Archivo de noviembre de 2013

Conocidos como “Narcóticos” (que significa adormecimiento), se utilizan principalmente para combatir el dolor. Son legales para uso médico, por sus propiedades analgésicas.

Son derivados preparados a partir de la Goma de Opio (Papaver Somniferum), misma que se obtiene a partir del jugo extraído de los bulbos de la amapola.

En 1803 se aísla un alcaloide del opio al que se le llamó Morfina por el Dios griego del sueño “Morfeo”, que es diez veces más potente que el opio y posteriormente se desarrollaron otros derivados como la Codeína que deprime la tos y la Heroína (1874), que es diez veces más potente que la morfina. Su nombre viene por ser la droga “heroica” en las guerras.

Hasta 1914 la morfina y el opio eran legales en los Estados Unidos, pero al ver que su uso producía: tolerancia, dependencia física y psicológica, y también síndrome de abstinencia cuando se suspenden bruscamente, se prohibieron definitivamente a partir de ese año.

Dentro de los narcóticos-opiáceos encontramos a:

De Origen Natural: Opio, Heroína, Morfina, Codeína.

De Origen Sintético: Demerol, Metadona

Los opiáceos son las drogas con mayor poder adictivo, debido a entran en el cerebro rápidamente.  Entre los efectos que producen estas drogas están el de analgesia, somnolencia, cambios del estado de ánimo, depresión respiratoria, nausea, vómito, “miosis” (constricción pupilar) y disminución de la motilidad del tubo digestivo.

El efecto analgésico que produce la morfina tiene la particularidad de que ocurre sin pérdida de la conciencia y no afecta otras modalidades sensoriales, sin embargo es muy importante en caso de intoxicación, no permitir que el sujeto duerma ya que el efecto como depresor en la respiración, se suma al mismo efecto causado por el sueño y esto aumenta el riesgo de muerte por asfixia.

Los cambios conductuales se identifican con la euforia inicial, la apatía, lentitud psicomotora, el deterioro en el proceso del pensamiento y en la capacidad de atención y memoria, así como con cambios drásticos en actitudes escolares y sociales.

Existen muchos mitos alrededor de la heroína como el que produce alta satisfacción, que evita el estrés y que provoca sentimientos de poder. La realidad, en cambio, es que genera un estado inmediato de insatisfacción y frustración al pasar su efecto. Provoca altos estados de ansiedad y atención y genera una devaluación total de la persona.

La heroína se puede administrar: fumada, inhalada o por inyección intravenosa. Los efectos son siempre los mismos, pero varía su intensidad y la rapidez de actuación. Cada vía de administración conlleva una serie de riesgos para la salud: al fumarla penetra en el organismo de forma gradual. La inyección es la forma de administración que más riesgos implica ya que se pueden contraer numerosas infecciones, septicemia y enfermedades como: hepatitis, SIDA, etc. El inyectarse constantemente puede dañar las venas provocando trombosis y abscesos, aparte que es la forma más agresiva del consumo de esta droga.

La heroína atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica y llega rápidamente al cerebro ocasionando alteraciones en los neurotransmisores cerebrales. También atraviesa la barrera placentaria y en mujeres embarazadas, puede afectar muy negativamente al desarrollo del feto.

Normalmente es adulterada con numerosos productos que a veces son muy tóxicos y el adicto como no tiene control sobre la “calidad” de la droga, corre el riesgo de que con la misma dosis utilizada anteriormente pudiera estar consumiendo una mayor cantidad de sustancia y por consiguiente llegar a una intoxicación severa sin darse cuenta hasta que ya sea demasiado tarde.

Dentro del cerebro se han encontrado sustancias del tipo de la morfina llamados Péptidos Opioides, y al fecha se conocen tres familias que son: las endorfinas, las encefalinas y las dinorfinas.

Existen varios fármacos sintéticos con efectos opioides como el Nubain (analgésico narcótico), la Meperidina (Demerol), la cual actúa muy parecido a la morfina, y de la cual se derivan el Difenoxilato (Lomotil) y la Loperamida (Imodium) cuyo principal uso es antidiarreico.

EFECTOS FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS

Afecta el Sistema Nervioso Central. Reduce la presión cardiaca.  Inhibe al sistema respiratorio hasta el punto de la muerte. Afecta al sistema límbico. Produce venas colapsadas. Abscesos. Daño al sistema cardiovascular. Daño al sistema hepático, riñones. Complicaciones pulmonares, como Neumonía y Tuberculosis. Artritis y problemas reumatológicos. Abortos espontáneos. Aumenta el riesgo de contraer Hepatitis B, C y VIH.

Los adictos a la morfina y a la heroína, presentan un síndrome de supresión mucho más severo que aquellos adictos al Nubain, Lomotil, Imodium, etc.

La Naloxona es el antagonista prototipo y se utiliza para prevenir los efectos depresores de los opiáceos en anestesia y en el diagnóstico de adicción a opioides (induce el síndrome de abstinencia).

La Metadona

Es otro agonista de los receptores Mu con propiedades muy útiles ya que se utiliza para ayudar a los adictos durante el síndrome de abstinencia ya que es menos adictivo que la heroína y la morfina y entre sus principales están las siguientes: Es una sustancia sintética derivada del opio controlada por las autoridades sanitarias de distribución restringida.  Es un analgésico potente similar a la morfina (también derivado opiáceo), pero sin un efecto sedante tan fuerte.  En su forma básica es un polvo blanco cristalino, pero suele estar disponible en varias formas y concentraciones: comprimidos, supositorios y autoinyectables.

Inicialmente se suministran a los adictos dosis diarias equivalentes a su consumo de heroína, con el fin de retirar al adicto lentamente de la heroína ilegal inyectable y luego introducir dosis reducidas de metadona por vía oral.  A veces, suspender completamente a la metadona no es recomendable, y la dosis de mantenimiento puede continuar durante meses o incluso años (Programas de Mantenimiento con Metadona).  Es indispensable que todo programa de tratamiento con metadona vaya acompañado de psicoterapia y supervisión médica especializada en adicciones.

Aunque el uso regular de metadona puede inducir dependencia, se considera que ésta es menos grave que la de la morfina o la heroína, y es más fácil de tratar, no obstante, la metadona tiene efectos secundarios como: aturdimiento, mareos, náuseas, vómitos y boca seca.

En casos de abuso pueden aparecer fallos circulatorios y coma profundo y se han dado casos de muerte por fallo respiratorio.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA: Nerviosismo. Dolor muscular y óseo. Insomnio. Diarrea Vomito. Escalofríos. Movimientos incontrolables. Somnolencia. Vasoconstricción de la pupila. Comezón. Pilo erección

Cómo Actúan los Opiáceos en el Cerebro

Primero veremos cómo se comunican las células del cerebro (neuronas), llamada neurotransmisión.

Diferentes partes del cerebro regulan distintas funciones. En la primer escena se puede observar las regiones cerebrales que controla tales cosas, como son: el movimiento, pensamiento, el juicio, la memoria, y “la gratificación”, o el sentimiento de placer que viene posterior al hace algo agradable (saborear un pedazo de pastel, recibir una felicitación, etc.).

Los científicos opinan que todas las drogas de abuso, como la cocaína, el alcohol, la nicotina, y la heroína, activan la senda de la gratificación cerebral, mostrada en la segunda escena. La senda de la gratificación abarca el área ventral del tegmento (VTA), el núcleo accumbens, y la corteza prefrontal.

Las señales viajan a lo largo del circuito de la gratificación (y a través de otras áreas del cerebro) a lo largo de una red de neuronas, o células nerviosas, en forma de impulsos eléctricos –como se translada la electricidad a traves de una red de alambres.– Éstas son las neuronas en el circuito de la gratificación cerebral (donde las drogas de abuso actúan), observe el “acercamiento” de la siguiente escena . La animación muestra cómo los impulsos seguirían el conducto de el axon de una neurona asta el final de la terminal del axon, salta a la próxima neurona, y continúa a través de esa neurona, en una escena posterior veremos con más detalle el desplazamiento del impulso en las neuronas.

En la siguiente escena vemos un “closeup” de la hendidura entre dos neuronas, llamada sinapsis El impulso de la misma manera que una corriente eléctrica no puede cruzar una abertura como eléctricidad, lo cruza mediante un mensaje químico por medio de “mensajeros” llamados neurotransmisores (en color lila), que pasan a la membrana nerviosa de la siguiente neurona y descarga su contenido generando otro impulso eléctrico.

Los opiáceos como la heroína o morfina, pueden ser inyectados, fumados, inhalados, o tomados oralmente. Si se inyecta directamente en el torrente sanguíneo, los opiáceos alcanzan el cerebro muy rápidamente. Si son fumados, ingresan en el torrente sanguíneo a través de los pulmones y se dirigen al cerebro. Cuando se inhala, a través de la nariz, ingresan en el torrente sanguíneo vía las membranas mucosas y se mueven a través del cuerpo al cerebro dónde actúan para producir su característico “climax”. Si es ingerido oralmente, los opiáceos alcanzan el cerebro más despacio vía el estómago y posteriormente a el torrente sanguíneo.

La Función Normal de la Dopamina

La dopamina, mostrada en amarillo, se elabora en el ápice de la neurona y es empaquetada en contenedores llamados vesículas. Cuando un impulso eléctrico llega al final de la neurona, la vesícula pasa a la membrana nerviosa y descarga su contenido de dopamina a la hendidura sináptica. La dopamina cruza el hueco y se adhiere a los sitios del receptor, o receptores de la membrana de la neurona próxima. Cuando la dopamina bloquea un receptor, varias acciones tienen lugar en esa neurona para que un nuevo impulso eléctrico se genere en esta neurona, y el “mensaje” continúe adelante.

Después de que la dopamina ha saltado al siguiente receptor, eventualmente se cae de nuevo y es removido de la hendidura sináptica y regresado dentro de la primera neurona por las bombas de captación (color rosa). (Para que una transmisión nerviosa sea normal, es importante que la dopamina no se quede en la hendidura.)

Cuando se agregan Opiáceos

La animación muestra lo que pasa a la transmisión de dopamina cuando una droga opiácea como la heroína o la morfina entra en el circuito de la gratificación cerebral. El opiáceo, mostrado en rojo, se adhiere a los receptores opiáceos (de color ocre) en una tercera neurona, mostrado aquí a la derecha. (La razón que algunas neuronas tengan receptores especiales para los opiáceos probablemente es que hay opiáceos naturales en el cerebro.)

Esto causa que la cantidad de dopamina en las hendiduras sinápticas de el circuito de la gratificación se incremente dramáticamente, como se muestra en el primero plano de la hendidura sináptica a la izquierda. Los investigadores todavía no están completamente seguros cómo las drogas opiáceas causan este aumento en la dopamina, pero una teoría dice que cuando los opiáceos atascan a los receptores en la tercera neurona, esa neurona suelta menos GABA que es un neurotransmisor que inhibe la dopamina. (Si hay menos GABA, por consiguiente, hay más dopamina.)

El incremento de la dopamina produce sentimientos de intenso placer para la persona que toma la droga opiácea. Desgraciadamente, el uso prolongado de opiáceos causa que el cerebro se adapte, para que tenga que depender de la presencia de la droga para funcionar normalmente. Entonces, si la persona deja de usar la droga, él o ella tiene experiencias contrarias al placer–ansiedad, irritabilidad, y mal humor. Los síntomas inmediatos, se llaman supresión. El retiro de opiáceos tiene síntomas físicos así como psicológicos; éstos incluyen náusea, fríos, calambres, y exudado. Incluso después de un periodo largo que la persona ha dejado de usar opiáceos, las anormalidades cerebrales pueden persistir, causando sensaciones de incomodidad y pidiendo más de la droga para relevar estos sentimientos.

El etanol es una droga legal de consumo muy ampliamente difundido en el planeta. que se encuentra contenida en las bebidas alcohólicas. Como producto de uso médico el etanol es utilizado como antiséptico externo de baja potencia, por lo que no se encuentra clasificado por la Ley General de Salud como fármaco.

Habitualmente es la sustancia consumida por los pacientes adictos, como sustancia de inicio de su dependencia o bien la combinan esperando alcanzar un refuerzo de los efectos de otras sustancias.

El alcohol se obtiene de la fermentación y destilación de diversos granos, frutos y plantas, y se encuentra contenido en diferentes proporciones en las bebidas alcohólicas. La mayor parte de los vinos de mesa contienen 10-12%. La cerveza contiene entre 4-6%, y los vinos fuertes y destilados de granos y agave poseen concentraciones que varían del 20-60% de alcohol.

El alcohol actúa como un agente perturbador inespecífico de la membrana neuronal alterando tanto su permeabilidad como las propiedades de sus componentes. Algunos de los efectos bioquímicos y conductuales causados por el alcohol, pueden deberse al incremento de la transmisión inhibitoria, probablemente mediada por los receptores GABA. Esta potenciación de los efectos GABAérgicos podría deberse a un  aumento en el paso de los iones cloruro cargados negativamente, hacia el interior de la célula. El etanol también afecta la transmisión de glicina, el cual es un importante neurotransmisor inhibidor. Tanto la serotonina como la dopamina y noradrenalina,  parecen tener relación con la capacidad reforzadora del etanol en el mantenimiento de la conducta de beber

El alcohol se absorbe rápidamente por el tubo digestivo a nivel del estómago, e intestino. La absorción completa del alcohol puede requerir de 2-6 hrs. o más, dependiendo del volumen y concentración de la sustancia,  presencia de alimento en el estómago y tiempo en el que la bebida se ha ingerido, entre otros factores.

El hígado es el lugar donde predominantemente se efectúa su oxidación, aunque órganos tales como el corazón y el estómago pueden metabolizar también el producto. Entre 90-98% del etanol ingerido es oxidado y metabolizado en el cuerpo, el resto se excreta en forma inalterada.

Los efectos tóxicos del alcohol mantienen relación con las concentraciones de la sustancia en la sangre.. Cuando las concentraciones alcanzan los 30 mg/100 ml pocos son los efectos que se observan en las personas que no han desarrollado aún tolerancia al etanol. A los 50 mg/100 ml las respuestas y reacciones se lentifican y los procesos mentales integrativos comienzan a alterarse. A una concentración de entre 100-150 mg/100 ml la mayor parte de las personas muestran signos evidentes de intoxicación.  Si la ingestión continúa, las funciones físicas y congnitivas se alteran, pudiendo llegar al deceso tras el estado de coma.

El consumo continuado de etanol genera tolerancia. Ésta se produce por el desarrollo de una depuración acelerada del alcohol. Cuando esto sucede, también se induce tolerancia cruzada a otras sustancias tales como anestésicos generales y otros depresoras del sistema nervioso central, entre las cuales las más frecuentemente vistas están los tranquilizantes y barbitúricos.

La dependencia que el consumo de alcohol produce, es tanto de psíquica como física, la cuales tienen relación con los diferentes patrones de consumo que van desde la ingestión regular y diaria de grandes cantidades de alcohol, hasta largos intervalos de sobriedad mezclados con periodos de embriaguez cotidiana. En ambos casos, el sujeto tiende a incrementar paulatinamente la cantidad ingerida, y pese a sus esfuerzos de voluntad es incapaz de controlar la ingestión, empleando cada vez más tiempo en actividades relacionadas con la dependencia, evidenciando así el deterioro de su vida laboral y familiar, al igual que tolerancia a la ingestión y complicaciones físicas.

La interrupción repentina de la ingestión de alcohol puede producir síntomas como la ansiedad pronunciada, temblores, alucinaciones, y hasta convulsiones. Los efectos a largo plazo del consumo de grandes cantidades de alcohol, especialmente en conjunto con una nutrición deficiente, puede ocasionar daños permanentes a órganos vitales como el cerebro y el hígado. Además, las madres que beben alcohol durante el embarazo pueden tener hijos que presenten síndrome fetal de alcohol o que sufran de atraso mental u otras anormalidades físicas irreversibles. Las investigaciones indican asimismo que los hijos de padres alcohólicos corren mayor riesgo que otros niños, de convertirse en alcohólicos.

Cómo Actúa el Alcohol en el Cerebro

Primero veremos cómo se comunican las células del cerebro (neuronas), llamada neurotransmisión.

Diferentes partes del cerebro regulan distintas funciones. En la primer escena se puede observar las regiones cerebrales que controla tales cosas, como son: el movimiento, pensamiento, el juicio, la memoria, y “la gratificación”, o el sentimiento de placer que viene posterior al hace algo agradable (saborear un pedazo de pastel, recibir una felicitación, etc.).

Los científicos opinan que todas las drogas de abuso, como la cocaína, el alcohol, la nicotina, y la heroína, activan la senda de la gratificación cerebral, mostrada en la segunda escena. La senda de la gratificación abarca el área ventral del tegmento (VTA), el núcleo accumbens, y la corteza prefrontal.

Las señales viajan a lo largo del circuito de la gratificación (y a través de otras áreas del cerebro) a lo largo de una red de neuronas, o células nerviosas, en forma de impulsos eléctricos –como se translada la electricidad a traves de una red de alambres.– Éstas son las neuronas en el circuito de la gratificación cerebral (donde las drogas de abuso actúan), observe el “acercamiento” de la siguiente escena . La animación muestra cómo los impulsos seguirían el conducto de el axon de una neurona asta el final de la terminal del axon, salta a la próxima neurona, y continúa a través de esa neurona, en una escena posterior veremos con más detalle el desplazamiento del impulso en las neuronas.

En la siguiente escena vemos un “closeup” de la hendidura entre dos neuronas, llamada sinapsis El impulso de la misma manera que una corriente eléctrica no puede cruzar una abertura como eléctricidad, lo cruza mediante un mensaje químico por medio de “mensajeros” llamados neurotransmisores (en color lila), que pasan a la membrana nerviosa de la siguiente neurona y descarga su contenido generando otro impulso eléctrico.

El alcohol se toma oralmente, como una bebida, y es rápidamente absorbido a través de las paredes del estómago dentro del torrente sanguíneo. Se desplaza a través del cuerpo al cerebro dónde actúa en muchas áreas diferentes. El beber alcohol por lo tanto causa una gama amplia de cambios en las funciones relacionadas con el cerebro. Generalmente se dice, tiene un efecto amortiguador o tranquilizante en la actividad cerebral. Beber alcohol causa decremento de atención, disminuye las inhibiciones, cambios de humor como euforia y reducción de la ansiedad, y somnolencia. Beber demasiado puede causar letargo, confusión, conversación torpe, pérdida del control motriz, amnesia, inconsciencia, falta de respiración, e incluso la muerte.

La Función Normal del Gaba

En la figura siguiente vemos un “acercamiento” de la hendidura sináptica entre dos neuronas. Como hemos visto el impulso cruzar el hueco como “mensaje” químicos (neurotransmisor). Esta animación muestra la acción de otro neurotransmisor llamado GABA (o ácido gamma-aminobutírico) que actúa para sosegar la actividad eléctrica en la porción del cerebro. El GABA (de color verde) se produce también en el ápice de la neurona, y se guarda en vesículas que se transfieren a la membrana celular y sueltan el GABA en la hendidura. El GABA cruza el hueco entre las neuronas, y entonces se adhiere a los sitios del receptor, o receptores, en la neurona vecina, como se muestra en la parte inferior de la figura.

Aquí, el GABA, mostrada en verde, se elabora en el ápice de la neurona y es empaquetada en contenedores llamados vesículas. Cuando un impulso eléctrico llega al final de la neurona, la vesícula pasa a la membrana nerviosa y descarga su contenido de GABA en la hendidura sinaptica. El GABA cruza el hueco y se adhiere a los sitios del receptor o receptores (de color rosa), en la membrana de la siguiente neurona.

Cuando el GABA ocupa un receptor, disminuye la actividad eléctrica de la neurona. (Es decir, la actividad eléctrica de la neurona se “tranquiliza”.) Después de un rato, el GABA fuera del receptor es removido de la sinapsis por las bombas del captación (reuptake-pumps) que lo regresan a la primera neurona.

Cuando se agrega Alcohol

Cuando el GABA se adhiere a sus receptores, los conductos de la neurona parpadean abriendo y cerrado, dejando moléculas cargadas negativamente llamadas iones (mostrado en la fig. en blanco) pasando dentro de la neurona. Esto disminuye la actividad de la neurona. En primer plano se muestra los conductos de entrada del ion en una unión normal de GABA, y posteriormente cuando el alcohol se agrega.

El alcohol, mostrado en negro, también se une a los receptores de GABA, e incrementa el efecto tranquilizador que el GABA tiene sobre las neuronas. Los investigadores todavía no están completamente seguros cómo se causa este aumento, pero un teoría sostenida es que causa que los conductos del ion permanezcan abiertos mucho más tiempo, así aumentando el flujo del ion. El resultado es un efecto tranquilizando mucho mayor en el cerebro. Debido a que existen receptores de GABA en muchas partes del cerebro, varias partes son afectadas. Esto causa el efecto sedante del alcohol en muchas funciones controladas por el cerebro –el juicio, el movimiento, e incluso la respiración.

Desgraciadamente, el uso prolongado del alcohol causa que el cerebro se adapte, para que dependa de la presencia de alcohol para funcionar normalmente. Después, si la persona deja de beber, él o ella experimenta ansiedad, nerviosismo, malestar emocional, insomnio, temblores, y en el alcoholismo severo, a veces convulsiones y/o muerte. Incluso mucho tiempo después de que la persona ha dejado de beber alcohol, las anormalidades cerebrales pueden continuar, causando sensación de incomodidad y anhelando más alcohol para relevar estos sentimientos.

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com