INTRODUCCIÓN

El término droga de síntesis se refiere a un conjunto de sustancias psicoestimulantes, en su mayoría derivadas de anfetaminas, asociadas a la cultura del bakalao y los bares de copas. Las drogas de síntesis se presentan habitualmente en forma de comprimidos con colores, imágenes o logotipos llamativos y se las denomina vulgarmente “pastillas”. Erróneamente se ha empleado el término de “droga de diseño“, pero éste debe desecharse, ya que la palabra diseño implica “moda”, y puede aportar prestigio a estos psicoestimulantes tan peligrosos.

La historia de las drogas de síntesis comienza hacia los años sesenta con la recuperación de la síntesis del MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina).

Esta sustancia había sido descubierta en 1912 y patentada en 1914 por la compañía Merck como vasoconstrictora (según otros como anorexígeno), pero nunca llegó a comercializarse. En los sesenta comienza a usarse como droga psicoactiva y en los setenta aparecen los primeros estudios sobre sus efectos. El perfil actual de utilización de drogas de síntesis parece iniciarse en 1985 o 1986 en Ibiza. Desde este momento su uso se ha asociado a fiestas y músicas electrónicas de tipo Acid, Techno, Dance… Parece ser que, después de un período de popularización asociado a la llamada “Ruta del bakalao”, el número de consumidores se ha estabilizado en los últimos años.

En la actualidad, el uso de drogas, no constituye simplemente un comportamiento marginal, sino que es uno de los elementos que articulan la identidad sociocultural de muchos jóvenes.

Los datos recogidos en la “Encuesta sobre drogas a la población escolar”, elaborada por el Observatorio Español sobre Drogas, corroboran el problema social que supone el consumo de estas sustancias. Así, un 5,7% de los jóvenes españoles entre 14-18 años, afirman haber probado “alguna vez” el éxtasis, un 4,6% afirman haberlo hecho en el “último año” y un 2,5%, en el “último mes”. El consumo es más frecuente en varones y la edad de inicio es en torno a los 15 años. Por otra parte, el 2,9% de los estudiantes declaran que, todos o la mayoría de sus amigos, han consumido éxtasis u otra droga de diseño.

Las pastillas se consumen los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. Lo más frecuente es tomar una o más pastillas por noche, hasta el punto que un 25% de los usuarios toman más de 4 pastillas, y simultanearlas con cannabis, alcohol y tabaco. Menos frecuentemente se asocian a cocaína, otras anfetaminas y algo menos a alucinógenos. Esto supone un gran riesgo sanitario que, en muchas ocasiones, es desconocido para los jóvenes.

Los razones por las cuáles los jóvenes justifican el consumo de droga de síntesis son para divertirse (41% de los casos), para experimentar nuevas sensaciones (en el 21,8%) o para bailar (en el 19,6%,).

En general, el creciente éxito de estas sustancias radica en:

  • su presentación atractiva y cómodo uso. Muchos usuarios ni siquiera consideran que el éxtasis sea una droga.
  • la creencia generalizada de su inocuidad.
  • el efecto que produce de autoconfianza, estado de alerta, aumento de la resistencia, mejor rendimiento físico y efecto anorexígeno.
  • la duración de su efecto estimulante sobre el Sistema Nervioso Central, que es más prolongado que el de la cocaína.
  • su relativamente bajo costo y fácil disponibilidad.

¿Qué son en realidad estas drogas y qué efectos producen?

Las drogas de diseño son sustancias químicas de síntesis, con mayor potencia y rapidez de acción que los alcaloides naturales, cuyos efectos mimetizan parcialmente. Su elaboración es sencilla, en laboratorios mínimamente equipados, y no necesitan grandes redes de distribución. En muchos casos no son más que principios activos abandonados por la industria farmacéutica por su falta de interés y redescubiertos como sustancias de abuso.

Algunas de ellas poseen un alto poder adictivo, es decir, generan tolerancia y dependencia. Se ha comprobado que en pocos meses el individuo puede pasar de tomar 1 pastilla por noche a incluso 6-8, aspecto que favorece los cuadros de intoxicación. No se ha observado que produzcan dependencia física, ya que su consumo se asocia sólo a fines de semana y dicha dependencia requiere un consumo más habitual. El síndrome de abstinencia es muy leve.

En términos generales, los efectos de todas estas sustancias son similares y directamente relacionados con la dosis, frecuencia del uso y vía de administración. Los sujetos consumidores relatan:

  1. Efectos psíquicos.
    • Cambios conductuales como euforia, elevación de la autoestima y desinhibición. Puede producirse confusión, ansiedad o agresividad. La depresión que sobreviene tras su retirada puede ser importante y causar claras inclinaciones suicidas.
    • Efectos alucinógenos leves o, como en el caso del MDMA, nulos. Pueden producir alteraciones del color o de la textura, pero no da lugar a la visión de objetos irreales.
    • con relación a sus efectos afrodisiacos existe gran controversia, ya que si bien para algunos autores existe dicho efecto, otros incluso postulan que puede producir dificultad para conseguir la erección y la eyaculación.
  2. Efectos autonómicos. Los derivados anfetamínicos de síntesis tienen los mismos efectos simpaticomiméticos que las anfetaminas y suelen dar lugar a una hiperhidrosis, visión borrosa, anorexia y elevación de la presión arterial y taquicardia. Sin embargo, todos estos efectos presentan grandes variaciones interpersonales.

TIPOS DE DROGAS DE SÍNTESIS

La OMS agrupa las drogas de síntesis, según su estructura química, en los siguientes grupos:

CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS DE SÍNTESIS
Derivados anfetamínicos
  • Metanfetamina (“speed” o “ice” o “hielo”)
  • 2,4,5-trimetoxianfetamina (TMA-2)
  • Para-metoxianfetamina (PMA o “droga de la muerte”)
  • 4-metil-2,5-dimetoxianfetamina (DOM, STP de serenidad, tranquilidad y paz)
  • 3,4-metilenodioxianfetamina (MDA, “píldora del amor”)
  • 3,4-metilenodioximetamfetamina (MDMA, “éxtasis”, “Adán”, “XTC”)
  • 3,4-metilenodioxietilanfetamina (MDEA, “Eva”)
  • Derivados vegetales: “Éxtasis vegetal”
Análogos del fentanilo
  • Alfa-metilfentanilo (China White)
  • 3-metilfentanilo (3-MF)
Análogos de la meperidina
  • 1-metil-4-fenil-4-propionoxipiperidina (MPPP o “heroína sintética”)
  • 1metil1,4 fenil 1,2,3,6 tetrahidropiridina (MPTP)
  • 1-feniletil-4-fenil-4-acetoxipiperidina (PEPAP)
Análogos de fenciclidina
  • Fenciclidina (PCP o “polvo de angel”)
  • Ketamina
  • N,N-dimetiltriptamina (DMT o “viaje del ejecutivo”)
Aminorex y análogos
  • Aminorex
  • 4-metilaminorex

Sin embargo, en muchas ocasiones, el término “éxtasis” engloba a todo el grupo de estas sustancias psicoactivas.

Debido al gran auge de estas sustancias, a su fácil síntesis y al vacío legal que existe ante la comercialización de nuevos productos, se consumen otros muchos grupos de drogas de síntesis que no se recogen en la tabla anterior. Tal es el caso de Poppers y del MBDB o nuevo éxtasis.

RIESGOS ASOCIADOS AL EMPLEO DE ESTAS SUSTANCIAS

La sobredosificación con estas sustancias produce una situación que puede ser muy grave. Se trata de un cuadro de naturaleza simpática caracterizado por ansiedad, agitación, náuseas, temblores, rigidez muscular, tensión en las mandíbulas, hiperhidrosis y midriasis. En casos graves se produce taquicardia, hipertensión, hipertermia y colapso vascular. La hipertermia es a veces tan intensa que se han descrito casos de muertes por deshidratación. También se han producido convulsiones, arritmias, hemorragias cerebrales secundarias a la hipertensión, rabdomiolisis, coagulación intravascular diseminada (CID), insuficiencia renal, necrosis hepática y coma. Los efectos tóxicos aumentan en presencia de alcohol o con el uso simultáneo de IMAOs.

Un aspecto fundamental en la génesis del cuadro de sobredosificación, es la composición o naturaleza impredecible de la droga. Para reducir los costes de producción es frecuente que esté “adulterada” con cafeína, analgésicos, antidepresivos, efedrina, antibióticos…, que pueden multiplicar los daños causados al organismo.

Por otra parte, recientes experimentos en animales, ponen de manifiesto la destrucción de neuronas serotoninérgicas en diversas regiones del cerebro. Se postula que el consumo de estas drogas, origina a largo plazo alteraciones de naturaleza psiquiátrica tales como psicosis paranoide o esquizofrenia.

DROGAS DE SÍNTESIS MÁS CONOCIDAS

“Éxtasis”

El éxtasis o MDMA o Adán, XTC, X, E, “pastillas”, “pastis”, “pirulas”, es la 3,4-metilendioximetanfetamina. Es la droga de síntesis que ha incrementado su consumo más que ninguna otra en la década de los noventa.

Se presenta en pastillas que no superan el tamaño de una aspirina, aunque también puede distribuirse en polvo, generalmente de color rosáceo, blanco, amarillo o azul.

Es activo en humanos a partir de los 75 a 100 mg (1mg/Kg de peso), y comienza a producir efectos en menos de media hora, la mayoría de los cuáles desaparecen entre las cuatro y seis horas, según la tolerancia. Pueden adquirirse por un precio comprendido entre 6-24 euros.

Sus consumidores pretenden facilitar la comunicación y las relaciones personales y conseguir una sensación de euforia, disminuyendo el cansancio, el hambre o la sed.

Cuando se consume éxtasis, no se puede beber alcohol, ya que puede desencadenar un cuadro conocido como “golpe de calor”, con alto riesgo de deshidratación. Se han registrado casos, en los que el consumidor sufre taquicardia, mareos, vómitos, calambres, nerviosismo, e incluso paranoia. Para reducir el riesgo de padecer este síndrome, sólo deben ingerir agua.

Además, como consecuencia de su consumo pueden persistir una serie de efectos residuales, tales como insomnio, agotamiento, depresión, irritabilidad, cefalea y dolores musculares, que desaparecen tras ingerir una nueva dosis.

“Eva”

Existen otros derivados anfetamínicos cuya estructura química está estrechamente relacionada con la del MDMA. Entre ellos, cabe destacar la 3,4-metilenodioxietilanfetamina (MDEA o Eva) que se caracteriza por poseer una actividad psicotrópica similar a la MDMA, si bien sus efectos ocurren mas rápidamente y son de duración mas corta.

En cuanto a sus efectos tóxicos, también produce neurotoxicidad sobre el sistema serotoninérgico y, en lo que se refiere a la temperatura corporal, induce hipertermia.

Se consume en pastillas que por una cara suelen llevar grabada la palabra “Eva” y, por otra, la dosis activa (unos 130 mg). Su precio es similar al del éxtasis, vendiéndose como si lo fuera en muchas ocasiones. Es la que menos altera la percepción de su consumidor, pero la que más estimula el sistema nervioso central. Asimismo, es la más parecida a la anfetamina y la que menos presenta efectos secundarios.

“Píldora del amor”

El MDA o píldora del amor se sintetizó en Alemania en 1910 y combina los efectos de la anfetamina y la mescalina. Parece mostrar mayores efectos alucinógenos y una toxicidad superior al éxtasis. Con su consumo se pretende producir euforia y aumentar la sociabilidad. Tiene fama de ser afrodisíaca, a lo que debe su nombre, aunque este efecto nunca ha sido comprobado científicamente. Se presenta en cápsulas de 200-300 mg., y su vía de administración es oral. El efecto tiene lugar a los 30-60 minutos de la ingestión y dura entre 6 y 10 horas.

Dosis superiores a los 300 mg, pueden producir midriasis, hiperactividad, aumento de la salivación, piloerección y, en casos graves, rigidez, convulsiones, fallo respiratorio y muerte

“Speed”

El speed es el Clorhidrato de Metanfetamina, un derivado químico de la feniletilamina (anfetamina). Además de Speed, la metanfetamina es conocida frecuentemente como “hielo”, “shabu “,”meth” o “chalk”.

La metanfetamina es un polvo blanco, cristalino, sin olor, y con sabor amargo que se disuelve fácilmente en agua o licor. Esta sustancia se puede encontrar en muchas formas diferentes, pudiendo ser fumada, inhalada, ingerida o inyectada.

Fue en la década de los 80, cuando “el hielo” comenzó a ser usado, por vía inhalada. El clorhidrato de D-metanfetamina (“cristal” o “hielo”) es la metanfetamina en forma de base libre y usualmente se consume fumado. Su creciente popularidad puede atribuirse a su rápida absorción, la cual produce efectos clínicos inmediatos, comparables a los producidos por la administración de sustancias por vía intravenosa. De este modo, los usuarios reportan los efectos más intensos en aproximadamente 30 minutos. El cristal, puede ser sintetizado por medios químicos de bajo costo y relativamente accesibles, utilizando el método de reducción de efedrina.

Si la droga es inhalada o se toma por vía oral, la sensación de euforia es menos intensa, que cuando se administra por vía intravenosa, sintiendo una intensa sensación llamada “flash”, que sólo dura unos pocos minutos y que se describe como un placer extremo.

Las dosis usadas por los usuarios como droga recreativa oscilan entre 0.15 y 0.56 mg/l.

La acción de la metanfetamina sobre el sistema nervioso central produce, como el resto de derivados anfetamínicos, sensación de euforia, disminuye la sensación de cansancio, incrementa la actividad física, mejora la capacidad de concentración, disminuye el apetito, incrementa el ritmo respiratorio y produce hipertermia. A pesar de estos efectos aparentemente beneficiosos, también existen los riesgos típicos de estas sustancias.

La metanfetamina provoca un incremento del gasto cardiaco, y de la presión arterial, pudiendo causar daño vascular irreversible en el cerebro.

Además, es característico el incremento súbito de la temperatura corporal, producido por la acción vasoconstrictora de la droga, que puede originar el clásico “golpe de calor”.

El abuso crónico puede dirigir al usuario a un comportamiento psicótico, caracterizado por paranoia intensa, alucinaciones visuales y auditivas, y rabia incontrolable que se puede transformarse en un comportamiento extremadamente violento. Producen un síndrome de abstinencia no muy evidente y que se caracteriza por depresión, agitación, fatiga, trastornos del sueño, apatía, confusión, irritabilidad, ansiedad, desorientación, agitación psicomotriz, mialgias, mioclonías, midriasis y tendencia a la autolisis.

“Polvo de Ángel”

La fenciclidina o polvo de angel o PCP, se comenzó a fabricar en los años 50 como anestésico intravenoso. A mediados de los años 60, se dejó de utilizar debido a que producía en los pacientes intervenidos agitación, estados de delirio y conductas irracionales. Se trata de un polvo blanco, cristalino, que se disuelve fácilmente en agua o alcohol. Tiene un sabor amargo distintivo y se puede mezclar con facilidad con colorantes. Se comercializa en forma de diversas clases de tabletas, cápsulas y polvos de colores. Por lo general se usa inhalada, fumada o ingerida. Para fumarla se suele aplicar a hojas de plantas, como menta, perejil, orégano o marihuana.

Los efectos del PCP en el cerebro inhiben la habilidad del usuario para concentrarse, pensar de manera lógica y articular. Ocurren cambios dramáticos en la percepción, los pensamientos y el estado de ánimo. Algunos usuarios experimentan una euforia de leve a intensa, mientras que otros se sienten amenazados por el miedo, la ansiedad o el pánico.

Las personas que usan PCP de forma crónica afirman que tienen pérdida de memoria, dificultad para hablar y pensar, depresión y pérdida de peso. Estos síntomas pueden persistir hasta un año después de dejar de usar PCP. También se han notificado trastornos emocionales. Puede interaccionar con otros depresores del sistema nervioso central, como el alcohol y las benzodiazepinas, pudiendo incluso poner en peligro la vida del paciente.

“Poppers”

Los Poppers son unas drogas recreativas compuestas por Nitrato de amilo, en la mayor parte de los casos, pero también por otros nitritos como nitrito de butilo o nitrito de isobutilo. Son líquidos incoloros e inodoros que se administran inhalados y que se presentan en botes de cristal. El Nitrato de amilo es una sustancia muy volátil e inflamatoria y nunca ha de ser ingerida porque puede ser mortal.

Esta droga produce estimulación y vasodilatación, efectos que se perciben muy rápidamente. A los pocos segundos de la inhalación, se produce una fuerte sensación de euforia, de ligereza, desinhibición sexual, etc. Los efectos desaparecen en seguida, produciéndose posterior depresión y agotamiento. Es muy usada por sus efectos durante el acto sexual, ya que incrementa el orgasmo y relaja los músculos de ano, no obstante también puede producir pérdida de la erección.

Los efectos adversos que se producen con esta sustancia son: enrojecimiento de la cara y cuello, cefalea, náuseas y vómitos, taquicardia e hipotensión ortostática. El popper crea tolerancia y una considerable dependencia física, lo cual unido a la breve duración de sus efectos buscados, lo convierte en una droga peligrosa, con un elevado riesgo de intoxicación por sobredosis.

“Éxtasis líquido”

En realidad el GHB (gamma-hidroxibutirato), aunque es conocido como éxtasis líquido, nada tiene que ver con el MDMA. Se trata de un metabolito fisiológico derivado del GABA, que se aisló investigando acerca de este neurotransmisor y que se encuentra en todos los tejidos del organismo, en especial en el cerebro. Es un líquido incoloro, inodoro y con un cierto sabor salado. Cuando se descubrió está sustancia, se le atribuyeron una serie de aplicaciones terapéuticas:

  • narcolepsia
  • tratamientos de drogodependencia (alcoholismo, adicción a la heroína y síndrome de abstinencia);
  • anestésico intravenoso;
  • ayuda al parto (disminuye el dolor y aumenta la dilatación del cuello del útero).

Los efectos que se han observado con el consumo de esta droga son relajación y somnolencia. Con dosis de 10 mg/ kg de peso produce hipotonía y anestesia. Si la dosis es de 20-30 mg/kg, el GHB produce adormecimiento y sueño y cuando alcanzan 50-70 mg/kg, puede desencadenar un estado hipnótico y causar bradicardia y bradipnea. Dosis más altas aumentan la depresión cardiopulmonar y comportan el riesgo de mioclonias y actividad epileptógena. El problema que radica en esta droga es que es líquida y la dosificación no es tan exacta como en el caso de las pastillas. Las sobredosificaciones son muy corrientes, pudiéndose llegar a estados de coma y muerte. Los efectos aparecen al cabo de cinco o diez minutos de la ingestión y habitualmente se prolongan de una hora y media a tres horas.

ÉXTASIS VEGETAL, UNA FALSA SEGURIDAD

Durante los últimos años, han aparecido en el mercado unos productos a base de plantas medicinales comercializados con fines lúdicos. Entre otros, cabe destacar aquellos conocidos como “éxtasis vegetal”. Según los fabricantes, se trata de productos estimulantes de origen natural carentes de efectos secundarios, por lo que se han considerado una alternativa “sana y segura” al éxtasis químico. Sin embargo, las sustancias que lo componen pueden resultar peligrosas y por tanto se debería tener precaución con su consumo.

El éxtasis vegetal son preparados de composición muy variable, constituidos por multitud de plantas y compuestos químicos. Se comercializa como comprimidos o cápsulas de atractivos colores, a un precio que ronda los 18 euros el envase de unos 10 comprimidos. Su venta se realiza a través de Internet, por correo o en Smart Shops, tiendas especializadas en la venta de productos estimulantes a base de plantas. Algunos de sus nombres comerciales más conocidos en España son Cloud 9, Herbal Bliss, Ritual Spirit, Herbal X, GWM, Rave Energy, Ultimate Xphoria.

Todos los preparados conocidos como éxtasis vegetal tienen en común la presencia en su composición de las siguientes plantas:

  • Plantas ricas en cafeína, como la nuez de cola, la guaraná o el té. La cantidad de cafeína presente en ellas oscila entre un 2 a un 6%.
  • Plantas con precursores anfetamínicos como la efedra, la bala o el cálamo aromático. La efedra y la bala contiene efedrina, una amina simpaticomimética muy similar a la noradrenalina. Por su parte, el cálamo aromático presenta asarona, entre cuyos metabolitos se encuentra la trimetilanfetamina.
  • Plantas de exclusivo control médico o farmacéutico como la pasiflora, el ginkgo o el ginseng.
  • Plantas desconocidas en la tradición fitoterapéutica española como el kava-kava, la damiana, la salvia de los adivinos o el yohimbe.

Finalmente, puede aparecer sustancias químicas como la L-arginina, la fenilalanina o el ácido gamma-aminobutírico.

El éxtasis vegetal es un estimulante de la corteza nerviosa debido a la presencia de cafeína y de análogos anfetamínicos como la efedrina de la efedra o la asarona del cálamo aromático.

Aunque estos productos se han comercializado asegurando su seguridad y legalidad, se han recogido más de 800 reacciones adversas asociadas al consumo de estos preparados. De estos 800 casos, 17 resultaron mortales, por lo que la FDA americana decidió prohibir la fabricación y comercialización de estas sustancias. En una revisión sobre 140 casos de reacciones adversas en individuos consumidores de productos a base de efedra, recogidas por la FDA entre 1997 y 1999, se estableció que en el 31% de los casos existía una relación de causalidad directa entre el consumo de efedra y la reacción adversa, mientras que en otro 31% era muy posible que estuviera relacionado. De estas reacciones adversas, el 47% eran de índole cardiovascular (hipertensión, palpitaciones, taquicardia, ictus) y 18% eran de tipo nervioso (convulsiones, insomnio). De los 140 casos, 10 fueron mortales y 13 produjeron una incapacidad permanente del individuo.

Debido a la presencia de sustancias estimulantes, el éxtasis vegetal está contraindicado en caso de trastornos cardiovasculares como hipertensión, insuficiencia cardiaca o insuficiencia coronaria. Las bases xánticas, la efedrina, el ginseng y la yohimbina del yohimbe presentan unos efectos cronotrópicos y vasoconstrictores que pueden empeorar los cuadros, pudiendo producir crisis de hipertensión o infarto de miocardio.

Asimismo, tampoco se debe utilizar en caso de que el individuo presente ansiedad o insomnio, ya que todas estas sustancias pueden agravar las crisis de angustia.

De igual manera es peligrosa su utilización en caso de diabetes. La efedrina puede elevar la glucemia, por lo que el consumo de esta droga por enfermos diabéticos puede originar una grave hiperglucemia. Por su parte, el ginseng tiene un efecto hipoglucemiante, por lo que puede producir una hipoglucemia severa.

Además estas plantas presentan interacciones con medicamentos, algunas de las cuáles pueden resultar importantes. Las bases xánticas, la efedrina, el ginseng y la yohimbina pueden potenciar los efectos y la toxicidad de los digitálicos debido a sus efectos inotrópicos.

En caso de tratamiento con IMAOs, estos productos pueden aumentar la excitabilidad producida por estos fármacos debido a su efecto estimulante nervioso y a los efectos simpaticomiméticos indirectos de la efedra y la yohimbina. Por lo tanto se pueden provocar crisis hipertensivas al aumentar la liberación de catecolaminas.

Igualmente, en pacientes diabéticos sometidos al tratamiento con sulfonilureas o insulina se pueden potenciar los efectos y producir una hipoglucemia. Por su parte la efedrina antagoniza los efectos de dichos fármacos y puede generar un coma hipoglucémico.

También es muy frecuente el consumo de estas drogas con alcohol. El éxtasis vegetal puede potenciar los efectos depresores del alcohol y llegar a producir una depresión respiratoria.

El uso, y sobre todo el abuso de estas sustancias pueden dar lugar a reacciones adversas como nerviosismo, temblores, insomnio, excitabilidad, cefaleas, náuseas, vómitos, dolor abdominal, úlcera gastroduodenal, hemorragias, taquicardia o hipertensión. En algunos casos pueden aparecer reacciones alérgicas caracterizadas por prurito, erupciones eritematosas.

ADVERTENCIA: Chavales tened mucho cuidado con estas drogas en verano. Si no consumìs grandes cantidades de agua, estais expuestos al golpe de calor, deshidratación y muerte.

Se dan muchos casos en la época estival. Además en locales sin escrúpulos , cierran la llave de paso del agua para que la pidais en la barra y os la cobren a precio de oro.

Bibliografía

  • Bondy P, Dilts P, Drossman D et al. El Manual Merck. Editorial Harcourt, Madrid. 10ª Edición, 1999; 1584-601.
  • Agudo J, Ballesteros S, Cabrera R et al. Manual de Drogodependencias de la Comunidad de Madrid. Cauce Editorial, Madrid. 1998; 127-47.
  • Amphetamine-type stimulans: a global review; United Nations International Drug Control Programme (UNDCP), WHO, Vienna, 1996.
  • Drogas de síntesis en España. Patrones y tendencias de adquisición y consumo. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Ministerio del Interior; Ed. Doce Calles, S.L., 1997.
  • Nau, J; Consumption of psychotropics in France; Lancet, 343.
  • Wright JD et al; Knowledge and experience of young people regarding drug misuse, 1969-94; British Medical Journal, 310.
  • de la Torrre R, Poudevida S, Hernández-López C et al. “Farmacología clínica de la 3,4-metilenodioximetanfetamina (mdma, éxtasis)” Conductas adic. Originales 2001; 1: 1-4
  • www.nida.nih.gov/infofax/
  • Haller CA, Benowitz NL. Adverse cardiovascular and central nervous system events associated with dietary supplements containing ephedra alkaloids. N Engl J Med 2000; 343(25): 1833-8.

Deja un comentario

*

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com