En 1920 la bufotenina fue aislada por primera vez por H. Handovsky como un componente menor del veneno del sapo Bufo vulgaris, y desde entonces ha sido hallada en numerosas plantas y animales.


Bufotenina
C12H16N2O

Podemos encontrar bufotenina en los nemetocitos de la anémona de mar Metridium, y en ciertos vegetales, como el hongo Amanita mappa y también en la Cohoba o Piptadenia. En 1954, Stromberg consiguió aislar la bufotenina de las semillas de Anadenanthera peregrina. Al año siguiente este hecho fue confirmado por Fish y sus colaboradores, identificando también el DMT y los N-óxidos de ambos compuestos en las vainas y semillas de la planta, lo que condujo a Szára a realizar sus históricas investigaciones sobre las propiedades enteógenicas de la DMT.


Anémona Metridium

Amanita mappa

Piptadenia

Probablemente la mejor fuente vegetal de bufotenina sea la Anadenanthera colubrina, árbol corpulento que crece en el noroeste de Argentina, en las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy.

Existen dos variedades de Anadenanthera colubrina, las semillas de ambas contienen sobre todo bufotenina, también llamada 5-hidroxi-dimetil-triptamina. La Anadenanthera colubrina variedad Cébil es la más potente. La concentración de bufotenina va, desde un 2,5% hasta un máximo del 12,4% en árboles cultivados por chamanes. Los indios Mataco siguen usando hoy en día las semillas de Cébil.


Semillas de Anadenanthera colubrina

Las semillas de Anadenanthera se fuman troceadas ó se esnifan tras ser pulverizadas. Los indios Piaroa las esnifan molidas finamente, mientras los Mataco las fuman después de trocearlas. Si se esnifa, el efecto visionario dura muy poco: unos 15 ó 20 minutos. Fumado dura 1 hora más o menos. Pruebas hechas en el año 2001 demostraron que las semillas de Cébil eran activas fumando menos de una semilla, o esnifando tres.

La bufotenina es un compuesto muy estable, semillas datadas en el siglo XIX seguían conteniéndola casi inalterada.

Además de en las especies vegetales mencionadas, podemos encontrar bufotenina en la piel de sapo, principalmente en su grasa y como componente activo de su veneno. Las especies de sapo de cuya piel se extrae la bufotenina son: Bufo viridis, alvarius, arenarum, mauretaunicus, marinus, paracnemia, crucifer y Calamita americana.


Bufo viridis

Bufo marinus

Bufo crucifer

Horemheb escribió “Durante siglos, el sapo ha estado vinculado con la magia y la brujería. Empleado como ingrediente en los brebajes de las brujas, se suponía que les proporcionaba el poder de volar; la piedra que se decía que había en la cabeza de algunos sapos tenía propiedades curativas especiales”. Hasta que la ciencia pudo estudiar los rasgos bioquímicos del anfibio, muchos creyeron que poseía ciertas características perversas y tenía estrecha relación con el diablo. Sin embargo, ya en 1451 Alfonso de Torado, obispo de Ávila, sugirió que los vuelos y “decambios de forma ” de las brujas no eran sobrenaturales sino efectos alucinatorios de las drogas de sus brebajes: un juicio asombrosamente exacto para la época.

Existen pruebas de que las brujas tenían sapos como animales domésticos o “familiares”. Incluso se decía que las brujas “ordeñaban” a sus sapos. Las comprobaciones de la bioquímica moderna sugieren que era eso lo que hacían.

Algunas referencias detalladas de este uso histórico de la bufotenina aparecen en las acusaciones de cinco brujas de Fago (Aragón, España), juzgadas alrededor del año 1657. A partir de unas notas escritas sobre el juicio a que las sometió la Inquisición antes que quemarlas se extrae lo siguiente: “La rea decía que tenía un sapo y lo azotaban con un brezo, y cogían lo que le hacían echar y se untaban con ello e iban donde querían”. 

 Este alucinógeno funciona imitando la molécula química que lleva mensajes de las células nerviosas al cerebro, inundándolo de mensajes falsos y distorsionados y produciendo la ilusión del vuelo. Su efecto psicoactivo consiste de alucinaciones visuales, un juego de colores luces y formas. Se ha encontrado bufotenina en la sangre y la orina de personas no adictas, de lo que se deduce que el cuerpo humano puede producir bufotenina. Es probable que la bufotenina se forme de la serotonina, por una dimetilación de su función amina.

La bufotenina es actualmente una sustancia controlada, pero es bien sabido que algunos adictos mantienen como “mascotas” a sapos productores lo que hace muy ineficiente el control.

Como dato curioso, la pulpa del plátano que está en contacto con la cáscara contiene bufotenina. Ya que esta droga afecta el equilibrio de los neurotransmisores cerebrales, elevando nuestro estado de ánimo y la autoestima y, como el descenso de la libido suele estar asociado con el bienestar psicológico, aquellos que sufren de poca autoestima deberían incluir el plátano entre sus alimentos básicos.

Deja un comentario

*

cordoba,drogas cordoba,proego,proego de cordoba,asociacion priego,
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com