Recordando la Convención de los Derechos del Niño celebrada el 20 de noviembre de 1989, cuyo artículo 33 insta a los estados a proteger a los niños y niñas del uso de drogas narcóticas y sustancias psicotrópicas y tráfico legal de dichas sustancias.

Recordando que esta Convención alude a la libertad del niño para expresar su punto de vista y manifestar su opinión en todos aquellos temas que le afecten y la libertad de niño para acceder a la educación y la información. Recordando también las convenciones de las Naciones Unidas para el control de las drogas y que prevén asegurar la protección de los niños y niñas ante el uso y tráfico ilegal de las drogas.

Recordando en particular que el preámbulo de la Convención de 1988 manifiesta que esta preocupación por proteger a los niños es una de sus demandas básicas, subrayando el hecho de que los niños son utilizados en muchas partes del mundo para el mercado de consumo de drogas ilícitas y con este objetivo en la producción, distribución y venta de drogas narcóticas y sustancias psicotrópicas, lo que conlleva un peligro de incalculable gravedad…

 

Nosotros y nosotras, los niños/as y jóvenes del mundo, afirmamos nuestro compromiso hacia los siguientes principios:
  1. Por un mundo en paz Considerando que vivimos en un mundo en el que el tráfico y consumo de drogas constituyen una amenaza para el desarrollo y progreso de nuestras sociedades, que las drogas engendran siempre violencia, crimen, explotación y otras violaciones de nuestros derechos, instamos a nuestros países a combatir estas amenazas y con este fin, garantizar la paz, libertad, democracia, solidaridad, justicia, protección del medio ambiente y el acceso al empleo.
  2. Un entorno seguro y satisfactorio Expuestos a la presencia de las drogas incluso en nuestros alrededores inmediatos, demandamos de las autoridades competentes un entorno seguro y protector que no facilite la circulación ni el uso de las drogas: lugares donde podamos reunirnos, encontrar satisfacción personal y acceso a actividades constructivas, en particular actividades culturales y deportivas.
  3. Logros personales y desarrollo Siendo conscientes de que las primeras experiencias con drogas son a menudo motivadas por la curiosidad, ociosidad, falta de autoestima, indiferencia y violencia en nuestro entorno, pero también por las dificultades y pruebas de la vida cotidiana, reafirmamos la necesidad de satisfacer nuestras necesidades básicas: ser tratados con dignidad y respeto, ser animados a preservar nuestros valores, nuestros sueños, nuestros planes y ser valorados como individuos, por nuestras habilidades y reconociendo nuestras acciones positivas.
  4. Información y educación preventiva Afirmando que las drogas son la negación misma de la vida, que son perjudiciales para nuestro desarrollo personal, destruyen la salud y pueden ser fatales, demandamos acceso desde edades tempranas a una adecuada información y educación preventiva adaptada a nuestras necesidades, tanto en el colegio como fuera del colegio.
  5. Precauciones y asistencia mutua entre los jóvenes Considerando que las drogas debilitan el discernimiento y consciencia hacia nuestros propios actos, que su consumo va en detrimento de la libertad del individuo y de las relaciones con los demás, reafirmamos, por un lado, el derecho a controlar nuestras propias vidas, y por otro, la obligación de ayudar a aquellos cercanos a nosotros a tomar el control de las suyas, y la obligación de proteger este derecho de los más jóvenes entre nosotros mismos.
  6. Ayuda y asistencia a los drogodependientes Conscientes de los riesgos de las serias enfermedades, tales como el Sida y algunos tipos de hepatitis relacionadas con el uso de las drogas, los riesgos del abandono del colegio y de todo tipo de actividades profesionales y sociales como consecuencia de la dependencia de las drogas; recordamos que todas las personas drogodependientes tienen los mismos derechos que los demás y no pueden ser discriminadas por su condición, es más, tienen el derecho a recibir ayuda, asistencia y afecto y a tener un acceso incondicional a esta asistencia.
  7. Responsabilidades y constancia de los padres, profesores y tutores Señalando el papel de los adultos en la educación y prevención y las necesidades de los jóvenes de estabilidad y afecto, reafirmamos que son los padres, profesores y tutores los que deben dar ejemplo de una actitud saludable con relación a la droga, tanto legales como ilegales; nuestras necesidades de expresarnos abiertamente con ellos sobre este tema y ser capaces de contar con los consejos y su afecto; nuestro derecho a no ser víctimas del abuso de las drogas ni a ser animados a compartir su consumo.
  8. Libertad para rechazar las drogas Considerando que muchos jóvenes recurren a las drogas porque muchos miembros de su grupo de amigos consumen drogas y les incitan a hacerlo, proclamamos nuestro derecho a rechazar tomar drogas y a ser respetados por los demás por nuestra opinión; nuestro derecho a actitudes positivas hacia una elección que es buena para nuestra salud, de manera que podamos oponernos libremente a cualquier suministro de drogas de nuestro entorno.
  9. Acceso a la información e implicación de los medios Considerando el papel prominente de los medios de comunicación en nuestras vidas, recordamos que esperamos de ellos objetivos e información fiables y una participación significativa en prevención: más vigilancia de su parte para que no estemos expuestos a propaganda y mensajes que consienten las drogas, lícitas o ilícitas.
  10. Acciones internacionales contra el tráfico y producción de drogas Condenando a aquellos que explotan nuestras vidas con objetivos mercantiles y destruyen nuestra salud, demandamos que las naciones del mundo cooperen en la lucha contra el tráfico de drogas, que adopten y refuercen las leyes que los castiguen severamente; pedimos que los estados y organizaciones internacionales proporcionen ayuda económica a países y poblaciones más pobres que les permitan desarrollar fuentes de ingresos que no sean aquellas derivadas de la producción y venta de drogas.
  11. Participación de los jóvenes en la elaboración de decisiones Considerando que las drogas perjudican no sólo a nuestra generación sino también a futuras generaciones, deseando no ver ni un solo niño o niña condenado a una vida compartida con las drogas, proclamamos el derecho a participar en la lucha contra las drogas a todos los niveles de la sociedad, junto con las organizaciones y asociaciones involucradas y a tomar decisiones por nosotros mismos que más tarde beneficiarán a nuestros hijos e hijas.
  12. Por un siglo XXI libre de drogas Nosotros no creamos el siglo XX, nacimos en él, tenemos derecho a aspirar a un siglo XXI libre de drogas y a una sociedad libre de drogas. Y para hacer algo más que pensar en ello -para trabajar por ello.
ENVÍA TU APOYO
Nosotros los niños y niñas y jóvenes del mundo, solemnemente nos comprometemos:

  • a combatir el uso y abuso de drogas;
  • a no tomar drogas y servir de ejemplo;
  • a disuadir a aquellos que nos rodean del consumo de drogas;
  • a recibir y circular toda información sobre los efectos dañinos de las drogas;
  • a advertir y proteger a nuestros iguales y a los más jóvenes;
  • a unirnos y ayudarnos unos a otros de manera que los demás no abandonen la esperanza;
  • a ser sensibles con los demás, a trabajar para resolver los problemas de la gente joven;
  • a desarrollar coraje, sentido de la responsabilidad y personalidad;
  • a no rechazar, sino ayudar a los usuarios de dogas y drogodependientes;
  • a defender nuestros derechos mediante el contacto con las autoridades competentes;
  • a construir un mundo y un futuro mejores y a ser los agentes de este cambio;
  • a concluir un pacto mundial entre los jóvenes por un siglo XXI libre de drogas, una sociedad libre de drogas; jóvenes libres de drogas, colegios y calles libres de drogas…En consecuencia; nosotros los niños y niñas y jóvenes del mundo hacemos un llamamiento a los representantes de los países y gobiernos y a los legisladores para que tengan en cuenta los principios de esta carta en sus futuras políticas.

    El abajo firmante ratifica la Carta de la Juventud por un siglo XXI libre de drogas, elaborada por la UNESCO con la participación de jóvenes y ONGs de todo el mundo.

Deja un comentario

*

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com