Los numerosos cambios que ha experimentado  España en la última década también han afectado a la perspectiva social que  marca la problemática de las drogas. A finales de los años ochenta, el consumo  de drogas era el tema que más preocupaba a los padres españoles, por delante de  problemas como el paro o la delincuencia. Ahora, las últimas encuestas hablan de  una inversión de este orden. En los primeros años de la transición, las drogas  fueron la primera factura a pagar por la juventud, con unos intereses demasiado  caros para los tiempos que corren. El retraso con el que llegaron a España  sustancias como la heroína o la cocaína no amortiguó el devastador efecto en  unas generaciones que perdieron a algunos de sus mejores elementos en los campos  de batalla callejeros. De los primeros porros clandestinos, que servían para  aglutinar a los más jóvenes conspiradores de izquierda contra el régimen  franquista, se pasó en unos pocos años a la extensión incontrolada del consumo  de drogas duras. La reina de ellas, la heroína, fue y sigue siendo la más  dura y cruel.Cien mil españoles han padecido a lo largo de estos años su dependencia  brutal. La desconexión con la realidad, el desarraigo familiar y el alto precio  de la droga (entre quince y veinte mil pesetas el gramo), acaba convirtiendo al  drogadicto primero en un enfermo y después en un delincuente. Las tres cuartas  partes de los delitos que se producen en España tienen una relación directa con  las drogas en general y la heroína en particular, con la subsiguiente alarma  social que esta situación genera. Aunque el problema sigue siendo grave, al  menos se puede hablar de una evolución positiva. Los últimos datos confirman que  el número de consumidores se ha estabilizado e, incluso, desciende  paulatinamente. Prueba de ello es que, desde 1992, el número de personas  admitidas a tratamiento por heroína no ha aumentado.

 

También, el número de muertes ha descendido desde 1991, aunque el 90%  de las atenciones médicas derivadas del consumo de drogas está relacionado con  la heroína. Sin embargo, los consumidores continúan necesitando asistencia  específica, ya que forman una población con abundantes problemas sanitarios,  infectada por los virus del sida y de la hepatitis, y con serios problemas de  desestructuración personal y social. Según el Registro Nacional de Casos de  sida, hasta 1994 se habían diagnosticado en nuestro país 19.000 casos de  sida relacionados con el consumo de drogas por vía parenteral, el 64,4% de los  totales.El fenómeno de la cocaína en España es paradójico. El principio de la  década de los noventa vino marcado por una extensión generalizada de su consumo.  Las «rayas» dejaron de asociarse al mundo de los artistas y de los profesionales  liberales para introducirse con fuerza entre la juventud. Los expertos esperaban  que este «boom» tuviese repercusiones socialmente similiares a la heroína que,  afortunadamente, no se han producido. En España, la proporción de personas que  consumen cocaína sigue siendo superior a la de heroína (entre el 3 y el 5% de  los españoles la toman regularmente). También, continúa aumentando el número de  personas con problemas de cocaína atendidos en servicios sanitarios y sociales.  El caso del consumo de cannabis levanta ampollas. Sus derivados siguen  siendo las drogas ilegales más extendidas, tanto entre la población general como  entre los estudiantes de 14-18 años (uno de cada cinco jóvenes lo ha consumido  alguna vez en su vida). Precisamente, el hachíses uno de los grandes  caballos de batalla entre los que están a favor y en contra de la legalización  de las drogas. 

Mientras que los «abolicionistas» consideran que los «porros»conducen irremediablemente a consumir sustancias más nocivas, los «liberacionistas» insisten en que los derivados del cannabis no pueden seguir  considerados como drogas. Durante los primeros años ochenta, el consumo de  hachís, siempre despenalizado, fue tolerado por las administraciones. En los  círculos de la llamada «movida» madrileña, los canutos circulaban con  naturalidad. Frente a este tolerancia inicial, la «Ley Corcuera», dictada  en 1992, puso freno a su consumo en locales públicos y a la tenencia de grandes  cantidades.

Tabaco y alcohol, la batalla de  siempre
 

El incontrolado consumo de alcohol, sobre todo  entre los jóvenes, es el problema que más asusta a las autoridades españolas,  sobre todo por el comportamiento asociado a la violencia que genera su  ingestión. Aunque los últimos datos sugieren que puede estar disminuyendo su  consumo global en España, lo cierto es que este proceso no se da entre la  juventud. Así, en una Encuesta Escolar sobre Drogas, el 80% de los estudiantes  entre 14 y 18 años aseguraba haber consumido bebidas alcohólicas durante el mes  anterior. La proporción de bebedores mensuales es del 60 % a los 14 años y su  consumo se produce en lugares de diversión, lo que demuestra que la prohibición  de vender alcohol a menores de 16 años no se cumple. Otro dato escalofriante: el  40% de los jóvenes muertos en accidentes de tráfico, fallecieron a consecuencia  del alcohol.

La situación del tabaco es equiparable a la del alcohol. Consideradas  ambas como «drogas legales», la campaña internacional -lanzada sobre todo desde  Estados Unidos- para restringir su consumo, está removiendo las conciencias de  los legisladores, alarmados ante los informes médicos que aseguran que las  muertes producidas por el tabaco son más numerosas que las provocadas por el  resto de las drogas. Sin embargo, el último lustro de este siglo viene marcado  por la incidencia juvenil de las denominadas «drogas de síntesis». Consideradas  a priori menos peligrosas que las sustancias clásicas, los expertos empiezan a  cuestionarse cual es su verdadero umbral de riesgo. El hecho de estar asociadas  a un nuevo movimiento cultural juvenil que aúna elementos musicales, ideológicos  y de indumentaria, hace que esta valoración sea más difícil.

 

Por Juan C. de la Cal.

 

Deja un comentario

*

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com