Archivo de noviembre de 2012

La planta de Cannabis o marihuana, contiene por lo menos 40 cannabinoides (CBD) diferentes. Los farmacólogos han coincidido en que el componente activo más importante que se encuentra en la planta es la molécula llamada delta-9- tetrahidrocanabinol (THC). La que afecta directamente a un receptor en el cerebro que controla nuestro estado de consciencia.
La diferencia química entre los tipos de planta de cannabis utilizadas, como “cáñamo” (por sus semillas y fibras), y las usadas como “droga”, radica en la proporción de las cantidades de THC y CBD que cada una de ellas contenga.

EL THC en mayor proporción, se encuentra solo en algunas variedades. Existen tipos de plantas muy bajas en THC y altas en CBD.

Desde tiempos prehistóricos, los caminos del ser humano y la marihuana han estado unidos. La planta de cannabis ha sido y es, hasta nuestros dias, el alucinógeno más ampliamente conocido y usado en la historia.

Las culturas más antiguas de la tierra han dejado claros testimonios sobre los diversos usos que se le han dado a esta planta; especialmente en la utilización de sus fibras, troncos, semillas o substancias químicas, las que son probadamente benéficas para muchas y diversas enfermedades.

Su historia y sus orígenes se pierden en el tiempo. Sin embargo existen suficientes pruebas de su presencia en la cultura humana, desde a lo menos cinco mil años atrás.

La planta es fuerte y versátil, tiene una especial capacidad de adaptación. Crece y se extiende por desoladas estepas, escarpadas montañas y cerros, sobre desiertos y llanuras, a través de riachuelos y arroyos, e incluso dentro de los pantanos. Actualmente es cultivada o crece en forma silvestre en todos los países del mundo.

Se han clasificado hasta ahora tres especies de cannabis: La Sativa, la Indica y la Ruderalis. Entre las que, a la vez, se conocen muchos tipos diferentes. Algunas contienen más THC, otras tienen más fibra o mayor cantidad de semillas. Las distintas características de las plantas se han relacionado con sus formas de cultivo y con los lugares del planeta donde ésta se ha desarrollado.

LA CANNABIS SATIVA se caracteriza por su gran tamaño y troncos especialmente fibrosos. Según las conclusiones botánicas ésta especie sería la semilla originaria.

LA CANNABIS INDICA es conocida por su mayor cantidad de resina, es más pequeña y frondosa que la sativa, fue llamada así por un botánico de nombre Lemark a raíz del cultivo y desarrollo de la planta en la India. Esta planta fue introducida a la India en las numerosas migraciones que se produjeron desde el Asia Central. Muchos estudios coinciden en señalar a la cannabis índica como una variedad de la sativa, especialmente tratada en la India para obtener más resina de sus flores.

La tercera es la menos conocida en Occidente: LA CANNABIS RUDERALIS, que significa; “Al lado del camino”. Esta especie salvaje tiene cualidades que le permiten expandirse en forma muy extensa y sin mucha ayuda humana. Es pequeña, con grandes hojas y las semillas se desprenden con facilidad. Existe en el sur de Rusia y es muy resistente al frio.

EL ORIGEN Se cree que la semilla primitiva, se originó en Asia Central templada, esa vasta región que se extiende entre el este de Europa y China.

La primera evidencia tangible de ésta planta, aparece como marcas de fibras en la cerámica (4000 a.c.) en la villa Neolítica de Pan P’o en la provincia de Shensi, centro norte de China.

Textiles y otros objetos hechos de cannabis, han sido desenterrados en el este de Siberia, Taiwan, Hong Kong, Kansu y Turquestán Chino.

Para los chinos neolíticos esta planta era un regalo de los dioses, legado por el que llamaban “El cultivador divino”, el emperador Shen Nung, a quien se atribuye un libro de fármacos escrito hacia el 2700 A.C., en el que prescribe la resina del cannabis contra una serie de enfermedades.

Numerosas evidencias y textos antiguos de casi todas las culturas de la tierra, mencionan a la planta de cannabis en terminos similares a los textos chinos, es decir básicamente como una planta de alta utilidad medicinal.

Los documentos más viejos que se conocen, escritos sobre papel, son supuestamente textos budístas, conservados en el British Museum. Según todos los análisis efectuados a estos textos, se ha demostrado que el papel está completamente hecho de fibra de cannabis.

El primer libro impreso en grandes proporciones, “el Dharani” o libro de rezos, del año 770 D.C., está constituído enteramente de papel hecho de cannabis. También se asegura que algunos de los antiguos textos llamados “los Rollos del Mar Muerto”, que aparentemente datan del año 0 de nuestra era, y que contienen textos Escitas y los primeros Evangelios Cristianos, escritos en araméo, griego, hebréo y latín, están hechos de papel de cannabis. Y paradojalmente la primera acta de constitución de la independencia norteamericana, está escrita en papel de cannabis, teniendo en cuenta que ha sido el Estado Norteamericano el principal impulsor de las leyes prohibicionistas de principios del siglo veinte.

Multiples y fundados antecedentes muestran con total evidencia que la planta de cannabis ha sido usada desde la antiguedad hasta nuestros tiempos, motivado principalmente por los diversos beneficios que la planta trae consigo.

A partir de la prohibición, en los años treinta, la planta se ha utilizado especialmente como droga, más que por su fibra o sus proteínas. Sin embargo, jamás han dejado de existir las investigaciones, que en el campo de la medicina se desarrollan en torno a los componentes químicos de la planta, que como se ha dicho representan una esperanza de valiosos medicamentos para las generaciones futuras.

Solo en pequeñas escalas se continúa fabricando papeles especiales y algunos productos de telas o cuerdas, a partir de la fibra del cannabis. Estos productos son muy preciados y tienen una venta relativamente importante en los llamados paises desarrollados. En Alemania, por ejemplo, existen cadenas de tiendas como las Henf House, que venden toda clase de productos hechos de cannabis. En el mundo moderno se ha establecido una suerte de “moda del Hemp”, que consiste en una forma de reivindicación de la planta, ya que propone su utilización en diversas áreas, ya sea la cosmética, la alimentación, etc… abundan las tiendas en Estados Unidos, en Canadá y otros países, donde se vende el hemp hecho ropa, cremas, aceites, etc, etc.

EL HASHISH

El Hashish fue una innovación medieval musulmana y es todavía muy popular en áreas de fuerte influencia musulmana como Marruecos, Afghanistan, Pakistan, Kashmir, etc. Está hecho con la resina de la planta hembra.

En occidente, el hashish se comienza a conocer en circulos intelectuales a mediados del siglo pasado, especialmente a través del grupo de artístas que se reunían en Paris en torno al tan famoso “club del hashish”. Este club fue fundado, según las historias que se cuentan, por Teóphile Gautier, quién invitó a Charles Baudelaire y a otros intelectuales de la época, muchos de los cuales escribieron sus exéntricas experiencias con hashish…

El nombre hashish está relacionado también con una extraña secta, bastante más antigua que los parisinos del “club del Hashish”, fundada a principios del siglo X por el persa Alhasan Ibn al Sabbah que pretendía ser descendiente de los reyes himyaritas del sur de Arabia. En 1090, se apoderó de Alamut, poderosa fortaleza montañosa al noroeste de Oazwin, situada estratégicamente sobre las montañas Elburz, entre las costas del Caspio y las altiplanicies persas. Este “nido de aguilas”, significado probable del nombre, proporcionó a Ibn al Sabbah y sus sucesores un lugar estratégico de primera importancia. Su posesion fue el primer hecho histórico en la vida de la nueva orden. Desde Alamut, Ibn Al Sabbah y sus discípulos, iniciaron campañas guerreras que hicieron caer en la red de su imperio a otras fortalezas. En la consecución de sus objetivos, los guerreros se ganaron una mítica fama de expertos del puñal, convirtiendo el asesinato en un verdadero acto ritual. Su organización secreta, desarrolló un tipo de agnosticismo que pretendía emancipar a los creyentes de sus doctrinas y los inducía a no creer en nada y a atreverse a todo, especialmente a no creer en los profetas.

Según la tradición, relatada por Marco Polo en 1272, el maestro de Alamut iniciaba a los que se “consagraban” a él, mediante el uso del hashish. Estos discípulos guerreros eran los llamados “Ashishinos”, y supuestamente la palabra asesino es una derivación del ashishin o “comedor de hashish”. Tras describir en términos muy coloridos, el magnífico jardín que rodeaba los elegantes pabellones y palacios construidos por el gran maestro en Alamut, Marco Polo relata: “A nadie se le permitía entrar en el Jardín salvo a los ASHISHINOS.” Había una fortaleza a la entrada del Jardín, lo bastante poderosa como para resistir a quien llegase, y no habia otro camino para entrar. Tenía junto a él, en su corte, a un número de jovenes del país, de doce a veinte años de edad, escogidos entre los que tenían una predilección especial por la guerra. Entonces introducía en su Jardín, a unos cuatro, seis o diez a la vez, y tras haberles hecho beber cierta poción preparada con hashish, que los sumergía en un sueño profundo, eran trasladados en forma inconcientes al interior del jardín. Despertaban y se encontraban en un lugar tan encantador, estimaban que realmente era el Paraíso, las damas y cortesanas retozaban con ellos para solaz de sus corazones… “Así, cuando el “Viejo” tenia que matar a algún enemigo, ordenaba a esos jovenes: “Id y matad a tal y tal persona; y, cuando volvaís, mis Angeles os llevaran al Paraíso. Y, si morís, tambien entonces enviaré a mis Angeles para que os devuelvan al Paraíso”. (De The Book of Marco Polo, the Venetian, traslated by Henry Yule, London, 1875.)

En Egipto, como en buena parte del Islam, se gozaba libremente del consumo del hashish, hasta que comenzaron a brotar corrientes fundamentalístas que clasificaban al cannabis de “propia de infieles, hedonístas y maleantes.” Ya en el siglo 14, un emir llamado Soudouni Schekhouni ordenó que todas las plantas fueran arrancadas y destruídas. Se castigaban a los que la consumieran “arrancandoles todos los dientes sin el beneficio de la anestesia.”

A pesar de tan dura pena, el consumo del cannabis continuó en el mundo Islamico. Luego, cuando Napoleón Bonaparte invadió Egipto, a principios del siglo 19, intentó con todo su autoritarismo poner fin al uso del hashish. En aquella época decretó: “El empleo del fuerte licor hecho por algunos musulmanes con cierta hierba llamada hashish, así como fumar los ápices florales del cañamo, queda prohibido en todo Egipto”. Aunque logró evitar que sus tropas usaran el cannabis, el poderoso emperador francés influyó muy poco en el mundo musulmán.

A fines del siglo 19, luego de más o menos siete siglos de cultivo y uso extensivo de la cannabis, el gobierno egipcio se lanzó en una decidida política de represión al consumo de hashish. Las medidas y las leyes dictadas no tuvieron prácticamente ningún efecto hasta que en 1954, el presidente Gamal Abdel Nasser ordenó la estricta aplicación de las leyes prohibicionistas.

Al igual que en la India, se cree que la semilla de cannabis se introdujo al Medio Oriente y a Africa a través de las incursiones de nómades de Asia Central, en la segunda mitad del primer milenio.

EL NOMBRE

El origen de la palabra cannabis no ésta del todo clara, es usualmente considerada como Indoeuropea, pero a la vez conectada con el viejo Germánico hanapaz, desde el cual deriva finalmente Hemp.

El doctor Sula Benet ha propuesto que en vez de un origen Semítico se le da uno Hebréo; Kaneh (junco) y Bosm (aromático). Si está en lo correcto, la fragante hierba normalmente traducida como “calamus” en la Biblia, puede haber sido marihuana. En Exodus 30:23, Dios le ordena a Moisés hacer un aceite sagrado para untar reyes y curas, hecho de “mirra, canela dulce, Kaneh Bosm y cassia. Entre las delicias del Jardín del Paraíso, de el “Cantar de los cantares”(4:14), está Kaneh, también aparece en Exequiel 27:19 como uno de los artículos en comercio con Fenicia.

HERODOTO Y LOS ESCITAS El pasaje más famoso de la antigua literatura concerniente a los Escitas, nómades del Asia Central que vagaron por vastos territorios, en los años 700 a 300 A.C., desde Europa hacia Siberia, fue escrito por Heródoto, famoso historiador griego contemporáneo a ellos. El dice que los Escitas “se purificaban a sí mismos con cannabis luego de importantes ceremonias”.

Aparatos para fumar, exactamente como Heródoto los describe, han sido extraídos desde tumbas siberianas en las montañas de Altai. Ambos, mujeres y hombres fumaron. Ya que dos grupos de instrumentos fueron encontrados, uno junto al torso de un hombre bien ornamentado y otro junto a la momia de un cuerpo femenino. Cerca de las esquinas de las tiendas había un caldero de cobre y una bolsa de cuero medicinal con semillas de cannabis congeladas desde el siglo cuarto A.C. Cuando las semillas fueron enviadas a botánicos soviéticos para ser examinadas, se dijo que pertenecían al tipo de Cannabis Ruderalis.

Semillas parecidas, fueron encontradas en tumbas germánicas del siglo V A.C., mostrando la amplitud del rango donde esta práctica se realizaba en el tiempo de Heródoto.

EUROPA En Europa medieval se utilizaba el cannabis para tratar diversos males. Se cree que los Cruzados fueron responsables de la introducción del cannabis como droga. La traían al volver de sus campañas guerreras en Tierra Santa. En pleno siglo XVI, el cannabis formaba parte de los recetarios de todos los farmacéuticos, alquimístas, brujos, brujas y muchos médicos famosos.

LA AMERICA PREHISTORICA

Es bastante probable que la primera llegada del cannabis a tierras americanas se diera a través de algunas de las hordas de nómadas que en tiempos prehistóricos emigraron de Asia, pasando por el estrecho de Bering. Pero por otro lado, ya ha sido demostrado que navegantes Fenicios y Cananitas alcanzaron las costas de America hacia el año 531 A.C.

Resulta difícil imaginar que los Fenicios, grandes comerciantes de especies y hierbas, que vivían en el actual Líbano, no hubieran llevado semillas de cannabis consigo.

Pese a que la Enciclopedia Britanica, y con ella muchos libros de historia, se obstinan en asegurar que el cannabis fue introducido en América solo después de la llegada de Colón, el hallazgo de numerosas madejas, telas, ropas y bolsos hechos de fibras de cañamo, demuestra la gran difusión de que gozaba el cannabis entre las tribus indígenas en la época precolombina.

Los indios de América, fumaban el cannabis tanto de una forma ritualista, como por placer o con fines medicinales. Sin embargo, lo utilizaban principalmente para hacer tejidos, sandalias, redes de pesca, cuerdas, tapices y cestería.

CONSPIRACIÓN PARA LA PROHIBICIÓN

El cannabis se difunde masivamente en Estados Unidos a partir del siglo 19, cuando los inmigrantes, por lo general obreros mexicanos y marineros de las Indias occidentales, empiezan a traspasar la frontera llevando el cannabis consigo. Enseguida entra a formar parte de las costumbres de los marginados. Desde entonces la ultra puritana sociedad norteamericana comienza a identificar a la marihuana con lo marginal, con lo que queda en evidencia presiones para prohibir lo que hasta ese tiempo era considerado como una medicina y un valioso recurso natural.

En los años 30, coincidiendo con la expansión del uso del cannabis por todas las ciudades norteamericanas, precedidas por la capital del Jazz, Nueva Orleans, comienza una campaña para que el cultivo y uso de la planta deje de ser legal.

Industriales, grandes comerciantes, ganaderos, etc. ven con preocupación lo que catalogan como “un bajo rendimiento laboral”, en quienes consumían marihuana. Los grandes intereses presionan a los políticos y se comienza a formar todo un ámbito en contra del uso de la cannabis.

Internacionalmente ya habían fuertes presiones sobre los gobiernos, para prohibir el uso del cannabis.

En 1925, Egipto había pedido a la Conferencia Internacional sobre el opio, en Ginebra, que pusiera a la cannabis en la misma categoría. Estados Unidos, miembro de dicha conferencia se comprometió a implementar duras leyes que prohibieran el consumo en todas sus formas.

Según múltiples denuncias de la época, había obscuras manipulaciones detrás de la prohibición: No se trataba solamente de reprimir una costumbre “mal vista” por los americanos, supuestamente se perseguía un triple objetivo: Justificar un mayor financiamiento para el Narcotics Bureau, reprimir a las minorías negras e inmigrantes latinos, por lo general consumidores de marihuana -que desde entonces se veían como un gran problema para los E.U.- y el tercer objetivo era expandir el mercado de la cocaína y las opiáceas, en manos de la mafia, que a su vez tenía estrechas relaciones con altos personajes y funcionarios de la CIA y el FBI. Son conocidas las relaciones de la mafia internacional con algunos estamentos oficiales de los Estados Unidos. Las muertes de John y Robert Kennedy y muchos otros sucesos de turbia naturaleza han sido atribuídos a la mafia.

En 1937, el congreso norteamericano aprobó el así llamado “Marihuana Tax Stamp Act”, que prohibió por completo en todo el territorio nacional, el uso, el cultivo y la venta de la marihuana y sus derivados.

Este hecho terminó por definir la condición de ilegalidad de la cannabis, que como se ha dicho, era un producto corriente en las farmacias del mundo hasta que el citado convenio de Ginebra de 1925, la incorporó a la lista de las “drogas sometidas a control”, como el opio, la morfina, la heroína y la cocaína. A continuación muchos otros paises también introdujeron en sus sistemas legales una legislación anti-cannabis.

Paradojalmente a principios de la década de los 40, en plena guerra mundial, la marina Yanqui, dado que aún no existían las fibras sintéticas, tenía una terrible necesidad de cañamo para cables y cuerdas. El gobierno americano se vió obligado a implantar un programa de emergencia para relanzar el cáñamo, y el ministerio de agricultura proveyó de semillas, fertilizantes, maquinaria e incluso manuales para aquellos que habían olvidado la manera de cultivarla. Se llevaron a cabo grandes plantaciones de cannabis para fibra, destinadas a la fabricación de cuerdas para la Marina de los Estados Unidos.

Esta “anécdota” sirve para ilustrar la ambigüedad con que los americanos han tratado la cuestión de la marihuana, que se cultiva en ese país desde hace siglos.

Existen variados antecedentes, -como algunas notas en el diario del propio George Washington-que dan cuenta de como, tanto Washington como Thomas Jefferson implementaron grandes plantaciones de cannabis en el territorio norteamericano.

Las tropas yanquis la usaban como analgésico durante la guerra civil, y se dice que mientras los heridos eran curados, bajo los efectos de la marihuana, mantenían la sonrisa, sin ningún tipo de anestésico…

A pesar de las prohibiciones, la marihuana continuó difundiéndose, y su influencia contribuyó en forma predominante a la formación, en el umbral de los cincuenta, de la llamada “Beat Generation”.

La Generación Bitnik fue sin duda una de las expresiones culturales que influyó, abrió las puertas e inspiró al movimiento social de cambio más grande y más importante de los tiempos modernos: El movimiento hippie.

Los hippies formaron la cultura contestataria que invadió y estremeció a la sociedad occidental. Despertaron a los jovenes y los alentaron a buscar sus propios caminos.

De alguna manera, los hippies fueron los responsables del primer gran “jaque” masivo al sistema autoritario que imperaba desde la prehistoria. Los hippies estaban en contra de todo lo que se oponía a la realización de sus ideales: Una vida pacífica, libertad, amor libre, etc. Estaban en contra de las religiones represivas, el capitalismo, el comunismo, el sistema patriarcal…

Emergieron los jovenes, en todos los rincones del mundo, reclamando sus derechos. Comenzaron a buscar y a exigir más espacios de libertad.

Era una juventud fuertemente influída por la generación de la post guerra, desencantada y rebelde, que ya no encontraba respuesta a sus inquietudes en los tradicionales valores de la patria, la iglesia y la familia.

En la década de los sesenta, esta juventud se sentía ultrajada con la guerra de Viet Nam, la represión de que eran objeto, la creciente sociedad de consumo, el peligro nuclear, el imperio del liberalismo económico y las escandalosas diferencias sociales. Todo esto polarizaba más aún las diferencias entre la sociedad tradicional, con sus valores, principios y resultados, y los ideales hippies, que obviamente eran todo lo contrario.

Se daban las condiciones para una confrontación cultural de grandes proporciones. A raíz del movimiento hippie se comenzaron a cuestionar masivamente, cosas tan intocables hasta entonces, como la autoridad absoluta de los mayores, de los padres, de las leyes y de las instituciones…

Se pusieron en tela de juicio todos los principios, parámetros y leyes morales de la sociedad establecida.

La religión fue puesta en el banquillo de los acusados…

Los jóvenes se movían en forma masiva hacia un modelo de sociedad basado en la “paz y el amor”, el respeto a la naturaleza, la vida en comunidad, el sexo libre, la práctica de la pequeña agricultura y la artesanía, la autosuficiencia y todos aquellos ideales que son conocidos de la propuesta Hippie. Especialmente la oposición firme y la resistencia activa a las guerras y a la sociedad fundada en el consumo.

Los jóvenes prácticamente “abolieron” de facto las prohibiciones… Comenzaron a hacer el amor con total dignidad, sin necesidad de casarse o esconderse. Se respetaban las diferencias y las distintas opciones sexuales, el derecho a vivir como cada cual quisiera. Se promovía un alto grado de consciencia y de educación sobre la naturaleza y el medio ambiente.

Durante el florecimiento del hippísmo, se extendía por el mundo un nuevo concepto de libertad y liberación, un nuevo concepto de vida.

Todo aquello era la propuesta hippie, que a su vez dió paso o formó parte del movimiento social conocido como La Contracultura, que más allá de los ideales hippies, se transformó en una fuerte corriente de pensamiento alternativo al orden establecido.

Este movimiento sin partido político, altamente crítico a los valores y creencias tradicionales, a la industrialización, a la política de la guerra, al desarrollo de la energía nuclear, a la explotación de los bosques y a la contaminación, invade Europa y el resto del mundo occidental.

Se transmite a través de la musica, la poesía, las filosofías de la nueva era, las revueltas juveniles, los foros, los comics, el cine, el teatro underground, etc…, inevitablemente éste sentir traspasa las barreras, para instalarse como un nuevo paradigma.

Las expresiones más inmediatas y potentes de esta cultura emergente, fueron el rock & roll, la liberación sexual, y la costumbre de fumar marihuana.

NOMBRES QUE SE CONOCEN DE LA CANNABIS

Pito, cuete, huiro – Chile anascha-Rusia banga-sanscrito bangi-Congo bhang-India cabza-India canab-Bretaña canaib-Irlanda canappa-Italia canna-Persia cannapis-Rumania chanvre-Francia charas-India dagga-Sudafrica dawamesk-Argelia diamba-Brasil djamba-Sudafrica esrar-Turquia, Persia ganjah-India ganjika-sanscrito grass-USA grifa-España, Mexico haenep-ingles antiguo hamp-Dinamarca hampa-Suecia hampr-Finlandia hanf-Alemania hanpr-Noruega haschisch-Francia hashish-Africa, Asia hemp-Gran Bretaña hennep-Holanda hierba-Mexico hsien ma tze-China intsangu-Sudafrica joint-USA juanita-Mexico kanapes-Lituania kanas-Bretaña kanbun-caldeo kanebosm-hebreo kanebusma-arameo kanep-Albania kannab-Arabia kanopia-Checoslovaquia kendir-tartaro khancha-Camboya kif-Africa del Norte konop-Bulgaria konopie-Polonia konoplja-Rusia maconha-Brasil majoun-Africa del Norte, Oriente Medio marihuana-Mexico, USA, Europa marijuana-Mexico, USA, Europa mary jane-USA matakwane-Sotho (Sudafrica) mbangi-Tanzania momea-Tibet nsangu-zulu pot-USA qunubu-asirio rap-India rosamaria-Mexico rup-India sana-sanscrito shanapu-sanscrito shora-Mexico so-la-ra-dsa–Tibet sonadora-Mexico stick-USA suruma-Ronga (Africa) takrouri-Tunez umya-Xhosa (Africa) weed-USA wheat-Europa

Los numerosos cambios que ha experimentado  España en la última década también han afectado a la perspectiva social que  marca la problemática de las drogas. A finales de los años ochenta, el consumo  de drogas era el tema que más preocupaba a los padres españoles, por delante de  problemas como el paro o la delincuencia. Ahora, las últimas encuestas hablan de  una inversión de este orden. En los primeros años de la transición, las drogas  fueron la primera factura a pagar por la juventud, con unos intereses demasiado  caros para los tiempos que corren. El retraso con el que llegaron a España  sustancias como la heroína o la cocaína no amortiguó el devastador efecto en  unas generaciones que perdieron a algunos de sus mejores elementos en los campos  de batalla callejeros. De los primeros porros clandestinos, que servían para  aglutinar a los más jóvenes conspiradores de izquierda contra el régimen  franquista, se pasó en unos pocos años a la extensión incontrolada del consumo  de drogas duras. La reina de ellas, la heroína, fue y sigue siendo la más  dura y cruel.Cien mil españoles han padecido a lo largo de estos años su dependencia  brutal. La desconexión con la realidad, el desarraigo familiar y el alto precio  de la droga (entre quince y veinte mil pesetas el gramo), acaba convirtiendo al  drogadicto primero en un enfermo y después en un delincuente. Las tres cuartas  partes de los delitos que se producen en España tienen una relación directa con  las drogas en general y la heroína en particular, con la subsiguiente alarma  social que esta situación genera. Aunque el problema sigue siendo grave, al  menos se puede hablar de una evolución positiva. Los últimos datos confirman que  el número de consumidores se ha estabilizado e, incluso, desciende  paulatinamente. Prueba de ello es que, desde 1992, el número de personas  admitidas a tratamiento por heroína no ha aumentado.

 

También, el número de muertes ha descendido desde 1991, aunque el 90%  de las atenciones médicas derivadas del consumo de drogas está relacionado con  la heroína. Sin embargo, los consumidores continúan necesitando asistencia  específica, ya que forman una población con abundantes problemas sanitarios,  infectada por los virus del sida y de la hepatitis, y con serios problemas de  desestructuración personal y social. Según el Registro Nacional de Casos de  sida, hasta 1994 se habían diagnosticado en nuestro país 19.000 casos de  sida relacionados con el consumo de drogas por vía parenteral, el 64,4% de los  totales.El fenómeno de la cocaína en España es paradójico. El principio de la  década de los noventa vino marcado por una extensión generalizada de su consumo.  Las «rayas» dejaron de asociarse al mundo de los artistas y de los profesionales  liberales para introducirse con fuerza entre la juventud. Los expertos esperaban  que este «boom» tuviese repercusiones socialmente similiares a la heroína que,  afortunadamente, no se han producido. En España, la proporción de personas que  consumen cocaína sigue siendo superior a la de heroína (entre el 3 y el 5% de  los españoles la toman regularmente). También, continúa aumentando el número de  personas con problemas de cocaína atendidos en servicios sanitarios y sociales.  El caso del consumo de cannabis levanta ampollas. Sus derivados siguen  siendo las drogas ilegales más extendidas, tanto entre la población general como  entre los estudiantes de 14-18 años (uno de cada cinco jóvenes lo ha consumido  alguna vez en su vida). Precisamente, el hachíses uno de los grandes  caballos de batalla entre los que están a favor y en contra de la legalización  de las drogas. 

Mientras que los «abolicionistas» consideran que los «porros»conducen irremediablemente a consumir sustancias más nocivas, los «liberacionistas» insisten en que los derivados del cannabis no pueden seguir  considerados como drogas. Durante los primeros años ochenta, el consumo de  hachís, siempre despenalizado, fue tolerado por las administraciones. En los  círculos de la llamada «movida» madrileña, los canutos circulaban con  naturalidad. Frente a este tolerancia inicial, la «Ley Corcuera», dictada  en 1992, puso freno a su consumo en locales públicos y a la tenencia de grandes  cantidades.

Tabaco y alcohol, la batalla de  siempre
 

El incontrolado consumo de alcohol, sobre todo  entre los jóvenes, es el problema que más asusta a las autoridades españolas,  sobre todo por el comportamiento asociado a la violencia que genera su  ingestión. Aunque los últimos datos sugieren que puede estar disminuyendo su  consumo global en España, lo cierto es que este proceso no se da entre la  juventud. Así, en una Encuesta Escolar sobre Drogas, el 80% de los estudiantes  entre 14 y 18 años aseguraba haber consumido bebidas alcohólicas durante el mes  anterior. La proporción de bebedores mensuales es del 60 % a los 14 años y su  consumo se produce en lugares de diversión, lo que demuestra que la prohibición  de vender alcohol a menores de 16 años no se cumple. Otro dato escalofriante: el  40% de los jóvenes muertos en accidentes de tráfico, fallecieron a consecuencia  del alcohol.

La situación del tabaco es equiparable a la del alcohol. Consideradas  ambas como «drogas legales», la campaña internacional -lanzada sobre todo desde  Estados Unidos- para restringir su consumo, está removiendo las conciencias de  los legisladores, alarmados ante los informes médicos que aseguran que las  muertes producidas por el tabaco son más numerosas que las provocadas por el  resto de las drogas. Sin embargo, el último lustro de este siglo viene marcado  por la incidencia juvenil de las denominadas «drogas de síntesis». Consideradas  a priori menos peligrosas que las sustancias clásicas, los expertos empiezan a  cuestionarse cual es su verdadero umbral de riesgo. El hecho de estar asociadas  a un nuevo movimiento cultural juvenil que aúna elementos musicales, ideológicos  y de indumentaria, hace que esta valoración sea más difícil.

 

Por Juan C. de la Cal.

 

adicciones,jovenes,drogas,drogas cordoba,drogas priego,proego de cordoba
Hablamos de:
Redes Sociales

Agradecimiento:
A todas nuestra visitas

Asociacion Drogas.Priego.Priego Cordoba.Priego de Cordoba.Drogas,cocaina,marihuana,cannabis,hachis,metanfetamina,mdma,extasis,pcp,heroina,vih,crack,cristal,lsd,prevencion drogas,informacion drogas,centros tratamiento droga,THC,ketamina,drogodependencias,sida,adiccion,adicciones,crack,tabaco,alcohol,abuso drogas,fumar tabaco,info drogas,drogas cocaina,drogas heroina,drogas metanfetamina,drogas mdma,drogas cristal,drogas ketamina,alucinogenos,drogas marihuana,droga s alcohol,droga tabaco,consumo de drogas,consumo drogas,ghb,mefredona,oxyContin rohypnol,Dextromethorphan-Xanax,,trafico de drogas,trafico de estupefacientes,noticias drogas,drogas adulteracion,efectos drogas,efectos cocaina,efectos marihuana,efectos mdma,efectos drogas de,drogas efectos,efectos de las drogas,drogas legales,dejarlas drogas,droga diseño,drogas diseño,drogas de diseño,drogas sinteticas,diseño drogas,drogas violacion
Bitacoras.com Promociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.com