base libre y usualmente se consume fumado. Su creciente popularidad puede atribuirse a su rápida absorción, la cual produce efectos clínicos inmediatos, comparables a los producidos por la administración de sustancias por vía intravenosa. De este modo, los usuarios reportan los efectos más intensos en aproximadamente 30 minutos. El cristal, puede ser sintetizado por medios químicos de bajo costo y relativamente accesibles, utilizando el método de reducción de efedrina.

Si la droga es inhalada o se toma por vía oral, la sensación de euforia es menos intensa, que cuando se administra por vía intravenosa, sintiendo una intensa sensación llamada “flash”, que sólo dura unos pocos minutos y que se describe como un placer extremo.

Las dosis usadas por los usuarios como droga recreativa oscilan entre 0.15 y 0.56 mg/l.

La acción de la metanfetamina sobre el sistema nervioso central produce, como el resto de derivados anfetamínicos, sensación de euforia, disminuye la sensación de cansancio, incrementa la actividad física, mejora la capacidad de concentración, disminuye el apetito, incrementa el ritmo respiratorio y produce hipertermia. A pesar de estos efectos aparentemente beneficiosos, también existen los riesgos típicos de estas sustancias.

La metanfetamina provoca un incremento del gasto cardiaco, y de la presión arterial, pudiendo causar daño vascular irreversible en el cerebro.

Además, es característico el incremento súbito de la temperatura corporal, producido por la acción vasoconstrictora de la droga, que puede originar el clásico “golpe de calor”.

El abuso crónico puede dirigir al usuario a un comportamiento psicótico, caracterizado por paranoia intensa, alucinaciones visuales y auditivas, y rabia incontrolable que se puede transformarse en un comportamiento extremadamente violento. Producen un síndrome de abstinencia no muy evidente y que se caracteriza por depresión, agitación, fatiga, trastornos del sueño, apatía, confusión, irritabilidad, ansiedad, desorientación, agitación psicomotriz, mialgias, mioclonías, midriasis y tendencia a la autolisis.

“Polvo de Ángel”

La fenciclidina o polvo de angel o PCP, se comenzó a fabricar en los años 50 como anestésico intravenoso. A mediados de los años 60, se dejó de utilizar debido a que producía en los pacientes intervenidos agitación, estados de delirio y conductas irracionales. Se trata de un polvo blanco, cristalino, que se disuelve fácilmente en agua o alcohol. Tiene un sabor amargo distintivo y se puede mezclar con facilidad con colorantes. Se comercializa en forma de diversas clases de tabletas, cápsulas y polvos de colores. Por lo general se usa inhalada, fumada o ingerida. Para fumarla se suele aplicar a hojas de plantas, como menta, perejil, orégano o marihuana.

Los efectos del PCP en el cerebro inhiben la habilidad del usuario para concentrarse, pensar de manera lógica y articular. Ocurren cambios dramáticos en la percepción, los pensamientos y el estado de ánimo. Algunos usuarios experimentan una euforia de leve a intensa, mientras que otros se sienten amenazados por el miedo, la ansiedad o el pánico.

Las personas que usan PCP de forma crónica afirman que tienen pérdida de memoria, dificultad para hablar y pensar, depresión y pérdida de peso. Estos síntomas pueden persistir hasta un año después de dejar de usar PCP. También se han notificado trastornos emocionales. Puede interaccionar con otros depresores del sistema nervioso central, como el alcohol y las benzodiazepinas, pudiendo incluso poner en peligro la vida del paciente.

“Poppers”

Los Poppers son unas drogas recreativas compuestas por Nitrato de amilo, en la mayor parte de los casos, pero también por otros nitritos como nitrito de butilo o nitrito de isobutilo. Son líquidos incoloros e inodoros que se administran inhalados y que se presentan en botes de cristal. El Nitrato de amilo es una sustancia muy volátil e inflamatoria y nunca ha de ser ingerida porque puede ser mortal.

Esta droga produce estimulación y vasodilatación, efectos que se perciben muy rápidamente. A los pocos segundos de la inhalación, se produce una fuerte sensación de euforia, de ligereza, desinhibición sexual, etc. Los efectos desaparecen en seguida, produciéndose posterior depresión y agotamiento. Es muy usada por sus efectos durante el acto sexual, ya que incrementa el orgasmo y relaja los músculos de ano, no obstante también puede producir pérdida de la erección.

Los efectos adversos que se producen con esta sustancia son: enrojecimiento de la cara y cuello, cefalea, náuseas y vómitos, taquicardia e hipotensión ortostática. El popper crea tolerancia y una considerable dependencia física, lo cual unido a la breve duración de sus efectos buscados, lo convierte en una droga peligrosa, con un elevado riesgo de intoxicación por sobredosis.

“Éxtasis líquido”

En realidad el GHB (gamma-hidroxibutirato), aunque es conocido como éxtasis líquido, nada tiene que ver con el MDMA. Se trata de un metabolito fisiológico derivado del GABA, que se aisló investigando acerca de este neurotransmisor y que se encuentra en todos los tejidos del organismo, en especial en el cerebro. Es un líquido incoloro, inodoro y con un cierto sabor salado. Cuando se descubrió está sustancia, se le atribuyeron una serie de aplicaciones terapéuticas:

  • narcolepsia
  • tratamientos de drogodependencia (alcoholismo, adicción a la heroína y síndrome de abstinencia);
  • anestésico intravenoso;
  • ayuda al parto (disminuye el dolor y aumenta la dilatación del cuello del útero).

Los efectos que se han observado con el consumo de esta droga son relajación y somnolencia. Con dosis de 10 mg/ kg de peso produce hipotonía y anestesia. Si la dosis es de 20-30 mg/kg, el GHB produce adormecimiento y sueño y cuando alcanzan 50-70 mg/kg, puede desencadenar un estado hipnótico y causar bradicardia y bradipnea. Dosis más altas aumentan la depresión cardiopulmonar y comportan el riesgo de mioclonias y actividad epileptógena. El problema que radica en esta droga es que es líquida y la dosificación no es tan exacta como en el caso de las pastillas. Las sobredosificaciones son muy corrientes, pudiéndose llegar a estados de coma y muerte. Los efectos aparecen al cabo de cinco o diez minutos de la ingestión y habitualmente se prolongan de una hora y media a tres horas.

ÉXTASIS VEGETAL, UNA FALSA SEGURIDAD

Durante los últimos años, han aparecido en el mercado unos productos a base de plantas medicinales comercializados con fines lúdicos. Entre otros, cabe destacar aquellos conocidos como “éxtasis vegetal”. Según los fabricantes, se trata de productos estimulantes de origen natural carentes de efectos secundarios, por lo que se han considerado una alternativa “sana y segura” al éxtasis químico. Sin embargo, las sustancias que lo componen pueden resultar peligrosas y por tanto se debería tener precaución con su consumo.

El éxtasis vegetal son preparados de composición muy variable, constituidos por multitud de plantas y compuestos químicos. Se comercializa como comprimidos o cápsulas de atractivos colores, a un precio que ronda los 18 euros el envase de unos 10 comprimidos. Su venta se realiza a través de Internet, por correo o en Smart Shops, tiendas especializadas en la venta de productos estimulantes a base de plantas. Algunos de sus nombres comerciales más conocidos en España son Cloud 9, Herbal Bliss, Ritual Spirit, Herbal X, GWM, Rave Energy, Ultimate Xphoria.

Todos los preparados conocidos como éxtasis vegetal tienen en común la presencia en su composición de las siguientes plantas:

  • Plantas ricas en cafeína, como la nuez de cola, la guaraná o el té. La cantidad de cafeína presente en ellas oscila entre un 2 a un 6%.
  • Plantas con precursores anfetamínicos como la efedra, la bala o el cálamo aromático. La efedra y la bala contiene efedrina, una amina simpaticomimética muy similar a la noradrenalina. Por su parte, el cálamo aromático presenta asarona, entre cuyos metabolitos se encuentra la trimetilanfetamina.
  • Plantas de exclusivo control médico o farmacéutico como la pasiflora, el ginkgo o el ginseng.
  • Plantas desconocidas en la tradición fitoterapéutica española como el kava-kava, la damiana, la salvia de los adivinos o el yohimbe.

Finalmente, puede aparecer sustancias químicas como la L-arginina, la fenilalanina o el ácido gamma-aminobutírico.

El éxtasis vegetal es un estimulante de la corteza nerviosa debido a la presencia de cafeína y de análogos anfetamínicos como la efedrina de la efedra o la asarona del cálamo aromático.

Aunque estos productos se han comercializado asegurando su seguridad y legalidad, se han recogido más de 800 reacciones adversas asociadas al consumo de estos preparados. De estos 800 casos, 17 resultaron mortales, por lo que la FDA americana decidió prohibir la fabricación y comercialización de estas sustancias. En una revisión sobre 140 casos de reacciones adversas en individuos consumidores de productos a base de efedra, recogidas por la FDA entre 1997 y 1999, se estableció que en el 31% de los casos existía una relación de causalidad directa entre el consumo de efedra y la reacción adversa, mientras que en otro 31% era muy posible que estuviera relacionado. De estas reacciones adversas, el 47% eran de índole cardiovascular (hipertensión, palpitaciones, taquicardia, ictus) y 18% eran de tipo nervioso (convulsiones, insomnio). De los 140 casos, 10 fueron mortales y 13 produjeron una incapacidad permanente del individuo.

Debido a la presencia de sustancias estimulantes, el éxtasis vegetal está contraindicado en caso de trastornos cardiovasculares como hipertensión, insuficiencia cardiaca o insuficiencia coronaria. Las bases xánticas, la efedrina, el ginseng y la yohimbina del yohimbe presentan unos efectos cronotrópicos y vasoconstrictores que pueden empeorar los cuadros, pudiendo producir crisis de hipertensión o infarto de miocardio.

Asimismo, tampoco se debe utilizar en caso de que el individuo presente ansiedad o insomnio, ya que todas estas sustancias pueden agravar las crisis de angustia.

De igual manera es peligrosa su utilización en caso de diabetes. La efedrina puede elevar la glucemia, por lo que el consumo de esta droga por enfermos diabéticos puede originar una grave hiperglucemia. Por su parte, el ginseng tiene un efecto hipoglucemiante, por lo que puede producir una hipoglucemia severa.

Además estas plantas presentan interacciones con medicamentos, algunas de las cuáles pueden resultar importantes. Las bases xánticas, la efedrina, el ginseng y la yohimbina pueden potenciar los efectos y la toxicidad de los digitálicos debido a sus efectos inotrópicos.

En caso de tratamiento con IMAOs, estos productos pueden aumentar la excitabilidad producida por estos fármacos debido a su efecto estimulante nervioso y a los efectos simpaticomiméticos indirectos de la efedra y la yohimbina. Por lo tanto se pueden provocar crisis hipertensivas al aumentar la liberación de catecolaminas.

Igualmente, en pacientes diabéticos sometidos al tratamiento con sulfonilureas o insulina se pueden potenciar los efectos y producir una hipoglucemia. Por su parte la efedrina antagoniza los efectos de dichos fármacos y puede generar un coma hipoglucémico.

También es muy frecuente el consumo de estas drogas con alcohol. El éxtasis vegetal puede potenciar los efectos depresores del alcohol y llegar a producir una depresión respiratoria.

El uso, y sobre todo el abuso de estas sustancias pueden dar lugar a reacciones adversas como nerviosismo, temblores, insomnio, excitabilidad, cefaleas, náuseas, vómitos, dolor abdominal, úlcera gastroduodenal, hemorragias, taquicardia o hipertensión. En algunos casos pueden aparecer reacciones alérgicas caracterizadas por prurito, erupciones eritematosas.

ADVERTENCIA: Chavales tened mucho cuidado con estas drogas en verano. Si no consumìs grandes cantidades de agua, estais expuestos al golpe de calor, deshidratación y muerte.

Se dan muchos casos en la época estival. Además en locales sin escrúpulos , cierran la llave de paso del agua para que la pidais en la barra y os la cobren a precio de oro.

Bibliografía

  • Bondy P, Dilts P, Drossman D et al. El Manual Merck. Editorial Harcourt, Madrid. 10ª Edición, 1999; 1584-601.
  • Agudo J, Ballesteros S, Cabrera R et al. Manual de Drogodependencias de la Comunidad de Madrid. Cauce Editorial, Madrid. 1998; 127-47.
  • Amphetamine-type stimulans: a global review; United Nations International Drug Control Programme (UNDCP), WHO, Vienna, 1996.
  • Drogas de síntesis en España. Patrones y tendencias de adquisición y consumo. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Ministerio del Interior; Ed. Doce Calles, S.L., 1997.
  • Nau, J; Consumption of psychotropics in France; Lancet, 343.
  • Wright JD et al; Knowledge and experience of young people regarding drug misuse, 1969-94; British Medical Journal, 310.
  • de la Torrre R, Poudevida S, Hernández-López C et al. “Farmacología clínica de la 3,4-metilenodioximetanfetamina (mdma, éxtasis)” Conductas adic. Originales 2001; 1: 1-4
  • www.nida.nih.gov/infofax/
  • Haller CA, Benowitz NL. Adverse cardiovascular and central nervous system events associated with dietary supplements containing ephedra alkaloids. N Engl J Med 2000; 343(25): 1833-8.

Tres cárteles mexicanos se disputan en España el control del tráfico de drogas, de acuerdo con informes de la Policía Nacional del país europeo.

Los tentáculos de los cárteles mexicanos de la droga ya han llegado a España y desde hace algunos meses son tres las organizaciones criminales que están operando aquí: el cártel de Sinaloa, el cártel de Michoacán y Los Zetas, de acuerdo con una investigación realizada por EL UNIVERSAL.

La intención de estos grupos es hacerse del control de la exportación de cocaína en el Viejo Continente, tras desplazar a los narcotraficantes colombianos, y su puerta de entrada es España. Por eso muchos de sus miembros desde hace algunos años se han instalado en Madrid con la intención de establecer contactos con narcotraficantes gallegos, pero también con empresarios y abogados españoles que les ayuden a distribuir la droga y a blanquear las millonarias ganancias que obtienen en otros negocios como el de la prostitución.

Fuentes de la policía nacional, que prefieren guardar el anonimato por seguridad, reconocen haber detectado la presencia de los tres cárteles en España. Explican que su modo de actuar es casi siempre el mismo: algunos de sus miembros viajan a Madrid en avión, por separado, haciéndose pasar por hombres de negocios, y se alojan en hoteles de lujo.

Aquí inician los primeros contactos con el objetivo de establecer el negocio y analizar los controles de seguridad que hay en aeropuertos y aduanas. En algunas ocasiones mandan la droga en contenedores a través de los puertos de Algeciras, de Barcelona o de Lisboa, normalmente en cantidades pequeñas por si son interceptadas. Además, utilizan a las llamadas mulas o correos de la droga, que viajan en avión para introducir pequeñas cantidades que llevan en sus equipajes, adosadas a su cuerpo e incluso tragadas, con el peligro que eso conlleva para sus vidas.

El periodista español Antonio Salas, un hombre que lleva varios años realizando reportajes de investigación y que se ha infiltrado en diversas organizaciones delictivas poniendo en peligro su vida [su identidad es un seudónimo porque vive amenazado], llegó a colarse en uno de estos cárteles durante una investigación que realizó por tres años antes de escribir su libro Operación princesa, de la editorial Temas de Hoy.

Con su cámara oculta, Salas logró grabar a miembros del cártel de Michoacán en Madrid. “Cárteles como el de Sinaloa o Los Zetas ya están en España y la policía española tiene constancia de ello. Pero yo también he tenido la oportunidad de conocer y de grabar a miembros del cártel de Michoacán en Madrid”, asegura en entrevista con EL UNIVERSAL.

El 8 de agosto de 2012, cuatro miembros del cártel de Sinaloa, entre ellos Jesús Gutiérrez Guzmán, primo de El Chapo Guzmán, jefe del cártel de Sinaloa, fueron detenidos en un hotel madrileño. Días antes habían intentado introducir en España 373 kilos de cocaína de gran pureza a través del puerto de Algeciras (Cádiz).

El primo de El Chapo llevaba viviendo en Madrid desde el año anterior, mientras que los otros tres hombres habían viajado al país en numerosas ocasiones en los últimos años. Su idea era establecerse en España para dedicarse a distribuir la droga del cártel. La operación llamada Rak Waters (Aguas oscuras), que había iniciado en 2009, fue lanzada por la policía española en colaboración con el FBI.

Le ganan el negocio a colombianos

La incautación de alijos de cocaína procedentes de México en las aduanas españolas también ha aumentado, como explica a EL UNIVERSAL Manuel Méndez, jefe del Grupo de Estupefacientes del aeropuerto de Madrid-Barajas, un departamento en el que trabajan 30 personas y que se encarga de detectar a las mulas.

Méndez recuerda el mayor alijo interceptado en Barajas. Fue el 9 de diciembre de 2010. Tres sobrecargos de la aerolínea Aeroméxico llevaban en sus maletas 143 kilos de cocaína. Viajaban con el uniforme de la compañía y llevaban dos maletas cada uno, pero eran tan pesadas que un miembro del equipo de Méndez sospechó. Un año después, fue un copiloto de la misma compañía quien viajaba con 42 kilos de cocaína en su equipaje. Lo detuvieron el 25 de agosto y aseguró que como a España acababa de llegar el Papa Benedicto XVI de visita, no pensaba que lo fueran a capturar.

Méndez afirma que hay dos razones por las que los narcos mexicanos se quieren establecer en Europa: aquí la demanda de droga es mayor y los precios de la cocaína son más altos. “Aquí, un gramo de cocaína es mucho más caro que en México o que en Estados Unidos: 60 euros [unos mil pesos] en Madrid, frente a los 25 euros [450 pesos] de México o los 50 [900] de Estados Unidos”, explica. En algunos países del norte de Europa, como Noruega o Finlandia, puede superar los 100 euros [mil 800 pesos], de acuerdo con datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

“Por eso los narcotraficantes mexicanos han puesto sus ojos en el Viejo Continente y España es su puerta de entrada”, asegura Méndez. “Además, por cada kilo de cocaína que los narcotraficantes logran introducir al país, llegan a obtener hasta un millón de euros en el mercado. Y teniendo en cuenta que sólo pagan 5 mil o 6 mil dólares a cada mula, la ganancia que obtienen es enorme”.

Otra de las razones por la que los cárteles mexicanos han decidido dar el salto europeo en busca de nuevos mercados, es porque en los últimos años el consumo de cocaína en algunos países como España se ha duplicado. Aquí, hasta finales de los años 90 se consumía heroína, pero la aparición del Sida frenó el consumo de esta droga y dio paso a la cocaína, y ahora es el país con el mayor número de consumidores por habitantes, algo parecido a lo que ocurre en el resto de Europa.

Hay datos que lo confirman: según un informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías, unos 14 millones de europeos consumen cocaína con cierta regularidad, es decir, 4.1% de la población. Una tasa mucho mayor proporcionalmente a la de Estados Unidos o México.

En cuanto a los narcotraficantes, como señala Francis Maertens, director de la División de Operaciones de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en la década de los 80 los grupos colombianos utilizaban a los cárteles mexicanos para transportar la cocaína a Estados Unidos y los mexicanos recibían como pago la mitad del envío de la cocaína. Pero con el paso del tiempo los cárteles mexicanos, cada vez más fortalecidos, han comenzado a dominar la industria.

Ahora, en opinión de Salas, “México ha desplazado el protagonismo de Colombia, Perú o Bolivia como proveedor, no sólo de cocaína o metanfetaminas para Estados Unidos, sino también para Europa”, explica. Es decir, hoy en día los narcotraficantes mexicanos son quienes dominan el mercado.

En las entrañas del cártel

Para llevar a cabo su investigación, Salas se creó la identidad de un motorista free biker con antecedentes por tráfico de armas, que se dedicaba a transportar dinero del crimen organizado. A partir de esa nueva identidad se infiltró en cárteles tanto españoles como mexicanos, con los que convivió durante varios meses en México.

De los mexicanos, dice que “su problema es que tienen más cojones que cerebro y todo lo solucionan a tiros”, y reconoce que lo que más le sorprendió cuando llegó a México por primera vez “fue la brutalidad con la que operan”. Es decir, ellos no amenazan, directamente matan, decapitan, cortan manos, piernas, violan niñas y entierran vivos.

“Después de escribir El palestino, para lo que conviví con miembros de ETA, de las FARC y de la Yihad Islámica en 13 países”, cuenta en referencia al libro, “creía que la brutalidad de los paramilitares colombianos no podía ser superada por nada ni nadie, pero en México he descubierto que estaba equivocado”, asegura. “Las filmaciones y testimonios que recogí sobre las mutilaciones de los paramilitares colombianos durante mi infiltración anterior palidecen ante la barbarie y el sadismo del ‘idioma narco’ en México. En ningún otro lugar del mundo he encontrado una socialización de la violencia tan brutal y salvaje como aquí”.

En el libro, que está novelado pero basado en hechos reales, Salas relata una escena que él mismo vivió en una mansión de un narcotraficante en México, en la que un grupo de 40 personas, entre capos, empresarios y políticos violan a tres adolescentes en un ritual sádico.

Otra de las cosas que le sorprendieron durante su convivencia con un cártel mexicano, fue la rivalidad entre los distintos grupos delictivos. “La brutal cantidad de dinero que mueven y su influencia política, social y empresarial justifican esa guerra entre los siete grandes cárteles y la pléyade de pequeños satélites que les rodean. Todos quieren su parte del pastel”.

Millonario negocio

Y es que el pastel es gigante. De acuerdo con la DEA, el narcotráfico es el negocio ilegal más grande del planeta y mueve más de 500 mil millones de dólares al año. Sólo en México, donde el consumo de drogas se ha duplicado desde 2002, y donde hay unos 500 mil adictos, la cifra alcanza 25 mil millones de dólares.

Pero el narcotráfico no es un delito que se cometa solo. Siempre va ligado a otros como el tráfico de personas, la prostitución, el tráfico de armas y el lavado de dinero. Entre otras cosas porque necesita negocios para blanquear las enormes cantidades de dinero que mueve.

“Ahora los cárteles cuentan con asesores financieros, economistas, abogados (…) que se ocupan de blanquear el dinero de la droga volviendo a introducirlo en el circuito legal. Por eso financian partidos políticos, fundan empresas multinacionales, invierten en arte, futbol, etc”, asegura Salas.

En ese sentido, denuncia el negocio de la prostitución y lo que hay detrás. “Hace nueve años publiqué El año que trafiqué con mujeres, un libro y un documental en el que resumía mi infiltración en la trata de blancas haciéndome pasar por propietario de dos burdeles en Bilbao y Marbella”, relata. “En España negocié la compra de jóvenes rumanas y nigerianas; pero lo más increíble es que en Madrid pude grabar la negociación de la compra de cuatro niñas chiapanecas vírgenes, de entre 12 y 14 años, para mis supuestos burdeles, a 25 mil dólares cada niña. Fue uno de los momentos más duros de mi vida profesional. Las prostitutas están detrás de todo. Hemos socializado la prostitución como algo normal, y nos sorprendería saber cuántos pactos de Estado, contratos empresariales o fichajes deportivos se firman en la trastienda de un burdel”, concluye.

INVESTIGACIÓN. Durante tres años, el periodista español Antonio Salas, quien se ha infiltrado en organizaciones como ETA y la Yihad Islámica, documentó la ruta y forma de operar de los cárteles mexicanos en Europa, como se muestra en el mapa. En su libro “Operación princesa”, afirma que estos grupos tienen una gran influencia política, social y empresarial en el Viejo Continente (ESPECIAL)

Alfons Martí Bauçà

Periodista y escritor, autor de Droga : la industria del Inquisidor, Salamina, Barcelona, 2011. El actual fenómeno del uso masivo de drogas remonta sus orígenes al corazón del siglo XIX en la Europa capitalista y antidemocrática. De modo que la industria del narcotráfico nace de la mentalidad económica moderna la cual consiste, en esencia, en buscar la manera de amasar la mayor fortuna al más bajo coste (material) aunque al más alto precio médico y social. Desde los años 1970, España, líder mundial de consumo de la cocaína, ha sido el principal punto de entrada de las drogas en Europa, con las consecuencias de todo tipo (100.000 muertos) que ello conlleva.

Al margen del uso restrictivo y meramente puntual de hierbas en tribus primitivas, el auge del consumo de drogas químicas arranca y se proyecta en y desde esa mentalidad expansiva que, desde 1850, ataca a varios continentes, implicando política y gobiernos. Así, la fórmula destructiva y dañina de las drogas responde a la necesidad de crear adicción y por tanto, de crear un contingente de clientes dispuestos a dejar hasta el último euro en manos del industrial.

Desde los años 1960, sucesivas oleadas de heroína, cocaína, anfetaminas… han ido irrumpiendo en climas sociales y políticos abonados para su penetración : paro, desesperación en las clases pobres del Tercer Mundo –por tanto, receptivas a la llegada de cualquier fuente de ingresos– y también ocio escapista, evasión, decadencia y falta de interés por todo en el seno de las sociedades de la abundancia –del cual se nutre el negocio–. España, sin duda, ha sido un punto de penetración destacado, la puerta de la droga en Europa desde los años 1970.

El “mayor negocio del mundo” mueve, según datos de la ONU, cifras de ganancias anuales que rondan los 300.000 millones de dólares, sin olvidar las fuentes ilícitas que arrastran : la prostitución, el tráfico de niños, de órganos y el mercado negro de las armas. En los países del Sur, la economía, ya maltrecha y dependiente, es pasto del narcotráfico hasta el punto de suponer el 15% del PIB mundial.

Actualmente, las redes del narcotráfico, en el caso de la cocaína, por ejemplo, presentan el diseño de empresas muy estructuradas, con asesores, abogados, químicos, funcionarios corruptos o expertos en mercado en sus plantillas que aseguran un tipo de empresa cuya eficacia, solvencia y olfato mercantil supera con creces al que presentan las industrias más lícitas.

Ahora asociamos las drogas a importaciones que llegan por mar y aire. Lo cierto es que cuando surgió, esta industria lo hizo desde Europa y para los europeos, con plantas industriales de orden similar a la metalurgia o la industria de guerra. Fue una apuesta de gobiernos ferozmente antidemocráticos, quienes impulsaron la expansión de industrias tras el fracaso de las revoluciones de 1848. Era la época de la destrucción del Derecho, el fracaso del liberalismo y del uso del Estado como arma para extraer ganancias, robo y asesinato (1). Si Marx dijo lo de “la religión es el opio del pueblo” era porque el opio y las drogas ya eran un caramelo para los manipuladores y “explotadores” que el filósofo alemán denunciaba junto a otros autores.

Entonces, los gobiernos se consagraron a patrocinar “el libre fluir del dinero”. En 1850, la química logra extraer de las hojas de coca su principio alcaloide. Detrás de este logro estaba Maximiliano de Austria, quien mandó una fragata, el Novara, a dar la vuelta al mundo con el encargo explícito de recoger hojas de coca para entregarlas a sus químicos de la Corte. Por fin, Niemann satisface al gobierno : la industria se pone en marcha y, en 1862, Merck empieza a comercializar cocaína refinada con apoyo real.

En Estados Unidos, un leal competidor, Davis, se ocupa de bombardear el mercado americano. Los industriales holandeses y alemanes lideran el negocio, llegando entre 1885 y 1914 a captar a millones de adictos coincidiendo con la baja de precio, pasando entonces de 280 dólares a 3 por gramo.

En 1868, un químico fracasado, el corso Mariani, “inventa” un vino tinto mezclado con cocaína. Lo presenta como un “antidepresivo” fabuloso. Las autoridades del momento prestan su apoyo, desde la reina Victoria al Papa León XIII. Mariani amasa una fortuna que demuestra la importancia y el boom del producto, eficaz, según los gobiernos, para que el cliente resulte productivo y pase el rato de ocio alejado de cualquier pensamiento subversivo.

La cocaína era presentada como un “elixir” porque, en la vida meramente económica del europeo, este producto sumergía en fantasías mentales que ayudaban a superar los ratos que no se dedicaban a la única realidad : el dinero y la máquina que lo alcanza. En 1886, Merck ya facturaba millones, era una industria floreciente (igual que la heroína de la Bayer en 1890, o la morfina) que no sufrió mengua alguna cuando el mundo del siglo XIX se hundió junto a 70 millones de seres humanos en la Primera Guerra Mundial. Hoy sabemos, por informes médicos, que la cocaína produce lesiones en el cerebro irreparables, con zonas muertas, de cráteres sin actividad alguna como en casos de esquizofrenia (2). Sin embargo, estas investigaciones no han sido habituales y la industria del siglo XIX ni siquiera se planteaba esa realidad médica : el invento generaba ganancias y eso bastaba para ser aceptado (3).

El segundo período del auge de las drogas crece en la Guerra Fría. Se crea el Triángulo Dorado de naciones asiáticas exportadoras de heroína. Y los nazis huidos implantan en Latinoamérica la cocaína, tras pactar su apoyo a la CIA en el marco de la Guerra Fría (4). Klaus Barbie acude a asesorar a las elites fascistas criollas cuyos gobiernos aceptan la idea de abandonar los cultivos obsoletos de madera o azúcar para dedicarse a la nueva máquina de hacer dinero. A cambio, los nazis reciben trato de favor, cargos y creen poder reconstruir su secta internacional a base de crear una red de adictos fieles a los proveedores del maná. El general Pinochet aceptó entregarse al negocio, activado desde entonces en Chile. Bolivia, Perú o Colombia se convirtieron, en cuestión de décadas, en “narco-Estados”. El ex presidente colombiano Belisario Betancour retrató la situación en cierta ocasión : “estamos luchando contra una organización más fuerte que el Estado” (5). En general, sucede que no hay Estado tiránico, débil o antidemocrático que no caiga en las garras del narcotráfico, pues el negocio ayuda a crear una casta gobernante corrupta y rica, más allá de la ley.

Hoy, de Afganistán a Kosovo, idéntico proceso : desastre y guerra destruyen las estructuras tradicionales, lo cual facilita la penetración del negocio global que no reconoce fronteras y menos aún las de territorios sin democracia. Mientras, las ganancias también globales se esconden en paraísos fiscales donde colindan con ganancias financieras también dudosas, pero siempre deseosas de nuevas ganancias globales. Por algo los causantes de la crisis actual se están, literalmente, enamorando del narcotráfico. En palabras de David Borden, tiburón financiero, “si la gente dejara de consumir droga, ¿qué pasaría con la economía ?”.

 

LÍDER MUNDIAL DE CONSUMO DE LA COCAÍNA

En España, las drogas matan hoy a más de 6.000 personas, de modo directo, al año. La incidencia, por otra parte, de las drogas es muy acusada desde los años 1970. La llamada “epidemia de heroína”, entre 1979 y 1982, acabó con la vida de unos 100.000 españoles, una cifra escalofriante que no debe olvidarse y que ilustra la gravedad del caso. Esta devastación fue sucedida por la no menos brutal penetración de la cocaína y el elenco de drogas de diseño en un clima propicio de fiebre del oro y de inversiones incontroladas.

Presentada como “remedio a los males de la morfina” a finales de siglo XIX y explotada por grandes firmas europeas, la heroína fue prohibida en España por el gobierno de la Segunda República, preocupado por la salud pública, en un decreto firmado por Alcalá Zamora en 1932. Sin embargo, fue a partir de los años 1970 cuando se convierte en un negocio devastador y masivo en España.

Cultivada por “señores de la guerra” amigos de la CIA en el “Triángulo Dorado” (norte de Tailandia, Birmania y Laos) antes que en Afganistán, la heroína aterrizó en España causando estragos entre la población juvenil y los artistas, mientras se forjaba una curiosa imagen de la rebeldía y del joven rebelde como “inconformista, de extracción humilde y muerto de sobredosis”.

En medio de un paro feroz, el remedio a la miseria social y acto de rebeldía era caer en una adicción letal, como muestran las películas de esa época, protagonizadas por artistas que imitaron en la vida real el final horroroso de la ficción. Si la heroína devastó barrios y pueblos enteros, España se convirtió hace pocos años en líder mundial de consumo de la cocaína. En España, el negocio penetró de la mano de cárteles colombianos aliados con narcos de guante blanco como el abogado gallego Pablo Vioque –inversor, ex político, ex Banco Urquijo…– quienes no dudaban en aplicar el terror en España si se les molestaba como cuando casi asesinan, en 2003, al fiscal Javier Zaragoza por sus investigaciones antidroga. El blanco preferido eran las zonas de ocio, pasto de nuevas inversiones de dudoso origen. En 2001 ya, fuentes de la Guardia Civil alertaban del vertiginoso aumento del blanqueo : “España lava medio billón de droga, y es sólo la punta del iceberg”, aseguraban. Muy criticada fue la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales, acusada de ineficaz y opaca. La penetración masiva de la cocaína acompañaba una paralela operación de lavado en forma de inversiones inmobiliarias y de centros de ocio. La burbuja inmobiliaria estaba muy ligada a las inversiones negras.

Mientras la Drug Enforcement Administration (DEA) norteamericana alertaba a las autoridades de que España era el nuevo paraíso fiscal de las redes, Marbella destacó como centro de inversión de todo el narcotráfico mundial. La policía corrupta de Marbella daba cobertura a prostíbulos y locales de venta de droga, mientras que las inversiones en urbanizaciones deslumbrantes no eran más que la fase de lavado del negocio, uno de los favoritos de las mafias rusa o árabe afincadas en el Sur de España.

En el plano médico, la devastación producida por estas drogas aún resta por manifestarse. Los psiquiatras del Centro de Atención a la Drogodependencia (CAD) de Murcia ya avisaron, en 2003, de que “los médicos que tratamos toxicomanías esperamos que en 15 ó 20 años afloren multitud de demencias en personas como los adolescentes de ahora que, de jóvenes, consumieron muchas drogas”. Pese a todo y a un aumento obvio de la violencia y criminalidad relacionadas con estas drogas, la confusión y la ignorancia predominan y en una reciente encuesta, el 20% de jóvenes afirmaba que tomar drogas era “algo normal”. Cuando surge el boom del dinero, hay una escalada de corrupción que aflorará años después y que corre muy pareja al boom de las drogas. España ya era, hacia el 2000, puerta de entrada de la droga en Europa, así como destino de la industria europea de drogas de diseño. Un mapa de negocios inmobiliarios, de ocio y nocturnos fueron blanco fácil para la entrada de redes de cocaína, las cuales sabían que el blanqueo y la demanda de drogas se disparan en estos casos.

Muchas redes operan hoy en barrios de grandes ciudades españolas con tanto poder de penetración como el demostrado en zonas de ocio. Primero se acercan a negocios de restauración, bares… como vendedores que reclaman tener una parcela, un espacio de connivencia con los restauradores. Luego, finalmente, van adquiriendo una masa de clientes y un status que les permite presionar a los propietarios para que se sometan a las directrices, lo cual convierte el local en una tapadera para la venta de droga.

Entre 1999 y 2004, ocurre que, con la creación del euro, se deprecia todo excepto la droga. La cocaína y la heroína se rebajan un 22% y un 45% respectivamente. Mientras, la demanda crece entre una clientela que busca evasión a toda costa y en especial la sensación de alcanzar el poder económico, pues ciertas drogas son presentadas como un símbolo de poder y de pertenecer a un grupo superior económico.

La ficción de la burbuja y la que generan las drogas se dieron la mano. La crisis ha facilitado la visión del negocio como una “salida” para gente sin formación ni más horizonte que el dinero. Y además, ha empujado a un grupo de personas con perfil psicológico débil a buscar “consuelo” en los estupefacientes.

Hoy España sigue siendo la ruta preferida de entrada de la droga de ultramar, la colombiana o mexicana vía África o el Caribe y la africana vía Baleares (léase, p. 23, el artículo de Antonio Palerm), puente a la Península. Se sabe muy bien que los puertos son el punto destacado de introducción, aprovechando la dificultad de control de las mercancías portuarias. Mientras, el consumo crece y la juventud se inicia a más corta edad.

En una sociedad que sólo valora el “éxito”, los jóvenes, ignorantes de los efectos reales de las drogas, se entregan a pasar sus ratos de ocio obedeciendo la consigna dominante de “disfrutar y no pensar en nada”, es decir, en escapismo. Salir de la realidad, aceptar que solo se vive para consumir y trabajar de modo esclavo y conformista. Y esta perspectiva oscurece tanto el futuro político de un país como pone en peligro de caer en adicciones fatales a un número demasiado elevado de ciudadanos. Lo cual fomenta la industria de la droga.

 

(1) Benedetto Croce, Historia de Europa en el siglo XIX, Ariel, Madrid, 1996.

(2) Arthur Westover et al., Archives of General Psychiatry, vol. 64, abril 2007, Chicago.

(3) Hannah Arendt, Orígenes del totalitarismo, Alianza, Madrid, 2006.

(4) Michael Ruppert, Crossing the Rubicon, New Society Publishers, Gabriola Island, 2004.

(5) Ives Lavigne, Death dealers, Harper Collins, Toronto, 1999.

Un trago que puede ser mortal El éxtasis líquido (GHB), una droga peligrosa que llegó a España hace dos años, tiene efectod impredecibles en el cuerpo humano y algunos de eelos pueden ser de gravedad extrema ___________________________________________ MYRIAM LOPEZ BLANCO y PATRICIA MATEY

En los 70 fueron las discotecas. En los 90, lo que se lleva son las rave, literalmente, fiestas de moda. Algunas de ellas empiezan por la mañana para acabar dos o tres días más tarde, ininterrumpidamente. La música techno es el nuevo ritmo, un sonido que ha generado una nueva cultura en la cual incluso la forma de vestir (el club wear) se ha convertido en un interesante distintivo.

Pero, a pesar de las advertencias de muchos de los líderes de este nuevo movimiento, parece que a algunas personas no les basta la música para mantener la excitación y recurren a ciertas sustancias para resistir lo que dure la fiesta. El GHB (gamma-hidroxibutirato), bautizado como éxtasis líquido, es el último producto que ha salido a escena.

Es un líquido incoloro, inodoro y con un cierto sabor salado, que a veces puede llegar a provocar la muerte. La sustancia acaba de aparecer en los medios de comunicación españoles, a raíz de la incautación -por primera vez en nuestro país- de cerca de dos litros de GHB, en Madrid. Sin embargo, el Instituto Nacional de Toxicología tiene constancia de consumos de GHB en España desde hace más de dos años. En Gran Bretaña y en EEUU hace ya varios años que está causando estragos. La CNN emitió hace un par de meses un reportaje sobrecogedor sobre algunos de los jóvenes que habían ingerido la nueva droga. Las consecuencias fueron devastadoras. Varios de estos consumidores entraron en coma permanente. Otros, murieron. “Lo único que recuerdo es que me desperté en un hospital con tubos por todas partes y no podía hablar”, dijo Andy DuBois, uno de los jóvenes hospitalizados como consecuencia de la ingestión de GHB.

Lorenzo Paz Gonzalo, presidente de la Asociación Vasco-Navarra de Anestesia y Dolor, no acaba de creerse que el gamma-hidroxibutirato (GHB) haya pasado a convertirse en una nueva droga. “Me parece algo terrorífico. No sólo atenta contra la salud, sino que claramente puede ser mortal”.

Sin embargo, aunque las consecuencias del consumo de GHB están llegando a ser devastadoras, la historia de esta sustancia empezó siendo de lo más inocente. “Hace 15 años que yo utilizaba el GHB en Alemania como anestésico para los pacientes que estaban en unidades de cuidados intensivos. Pero se dejó de utilizar porque provocaba alucinaciones en los pacientes durante su despertar. Está claro que crea estados confusionales”.

El GHB es una sustancia que se encuentra de forma natural en cada una de las células del cuerpo humano, aunque en unas zonas es más abundante que en otras. En el cerebro, las mayores cantidades se encuentran en el hipotálamo y en los ganglios basales. También existen mayores concentraciones en el riñón, corazón, músculo esquelético y tejido adiposo marrón.

Se cree que el GHB es un neurotransmisor, pero no está del todo claro porque no cumple todos los requisitos para considerarlo como tal. Lo que sí está demostrado es que es el precursor de un neurotransmisor: el GABA, o ácido gamma-aminobutírico, con quien tiene bastantes cosas en común.

Cuando se estudiaron las semejanzas y diferencias entre estas dos sustancias fue cuando empezó la verdadera historia del éxtasis líquido.

La historia del GHB

Hace 30 años, un investigador francés sintetizó, por primera vez, en su laboratorio el GHB. Con ello, H. Laborit pretendía averiguar cuáles eran los efectos del GABA, pero se encontró con el inconveniente de que esta sustancia no podía atravesar la barrera de entrada al cerebro.

El GHB es un precursor en el metabolismo del GABA y tenía la ventaja de que sí podía pasar dicha barrera hematoencefálica. Laborit sólo tuvo que cambiar el grupo amino del GABA por el hidroxilo, para conseguir el GHB y estudiar cómo actuaba.

Se vió entonces que el nuevo compuesto produce efectos que van más allá que los del GABA. Uno de ellos es que el GHB es un potente depresor del Sistema Nervioso Central y su consumo produce una subida temporal de la concentración de la dopamina en el cerebro, haciendo que las personas se sientan mejor y más alertas.

Así, en los años siguientes, el GHB se empezó a utilizar como anestésico; para la terapia de la narcolepsia; para ayudar en el parto (logra dilatar el cuello del útero); y para el tratamiento de la adicción al alcohol y la heroína.

En los años 80, el GHB se podía encontrar fácilmente en las tiendas sin receta médica, y era consumido sobre todo por los culturistas (se descubrió que, tras su consumo, se estimula la hormona de crecimiento).

Nada hacía sospechar sobre la nueva sustancia. Durante 30 años, hasta la entrada de los años 90, todos los estudios sobre el GHB hablaban de sus muchas ventajas y de la ausencia de efectos secundarios. Pero fue a principios de esta década cuando la FDA (EEUU) lo retiró del mercado por seguridad pública. En 1991, dos científicos de California informaron sobre los 10 primeros casos de intoxicación por GHB y denunciaron su “gran potencial como sustancia de abuso”.

Los doctores Chin y Kreutzer encontraron que los pacientes entrevistados todos consumidores de GHB experimentaban una agradable excitación, y que muchos de ellos continuaban ingiriendo la sustancia porque les hacía sentirse bien.

Los autores concluyeron que podía ser un peligro para la salud, aunque no tenían pruebas de sus efectos a largo plazo ni de si creaba o no adicción.

Los dos científicos identificaron, así, a los 10 primeros intoxicados por consumo de GHB. Cuatro de ellos no sabían qué dosis habían tomado, otros cuatro lo habían ingerido con otras drogas (generalmente alcohol), y el resto tenía historia médica de epilepsia (que está contraindicada con esta sustancia). “Parte de la gravedad de esta droga”, manifestó a EL MUNDO Juan Ignacio Jiménez Frisuelos, presidente de la Unión Española de Asociaciones de Asistencia al Drogodependiente (UNAD), “estriba, precisamente, en que no se puede controlar la cantidad que consumes. Mientras que una pastilla es una pastilla, la dosis de una droga líquida es más difícil de controlar”.

El conocimiento sobre los efectos indeseados del GHB se ha ido ampliando. Según el doctor José M. Torrecilla, del Instituto Nacional de Toxicología, “el GHB puede producir alucinaciones, delirio, euforia y efectos anestésicos. Los primeros síntomas pueden consistir en somnolencia, hipotonía, confusión, cefalea y desequilibrio y, posteriormente, evolucionar hacia un coma con alteraciones respiratorias severas por depresión del Sistema Nervioso Central”.

Parece que el GHB tiene efectos impredecibles en los seres humanos, y que varían mucho de una persona a otra. Algunos comparan los efectos con beber alcohol. “Te da una subida muy agradable y te sientes un poco alegre”, dice uno de sus consumidores. “Y todos tus sentidos se despiertan durante una hora”. Algunos dicen que su efecto es parecido a tomar una mezcla de éxtasis y ácido. Otro de los consumidores lo describió de la siguiente forma: “Me sentía como si estuviese en una burbuja, plenamente consciente, pero, sin embargo, mis amigos me aseguraron que estuve inconsciente y vomitando”.

Normalmente, el GHB se toma mezclado con agua. Y, cada vez, la dosis, la pureza y la química del cuerpo del consumidor son una combinación distinta. De ahí la variedad de efectos. “Algo que con un gramo y medio normalmente causaría una ligera somnolencia, puede provocar un estado repentino de inconsciencia cuando la dosis es ligeramente mayor”, dice William J. Mitchell de la Drug Enforcement Administration (DEA), de EEUU.

A pesar de que el GHB recibe el nombre de éxtasis líquido, no tiene nada que ver con ese nombre. El éxtasis es un derivado de la anfetamina, y el gamma-hidroxibutirato es un componente natural del metabolismo de los mamíferos. La mayor parte de esta droga se vende en la calle y en los clubs, y se hace de forma ilegal en los laboratorios.

El presidente de la UNAD recuerda el único caso de consumo de éxtasis líquido que ha llegado hasta una de las asociaciones: “Comentó que los efectos fueron rapidísimos y muy fuertes. A los tres o cuatro minutos de haber consumido el GHB sintió una auténtica euforia. Reconoció, además, que la percepción de la realidad estaba totalmente distorsionada y que se puso muy violento porque creía que todos estaban en contra suya. Al día siguiente del consumo de la droga fue, al parecer, devastador. Se encontró muy mal”.

El verdadero drama

Pero lo más dramático de esta historia es que el GHB que es más barato que el éxtasis se puede obtener muy fácilmente. Su receta está en Internet, y, en España, se puede conseguir en cualquier farmacia. “Existe un fármaco con 150 miligramos de GHB que se receta en pacientes psiquiátricos”, aseguró el doctor Paz.

Por otro lado, es una sustancia tan nueva que muy pocas personas están al tanto del peligro que acarrea su consumo. Y, debido a que no tiene color ni olor ni sabor, puede echarse en el vaso de cualquier persona sin que ésta se de cuenta. Algunos de los asiduos de las fiestas raves suelen recurrir a otros fármacos para conseguir efectos similares a los del GHB. Uno de ellos es el Ritalin, un medicamento que se receta para tratar el déficit de atención en los niños. También el Rohypnol (unas pastillas para potenciar el sueño y que se conocen como la píldora del olvido), la Niacina (vitamina B3), y el Triptófano.

OPIÁCEOS (NARCÓTICOS) DE ORIGEN NATURAL

OPIÁCEOS (NARCÓTICOS) DE ORIGEN SINTÉTICO Y ANÁLOGOS

Conocidos como “Narcóticos” (que significa adormecimiento), se utilizan principalmente para combatir el dolor. Son legales para uso médico, por sus propiedades analgésicas.

Son derivados preparados a partir de la Goma de Opio (Papaver Somniferum), misma que se obtiene a partir del jugo extraído de los bulbos de la amapola.

En 1803 se aísla un alcaloide del opio al que se le llamó Morfina por el Dios griego del sueño “Morfeo”, que es diez veces más potente que el opio y posteriormente se desarrollaron otros derivados como la Codeína que deprime la tos y la Heroína (1874), que es diez veces más potente que la morfina. Su nombre viene por ser la droga “heroica” en las guerras.

Hasta 1914 la morfina y el opio eran legales en los Estados Unidos, pero al ver que su uso producía: tolerancia, dependencia física y psicológica, y también síndrome de abstinencia cuando se suspenden bruscamente, se prohibieron definitivamente a partir de ese año.

Dentro de los narcóticos-opiáceos encontramos a:

De Origen Natural: Opio, Heroína, Morfina, Codeína.

De Origen Sintético: Demerol, Metadona

Los opiáceos son las drogas con mayor poder adictivo, debido a entran en el cerebro rápidamente.  Entre los efectos que producen estas drogas están el de analgesia, somnolencia, cambios del estado de ánimo, depresión respiratoria, nausea, vómito, “miosis” (constricción pupilar) y disminución de la motilidad del tubo digestivo.

El efecto analgésico que produce la morfina tiene la particularidad de que ocurre sin pérdida de la conciencia y no afecta otras modalidades sensoriales, sin embargo es muy importante en caso de intoxicación, no permitir que el sujeto duerma ya que el efecto como depresor en la respiración, se suma al mismo efecto causado por el sueño y esto aumenta el riesgo de muerte por asfixia.

Los cambios conductuales se identifican con la euforia inicial, la apatía, lentitud psicomotora, el deterioro en el proceso del pensamiento y en la capacidad de atención y memoria, así como con cambios drásticos en actitudes escolares y sociales.

Existen muchos mitos alrededor de la heroína como el que produce alta satisfacción, que evita el estrés y que provoca sentimientos de poder. La realidad, en cambio, es que genera un estado inmediato de insatisfacción y frustración al pasar su efecto. Provoca altos estados de ansiedad y atención y genera una devaluación total de la persona.

La heroína se puede administrar: fumada, inhalada o por inyección intravenosa. Los efectos son siempre los mismos, pero varía su intensidad y la rapidez de actuación. Cada vía de administración conlleva una serie de riesgos para la salud: al fumarla penetra en el organismo de forma gradual. La inyección es la forma de administración que más riesgos implica ya que se pueden contraer numerosas infecciones, septicemia y enfermedades como: hepatitis, SIDA, etc. El inyectarse constantemente puede dañar las venas provocando trombosis y abscesos, aparte que es la forma más agresiva del consumo de esta droga.

La heroína atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica y llega rápidamente al cerebro ocasionando alteraciones en los neurotransmisores cerebrales. También atraviesa la barrera placentaria y en mujeres embarazadas, puede afectar muy negativamente al desarrollo del feto.

Normalmente es adulterada con numerosos productos que a veces son muy tóxicos y el adicto como no tiene control sobre la “calidad” de la droga, corre el riesgo de que con la misma dosis utilizada anteriormente pudiera estar consumiendo una mayor cantidad de sustancia y por consiguiente llegar a una intoxicación severa sin darse cuenta hasta que ya sea demasiado tarde.

Dentro del cerebro se han encontrado sustancias del tipo de la morfina llamados Péptidos Opioides, y al fecha se conocen tres familias que son: las endorfinas, las encefalinas y las dinorfinas.

Existen varios fármacos sintéticos con efectos opioides como el Nubain (analgésico narcótico), la Meperidina (Demerol), la cual actúa muy parecido a la morfina, y de la cual se derivan el Difenoxilato (Lomotil) y la Loperamida (Imodium) cuyo principal uso es antidiarreico.

EFECTOS FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS

Afecta el Sistema Nervioso Central. Reduce la presión cardiaca.  Inhibe al sistema respiratorio hasta el punto de la muerte. Afecta al sistema límbico. Produce venas colapsadas. Abscesos. Daño al sistema cardiovascular. Daño al sistema hepático, riñones. Complicaciones pulmonares, como Neumonía y Tuberculosis. Artritis y problemas reumatológicos. Abortos espontáneos. Aumenta el riesgo de contraer Hepatitis B, C y VIH.

Los adictos a la morfina y a la heroína, presentan un síndrome de supresión mucho más severo que aquellos adictos al Nubain, Lomotil, Imodium, etc.

La Naloxona es el antagonista prototipo y se utiliza para prevenir los efectos depresores de los opiáceos en anestesia y en el diagnóstico de adicción a opioides (induce el síndrome de abstinencia).

La Metadona

Es otro agonista de los receptores Mu con propiedades muy útiles ya que se utiliza para ayudar a los adictos durante el síndrome de abstinencia ya que es menos adictivo que la heroína y la morfina y entre sus principales están las siguientes: Es una sustancia sintética derivada del opio controlada por las autoridades sanitarias de distribución restringida.  Es un analgésico potente similar a la morfina (también derivado opiáceo), pero sin un efecto sedante tan fuerte.  En su forma básica es un polvo blanco cristalino, pero suele estar disponible en varias formas y concentraciones: comprimidos, supositorios y autoinyectables.

Inicialmente se suministran a los adictos dosis diarias equivalentes a su consumo de heroína, con el fin de retirar al adicto lentamente de la heroína ilegal inyectable y luego introducir dosis reducidas de metadona por vía oral.  A veces, suspender completamente a la metadona no es recomendable, y la dosis de mantenimiento puede continuar durante meses o incluso años (Programas de Mantenimiento con Metadona).  Es indispensable que todo programa de tratamiento con metadona vaya acompañado de psicoterapia y supervisión médica especializada en adicciones.

Aunque el uso regular de metadona puede inducir dependencia, se considera que ésta es menos grave que la de la morfina o la heroína, y es más fácil de tratar, no obstante, la metadona tiene efectos secundarios como: aturdimiento, mareos, náuseas, vómitos y boca seca.

En casos de abuso pueden aparecer fallos circulatorios y coma profundo y se han dado casos de muerte por fallo respiratorio.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA: Nerviosismo. Dolor muscular y óseo. Insomnio. Diarrea Vomito. Escalofríos. Movimientos incontrolables. Somnolencia. Vasoconstricción de la pupila. Comezón. Pilo erección

Cómo Actúan los Opiáceos en el Cerebro

Primero veremos cómo se comunican las células del cerebro (neuronas), llamada neurotransmisión.

Diferentes partes del cerebro regulan distintas funciones. En la primer escena se puede observar las regiones cerebrales que controla tales cosas, como son: el movimiento, pensamiento, el juicio, la memoria, y “la gratificación”, o el sentimiento de placer que viene posterior al hace algo agradable (saborear un pedazo de pastel, recibir una felicitación, etc.).

Los científicos opinan que todas las drogas de abuso, como la cocaína, el alcohol, la nicotina, y la heroína, activan la senda de la gratificación cerebral, mostrada en la segunda escena. La senda de la gratificación abarca el área ventral del tegmento (VTA), el núcleo accumbens, y la corteza prefrontal.

Las señales viajan a lo largo del circuito de la gratificación (y a través de otras áreas del cerebro) a lo largo de una red de neuronas, o células nerviosas, en forma de impulsos eléctricos –como se translada la electricidad a traves de una red de alambres.– Éstas son las neuronas en el circuito de la gratificación cerebral (donde las drogas de abuso actúan), observe el “acercamiento” de la siguiente escena . La animación muestra cómo los impulsos seguirían el conducto de el axon de una neurona asta el final de la terminal del axon, salta a la próxima neurona, y continúa a través de esa neurona, en una escena posterior veremos con más detalle el desplazamiento del impulso en las neuronas.

En la siguiente escena vemos un “closeup” de la hendidura entre dos neuronas, llamada sinapsis El impulso de la misma manera que una corriente eléctrica no puede cruzar una abertura como eléctricidad, lo cruza mediante un mensaje químico por medio de “mensajeros” llamados neurotransmisores (en color lila), que pasan a la membrana nerviosa de la siguiente neurona y descarga su contenido generando otro impulso eléctrico.

Los opiáceos como la heroína o morfina, pueden ser inyectados, fumados, inhalados, o tomados oralmente. Si se inyecta directamente en el torrente sanguíneo, los opiáceos alcanzan el cerebro muy rápidamente. Si son fumados, ingresan en el torrente sanguíneo a través de los pulmones y se dirigen al cerebro. Cuando se inhala, a través de la nariz, ingresan en el torrente sanguíneo vía las membranas mucosas y se mueven a través del cuerpo al cerebro dónde actúan para producir su característico “climax”. Si es ingerido oralmente, los opiáceos alcanzan el cerebro más despacio vía el estómago y posteriormente a el torrente sanguíneo.

La Función Normal de la Dopamina

La dopamina, mostrada en amarillo, se elabora en el ápice de la neurona y es empaquetada en contenedores llamados vesículas. Cuando un impulso eléctrico llega al final de la neurona, la vesícula pasa a la membrana nerviosa y descarga su contenido de dopamina a la hendidura sináptica. La dopamina cruza el hueco y se adhiere a los sitios del receptor, o receptores de la membrana de la neurona próxima. Cuando la dopamina bloquea un receptor, varias acciones tienen lugar en esa neurona para que un nuevo impulso eléctrico se genere en esta neurona, y el “mensaje” continúe adelante.

Después de que la dopamina ha saltado al siguiente receptor, eventualmente se cae de nuevo y es removido de la hendidura sináptica y regresado dentro de la primera neurona por las bombas de captación (color rosa). (Para que una transmisión nerviosa sea normal, es importante que la dopamina no se quede en la hendidura.)

Cuando se agregan Opiáceos

La animación muestra lo que pasa a la transmisión de dopamina cuando una droga opiácea como la heroína o la morfina entra en el circuito de la gratificación cerebral. El opiáceo, mostrado en rojo, se adhiere a los receptores opiáceos (de color ocre) en una tercera neurona, mostrado aquí a la derecha. (La razón que algunas neuronas tengan receptores especiales para los opiáceos probablemente es que hay opiáceos naturales en el cerebro.)

Esto causa que la cantidad de dopamina en las hendiduras sinápticas de el circuito de la gratificación se incremente dramáticamente, como se muestra en el primero plano de la hendidura sináptica a la izquierda. Los investigadores todavía no están completamente seguros cómo las drogas opiáceas causan este aumento en la dopamina, pero una teoría dice que cuando los opiáceos atascan a los receptores en la tercera neurona, esa neurona suelta menos GABA que es un neurotransmisor que inhibe la dopamina. (Si hay menos GABA, por consiguiente, hay más dopamina.)

El incremento de la dopamina produce sentimientos de intenso placer para la persona que toma la droga opiácea. Desgraciadamente, el uso prolongado de opiáceos causa que el cerebro se adapte, para que tenga que depender de la presencia de la droga para funcionar normalmente. Entonces, si la persona deja de usar la droga, él o ella tiene experiencias contrarias al placer–ansiedad, irritabilidad, y mal humor. Los síntomas inmediatos, se llaman supresión. El retiro de opiáceos tiene síntomas físicos así como psicológicos; éstos incluyen náusea, fríos, calambres, y exudado. Incluso después de un periodo largo que la persona ha dejado de usar opiáceos, las anormalidades cerebrales pueden persistir, causando sensaciones de incomodidad y pidiendo más de la droga para relevar estos sentimientos.

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com